Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Mateu Malondra: “Sobre el presupuesto de 2021, hay que ser consciente de las dificultades y evitar generar falsas expectativas”

Anuncia que Fira B! se celebrará el año próximo en Mallorca, pero que hasta 2022 no se integrarán nuevas disciplinas

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Director del Institut d’Estudis Baleàrics. El gestor, músico de formación, explica a este diario que la nueva convocatoria de subvenciones a la creación ha superado el objetivo previsto. “Esta línea tiene un máximo de 76 posibles beneficiarios y se han presentado 160”. Defiende que sí hubo agilidad en la gestión cultural cuando irrumpió la pandemia. “Propusimos al sector que solicitasen créditos de ISBA y ha habido 66 operaciones aprobadas por un total de 5,3 millones de euros”. Este año el organismo ha participado por primera vez en la Setmana del Llibre de Barcelona con el Ramon Llull. “En la Missió d’Editors hubo interés de editoriales extranjeras por nuestros autores y títulos como ‘Reis del món’ o ‘Tània i els vius’”

P ¿Cómo se ha reestructurado la promoción exterior de la cultura balear ante la actual situación sanitaria, con cancelaciones de ferias y la movilidad restringida?

R El estado de alarma generó una situación excepcional y provocó que más allá de las competencias habituales del IEB tuviéramos que hacer un trabajo transversal con la delegación de Cultura, el ICIB y otros organismos institucionales. Una vez que esta parte se ha estructurado, empezamos a pensar en aquellas actividades que podamos hacer a corto o largo plazo para potenciar o reactivar la contratación. También estamos trabajando para generar colaboraciones o profundizar en las que ya teníamos con otras instituciones, como por ejemplo con el Institut Ramon Llull, o ferias profesionales. 

P ¿Qué puede concretar de esa profundización de trabajo junto al Ramon Llull?

R Hay que poner en valor las subvenciones ordinarias de movilidad y proyección exterior que convoca el Llull. La publicación de estas convocatorias es inminente y hemos acordado con ellos hacer una rueda de prensa conjunta para dar los detalles. 

P ¿Qué otras vías propone para promocionar la cultura ahora que apenas hay contrataciones?

R En esta nueva situación, se hace evidente que una buena coordinación interinstitucional es indispensable. Hemos estado propiciando una interacción fluida con el Llull planteando políticas culturales en ciertos niveles conjuntas para fortalecer el sector. Y en lo que también estamos pensando es en cómo generar ciclos que sean complementarios, teniendo en cuenta todas las estructuras propias del Institut y de la conselleria de Cultura. Una línea de subvenciones no es un objeto estanco. En un objeto que potencia de manera directa el mercado y las compañías, las bandas, los autores y las editoriales, pero al mismo tiempo puede servir de referente de cara a otros programas. Ante el covid, hemos acelerado algunos procesos, por ejemplo, la generación de una línea de ayudas directas a creadores dentro de las competencias del IEB. 

P Esta línea va dirigida claramente a creadores que ya están en el circuito cultural predominante, al statu quo.

R Esta línea va dirigida a cualquier creador mayor de 18 años. En cuanto al otro tema, el IEB hace tiempo que se dedica exclusivamente al sector profesional. El covid lo que ha acelerado es que esta línea para creadores que estaba pensada y diseñada para la generación intermedia se haya hecho extensiva a toda la carrera artística del autor. Hay que decir que cada periodo de una trayectoria tiene unas necesidades de apoyo distintas. Los máximos subvencionables no pueden ser los mismos cuando uno empieza que cuando la carrera ya está consolidada. También debo decir que una manera de luchar contra la precariedad del sector cultural es precisamente poner en valor el acto creativo, su proceso de investigación. Es importante que entendamos que el proceso creativo tiene un coste.

P Habla de la urgencia que impuso el covid para convocar esta línea. Pero no se ha tenido en cuenta en ella si los aspirantes tenían ingresos por otro trabajo, algo habitual en algunos subsectores culturales, o si su subsistencia dependía en gran parte de la cultura. 

R Hay que tener en cuenta que nosotros estamos dentro de la conselleria de Cultura y que hay otros mecanismos en otras consellerias para rentas mínimas vitales y otro tipo de ayudas sociales. Hemos sido conscientes de las necesidades del sector, que es nuestra función. Se han confeccionado ayudas junto a la delegación de Cultura para empresas de cariz estructural, para autónomos, para asociaciones. Y ahora hemos tenido en cuenta también las necesidades de los creadores, que son diferentes a las de las empresas. Nuestro trabajo es potenciar, dentro de las dificultades, estructuras que puedan perdurar. 

P ¿Qué puede avanzar del presupuesto de 2021, espera un recorte?

R Estamos en proceso de generar el presupuesto. Por ahora no tenemos información de lo que me pregunta. Ahora bien, la gente ha de ser consciente de que hay dificultades grandes y no queremos generar falsas expectativas. 

P ¿El cargo de dirección del IEB debería elegirse por concurso público?

R Los dos modelos [por concurso o por designación directa] tienen fortalezas concretas y específicas. Lo que es esencial para ejercer el cargo es tener vocación de servicio público. Eso se refleja en la relación con el sector, la sensibilidad hacia la diversidad de ideas y la priorización del bien común. Es importante enfatizar estos valores ya que los resultados que se puedan obtener están intrínsecamente ligados a estos criterios.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats