Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EEOE

Andreu Riera está en estado de gracia. El de Manacor entiende a Beethoven, lo ama

Bajo el título de BTHV la Orquestra de Cambra de Mallorca nos propone para los últimos domingos de septiembre y los primeros de octubre un ciclo dedicado a Beethoven con un abanico de lo que es su obra instrumental, tanto para orquesta como para grupos de cámara.  

El pasado domingo y en la que será la sede habitual del festival, el claustre de Sant Domingo de Pollença, Bernat Quetglas dirigió la formación, su formación, para interpretar dos conciertos para piano y orquesta del compositor de Bonn. Para la ocasión, director y músicos contaron con dos solistas mallorquines de lujo, uno que inicia sin titubeos una carrera que será ascendente, sin duda, Magí Garcías y otro con uno de los currículums más solventes de la pianística mallorquina, Andreu Riera. Los dos, grandes conocedores de Beethoven y que ya se habían estrenado, al lado de esta formación, interpretando la parte solista de otros conciertos para piano y orquesta, hace unos años.

Para Pollença, Garcías eligió el Concierto número 1, fresco, lleno de vitalidad y que destaca por una constante conversación entre el piano y diferentes instrumentos, sobre todo los de viento madera. Tanto el solista como el director y la orquesta respondieron sobradamente a las peticiones musicales y técnicas que la partitura conlleva y nos dieron una lección de buen hacer beethoveniano.

Y si eso era poco, llegó la segunda parte con un Andreu Riera en estado de gracia. El pianista de Manacor se crece en cada una de sus intervenciones. Entiende Beethoven y, lo que es más importante, ama a Beethoven, de hecho está a punto de salir al mercado un disco con dos sonatas y otras piezas para piano solo del mismo compositor.

En la sesión que comentamos, Riera optó por una obra con un elevado toque intelectual, que requiere una cierta disposición por parte del oyente. Obra difícil, con dos movimientos extremos llenos de solidez sonora que contienen unas cadencias enigmáticas y profundas y con un breve segundo tiempo a modo de traslación entre los otros dos. Riera, Quetglas y los músicos de la Orquestra de Cambra de Mallorca hicieron una lectura seria y muy equilibrada de esa partitura que Beethoven estrenó en una tarde que debió ser mágica, la del 22 de diciembre de 1808 y en la que además se dieron a conocer otras obras como las Sinfonías 5 y 6, la Fantasía Coral, algunos fragmentos de la Misa Solemnis y alguna Aria de concierto. Casi nada.

En resumen, primera sesión de lo que promete ser un gran festival dedicado a uno de los más grandes de la historia de la música. Enhorabuena a los organizadores.

Obras de Beethoven

Claustre de Sant Domingo de Pollença

****

De Orquestra de Cambra de Mallorca. Magí Garcías y Andreu Riera, piano 

Bernat Quetglas, director. 20-09-2020

Compartir el artículo

stats