Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria musical

Hay Zeelen se retira de la música tras una vida dedicada a la masterización

El ingeniero holandés regresa a su país ante la "mala situación económica en Mallorca", donde su mujer trabajaba con alumnos en prácticas en hoteles

El ingeniero de sonido Hay Zeelen, en su estudio de Santanyí.

El ingeniero de sonido Hay Zeelen, en su estudio de Santanyí. b. ramon

¿Qué será de la industria musical en Mallorca sin Hay Zeelen? El ingeniero holandés, una autoridad en materia de sonido que acumula más de 30 años de profesión y que ha dejado su impronta en infinidad de discos, en concreto en la masterización, el último paso creativo de una grabación, se retira y vuelve a su país natal.

"Estoy muy triste, pero la actual situación económica es la que es, así que me retiro y ofrezco mi estudio de grabación de Santanyí a quien quiera alquilarlo", confirmó ayer Zeelen a este diario tras publicar la noticia en su perfil de Facebook.

Cómodo en cualquier estilo musical, la pista de Zeelen puede encontrarse en más de 10.000 discos, algunos de grupos y solistas de la talla de Joe Jackson, Level 42, Tears For Fears, Zucchero, Robert Palmer, Sepultura o The Prodigy. Sus primeros años en la profesión los dio en Amsterdam, hasta que Mallorca se le cruzó en su vida. "Fue por mi mujer, que estuvo una semana en la isla, haciendo meditación y yoga", recordaba Zeelen hace dos años en una entrevista concedida a este diario. Y por su mujer también dejará Mallorca, en los próximos meses. "Ella trabaja con estudiantes de Erasmus. Tenían que venir 150 de ellos a Mallorca, para hacer prácticas en hoteles y tiendas, pero con todo lo que está cayendo no lo harán. Mi mujer ha obtenido un buen trabajo en Holanda, algo que aquí es imposible, por lo que hemos decidido hacer las maletas", señala.

Zeelen confiesa que ha recibido "muy buenas ofertas" para seguir en su profesión, pero a sus 67 años prefiere descansar. "Tampoco me apetece empezar en un nuevo estudio en Holanda. Lo dejo", subraya.

La pasión de Zeelen por el sonido se remonta a finales de los años 60, cuando ejercía de batería en su primera banda, con la que tocaba "de todo" y con la que ganaba muy poco. "Es muy difícil vivir de la música", reconoce. Hasta finales de los 80 alternó trabajos como ingeniero y productor, para toda una gama de artistas y estilos: música sudafricana, del Caribe, oriental, jazz, fusión, rock, reggae, pop, metal, punk... Hasta 1988, cuando decidió volcarse en la ingeniería de sonido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats