Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Emiliano Suárez: "Me cuesta ver al PSOE gobernar con un partido radical como el de Pablo Iglesias"

El compositor mallorquín Joan Valent colabora junto a Suárez en el proyecto Ópera Garage, una propuesta de ópera moderna y fresca "Es evidente que una persona de la trascendencia social de Miguel Bosé haga estas declaraciones es un desastre"

El empresario Emiliano Suárez posa para este diario en el complejo s'Era de Pula, en Son Servera.

El empresario Emiliano Suárez posa para este diario en el complejo s'Era de Pula, en Son Servera. G. Bosch

P Un verano más en Mallorca. ¿Cuántos lleva ya viniendo?

R Llevo 35 años veraneando aquí, en la zona de es Port Vell de Son Servera. Para mí Mallorca es un refugio para desconectar.

P ¿Qué ha visto cambiar de la isla en 35 años?

R La esencia de Mallorca es la misma, y el atractivo que tenía hace 35 años es el mismo: unos parajes únicos, agua cristalina, un azul increíble, un magnífico clima? Siempre somos pesimistas y pensamos que los empresarios, las instituciones y los políticos lo hacen todo mal, que lo destruyen todo, y yo creo que no. En cuanto a infraestructuras y oferta gastronómica y hostelera ha mejorado muchísimo, y se nota. Esto, s'Era de Pula, es uno de los lugares de referencia de la zona. Y un club de golf de referencia en Europa.

P ¿Deseaba mucho las vacaciones después del confinamiento?

R No hemos planificado unas vacaciones al uso. Durante el confinamiento, aunque ha ido a días, he podido pensar y reflexionar, y ha nacido un proyecto que arrancará en septiembre. Hemos adquirido una nave, en el barrio madrileño de Tetuán, que se convertirá en un espacio creativo.

P Usted siempre ha tenido una vena muy creativa. Estudió canto lírico, se estrenó hace unos años como productor de ópera a partir de su proyecto Ópera Garage, realizó una exposición de fotografía... ¿En qué consistirá este nuevo espacio creativo?

R Será un lugar donde pueda poner en valor mi trabajo, un contenedor de mis proyectos, donde poder desarrollarlos pero sobre todo contarlos. Durante estos años de transición, en los que he ido soltando la parte ejecutiva de mi trabajo en la empresa familiar y he montado mi propio negocio, una de las cuestiones pendientes es la de poner en valor mi trabajo. He hecho muchas cosas, he puesto en pie varios proyectos de mucho éxito, y también fracasos. Quien diga que solo tiene éxito, miente. He dejado una tarea para emprender otra, arriesgada y ambiciosa. Se llamará Garaje Lola, un homenaje a mi madre, a una de las hermanas de Carola, y a la hija que perdimos el año pasado, que se hubiera llamado Lola. Será un consultoría creativa, con una sólida base de márketing y comunicación, donde otras empresas podrán trabajar. Se realizarán eventos de pequeño formato, campañas de publicidad, shootings, showrooms. Y habrá una gran cocina de carácter industrial en la que también pasarán muchas cosas.

P ¿Ha sido muy complicado alejarse de la empresa familiar?

R Hay muchas incógnitas que tardan tiempo en resolverse y que tienen que ver con inquietudes personales y familiares. Las incertidumbres generan cierta ansiedad, y así lo viví. Lo gestioné lo mejor que pude. Es difícil que tu familia se vuelque en tu proyecto, siempre hay cierta sensación de abandono, se preguntan quién ha hecho algo mal. Pero si haces las cosas bien sabes que vas a contar con su apoyo o, al menos, que no te va a poner trabas? Cuando te viene dado es mucho más cómodo quedarte donde estás. Pero hacía tiempo que a mí me faltaban muchas cosas, nunca relacionadas con la ambición, sino con la motivación. Aunque sea un tópico poco sutil, solo se vive una vez. Y pasaban los años y allí ya no tenía nada que contar. Mi tiempo se estaba agotando, y sentía una gran ansia creativa que nunca hubiera podido desarrollar dentro de la compañía familiar. Una persona con esta vertiente creativa tan acusada que no tiene motivación es un objeto inservible. Antes de convertirme en esto decidí emprender mi camino.

P ¿Cómo conoció al compositor mallorquín Joan Valent, de quien es un buen amigo?

R Nos presentó mi gran amigo Alfonso Cortina, que desgraciadamente murió por el coronavirus. Un día, cenando en su casa, me dijo que tenía que conocer a Joan. Cortina era un hombre de ideas, muy sabio, con una experiencia vital brutal. Nos separaba la distancia de edad pero en lo fundamental éramos mucho más parecidos de lo que la gente se piensa. Siempre tenía inquietud e interés por proyectos nuevos y jóvenes, y apostaba por ellos. Me ha dejado un vacío enorme su pérdida.

P ¿Traman algo juntos, usted y Valent?

R Él está muy interesado en el proyecto Ópera Garage, le parece contemporáneo, de vanguardia y lo quiere traer a Mallorca de manera inmediata. De hecho, teníamos hablado que pudiera ser en el marco del Festival de Pollença pero al final no pudo ser. Ahora trabajamos en composiciones nuevas para futuras producciones de Ópera Garage. Esperamos poder arrancar la actividad cuanto antes. La verdad es que a mí me horroriza el concepto de nueva normalidad, tampoco hay que exagerar, me parece bastante pedante. Tendremos que aprender a convivir con el virus.

P ¿Qué piensa del movimiento negacionista?

R No me merece ninguna credibilidad, nada de respeto y me parece que detrás hay alguien con muy malas intenciones con la capacidad de convencer a una serie de borregos. No ayuda nada a nadie, es un movimiento completamente antisocial e irresponsable.

P El otro día compartió en Instagram un post en el que escribió sobre Miguel Bosé en el que decía que no era capaz de criticarlo porque "no está en sus cabales".

R Es evidente que una persona de la trascendencia social de Miguel Bosé haga estas declaraciones es un desastre. No suma. Pero, tal y como lo escribí, creo que Bosé, en cualquier otra etapa de su vida en la que hubiera estado bien, de salud y anímicamente, no hubiera cometido este dislate. Creo que tiene que ver con un estado de ánimo preocupante y una situación personal difícil. Un lugar donde yo también he estado. No solamente le disculpo, sino que le entiendo. Cuando los neuroconectores no están bien se te ocurre cualquier tipo de disparate. Aunque tampoco me parece justo despellejar a un artista en redes de esta manera.

P España es un país crispado. Recordemos las manifestaciones por las sentencias del Procés el pasado otoño, el escrache en las puertas de la casa de los ministros Iglesias y Montero, sin olvidar la manifestación de Vox en mayo en Madrid contra la gestión de la crisis del Gobierno.

R Esto es lo que consiguen los sectores más radicales, y que han llegado a la política. En Cataluña, partidos con muy poca influencia han cogido fuerza y han acusado este ambiente de crispación y revolución. Los radicalismos, ya sean de extrema derecha o extrema izquierda, traen el populismo más básico y fácil.

P ¿Preferiría un país en el que tuvieran más protagonismo el PP y el PSOE

R No lo sé. En las cenas con amigos, a la segunda copa de vino, todo el mundo tiene la solución. Yo no lo sé. Lo que sí que es cierto es que me cuesta ver a un partido sólido y de mucha relevancia en España como el PSOE, a quien incluso confié mi voto en su momento, gobernando con un partido como el que lidera Pablo Iglesias, que es totalmente comunista, revolucionario y radical que nada tiene que ver con el consenso y la estabilidad.

P Usted defendió a Plácido Domingo cuando fue acusado de acoso sexual.

R Tenemos que ser capaces de disociar el artista de la persona. Plácido Domingo tiene una de las carreras más brillantes en la lírica a nivel mundial, por longevidad, por títulos que ha abordado, por animal escénico. Esto hay que reconocérselo. Sobre el asunto en cuestión, lo fácil sería callar. Pero yo hablo, me siento con la obligación moral de defenderlo porque es mi amigo, y le tengo un profundo respeto y cariño. Y me produce profunda tristeza lo que le ha pasado. Acepto que haya discusión sobre las acusaciones, porque es un tema muy delicado. Ahora bien, si creemos en la presunción de inocencia, hay que creer en ella para todos.

P ¿Se considera un hombre moderno?

R No suelo salirme de las reglas del juego. Me considero libre en el pensamiento. Como artista tengo la obligación de expresarme a través de mi trabajo, y soy crítico. Pertenezco a un circuito más moderado que el mediático, no me identifico nada con la pancarta, la crítica fácil y cómoda.

"Tengo la teoría de que gran parte de las personas son muy egoístas y poco generosas"

P ¿Qué le ha parecido la gestión de la crisis del Gobierno?

R Tengo que ser honesto, y creo que cualquier gobierno que hubiera estado al frente de esta situación lo hubiera pasado mal. No creo que el Gobierno haya tenido la intención de tener unas estadísticas tan tremendas y terribles, no le interesa a nadie estar a la cabeza de contagios y muertos en Europa y el mundo. No soy capaz de echarle mierda y cemento encima a un Gobierno porque creo que a todos nos ha pillado desprevenidos. Excepcionalmente desprevenidos.

P ¿Es de los que piensan que de esto vamos a aprender algo?

R El que no aprenda nada de esto es un inútil, un tonto. Y hay muchísimos. Soy pesimista. Tengo la teoría de que gran parte de las personas son muy egoístas, poco generosas, muy inconscientes y muy tontas. Esta gente, pase lo que pase, seguirá igual. Aquellos que tengan un mínimo de consciencia social, inteligencia o inquietud, sacarán conclusiones. Es cierto que después de esto parte de la ciudadanía intentaremos rehacer el camino de una manera distinta, con una conciencia social más sólida y clara, y con diferentes prioridades. Creo que sí, que es posible. Esto de la vida es una partida para listos, y la gente que sea lista tendrá otro orden de prioridades.

P Como padre, ¿está preocupado por la incertidumbre que hay sobre el regreso a las aulas en septiembre?

R Igual que antes he dicho que pongo en duda que cualquier otro gobierno hubiera gestionado mejor las primeras semanas de pandemia, pienso que estas cuestiones ya estarían resueltas con otra gente al frente de nuestras instituciones. Porque esto no solo depende del Gobierno central, también están las comunidades autónomas, que no se ponen de acuerdo. Pero que aún a día de hoy no se sepan ciertas cosas del inicio en las aulas genera mucha preocupación a los padres. De esto depende el futuro de nuestros hijos, su educación y formación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats