Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

Una experiencia espacio-temporal

Quizá llegue algo sobredimensionada como película-mesías salvadora. Pero es buena, muy buena

Una experiencia espacio-temporal

Una experiencia espacio-temporal

Las películas deberían verse solo por lo que representan por ellas mismas, pero el contexto en el que se producen y estrenan es importante y, a veces, condiciona. Tenet es la primera gran producción de Hollywood que llega a las salas tras la pandemia. Y llega porque Christopher Nolan es un director muy obstinado. No la quiere estrenar solamente por cuestiones económicas. Quiere también que las salas de cine se vuelvan a llenar en un signo de normalidad. Hay algo emocionante en esa decisión, aún más sabiendo que los ejecutivos de Warner eran reacios a estrenarla en Europa y otros continentes sabiendo que, de momento, el filme no va a poder distribuirse en las ciudades estadounidenses.

Por ello quizá llegue sobredimensionada, un filme-mesías que debe salvarnos tras el virus. Pero es buena, muy buena, Nolan en estado puro haciendo cabriolas con una de las temáticas que más le interesan, la reconversión del tiempo. Lo hizo en Origen e Interstellar. Aquí se muestra algo menos ambicioso. Tenet es un thriller que remodela aspectos de las películas de James Bond, juega la baza segura de los crescendo de acción característicos en el director, se centra más en la trama que en los personajes y plantea una intriga enrevesada sin querer dar muchas más explicaciones.

De hecho, al principio del filme, un personaje le dice a otro: «No intentes entenderlo. Siéntelo ». El espectador debería aplicarse en ello. Porque podemos buscar explicaciones lógicas, y de hecho por internet ya circulan teorías de lo más sorprendente y original, y sacarle brillo al significado del título, ya que Tenet puede traducirse por principio o dogma indistintamente. También hay algo en las pinzas temporales que propone el filme que conecta con la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica.

Pero Nolan se muestra más sensitivo que nunca. Olvidemos los meandros de un argumento al que cuesta seguirle la pista y sumerjámonos en la fascinación de esas balas invertidas, la idea de estar observando los detritus de una guerra futura, la relación espacio/ tiempo en las muchas secuencias de acción, el enfrentamiento con el otro, la maravillosa idea de que tienes un futuro en el pasado, la impactante secuencia de apertura en la Ópera (similar en intensidad a la de los delincuentes disfrazados de Joker en el inicio de El caballero oscuro) o el sibilino cambio de registro musical que ha supuesto substituir a Hans Zimmer por el sueco Ludwig Göransson. En 70 mm, DCP o IMAX, una experiencia más que una historia.

Tenet

Reino Unido / EEUU / 150 minutos

****

De Christopher Nolan.

Int. John David, Washington, Robert Pattinson, Elizabeth Debicki, Kenneth Branagh, Michael Caine

Compartir el artículo

stats