Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mal Pelo apunta a la precisión con 'On Goldberg Variations/Variations'

La compañía, Premio Nacional de Danza en 2009, presenta el montaje hoy a las 20 horas en el Principal

Pep Ramis y María Muñoz, con la compañía, ayer, en un ensayo.

Pep Ramis y María Muñoz, con la compañía, ayer, en un ensayo. G. Bosch

Durante años Pep Ramis (Manacor, 1962), y María Muñoz (Valencia, 1963), codirectores de Mal Pelo, utilizaron la música de J. S. Bach para ensayar en su estudio. Sin embargo, no fue hasta 2004 con el solo Bach, protagonizado por Muñoz, que la compañía se decidió a sacarlo de su intimidad y mostrarlo al público. Después de esa primera aproximación, Ramis y Muñoz llevaron a escena On Goldberg Variations/Variations, el segundo montaje con base musical del compositor barroco que llega esta noche a las 20 horas al Teatre Principal de Palma. En esta ocasión el núcleo central de Mal Pelo se acompaña por otros bailarines, hasta sumar siete sobre el escenario. Si en el solo Bach Mal Pelo aceptó la propuesta de llevar a cabo una pieza sin ningún tipo de aditivo escénico, con On Goldberg Variations/Variations regresan los elementos que de siempre han caracterizado sus proyectos. En esta ocasión son los poemas de John Berger, en la voz del propio escritor, además de versos de Juan Gelman y de textos de Ramis y Muñoz. On Goldberg Variations/Variations forma parte de una serie de cuatro espectáculos que bajo el título de Bach Project ha llevado a la compañia a profundizar en la línea de trabajo iniciada con Bach y que incluye Inventions y Highlands, con el que se cerrará el ciclo en 2021. "Fue un trabajo muy cuidadoso de búsqueda de precisión, de ver a dónde habíamos llegado después de años de trabajo en común sobre el movimiento y con la musicalidad. Al hacer un trabajo de grupo hemos querido mantener este estudio y esta precisión sobre las piezas y sobre la musicalidad del cuerpo". La diferencia es la inclusión de otros factores como el vídeo o el texto, elementos más comunes en el trabajo habitual de la compañía que no se ha querido limitar únicamente al baile. Para Muñoz esta inclusión de recursos más teatrales responde a una manera de "entender" la escena: "Afortunadamente la danza tiene mucha pluralidad de resultados, y para nosotros la escena es un lugar para el cuerpo y el pensamiento, teniendo siempre el cuerpo como herramienta principal, pero de una forma profunda, como una expresión del alma, de la manera de ser y de la memoria".

Para Pep Ramis la música de Bach es "un pozo sin fondo, cuanto más te adentras más te interesa, más hilos de análisis encuentras, es muy absorbente". Esta complejidad no es más que un aliciente puesto que para Ramis esas composiciones son "un motor de imaginación y de movimiento. Es muy inspirador, te crea unos espacios y unos estadios donde es fácil moverte". Este regreso al compositor responde al deseo de seguir investigando y de "recuperar todo el lenguaje que ofrece esta música que es muy complejo y que tiene muchas capas, ver de qué manera podemos dialogar con todas estas capas. Hay todo un paralelo que puede hacerse entre música y escena y es lo que nos hemos dedicado a investigar".

El proceso creativo ha venido marcado por la estructura de las Goldberg Variations, muy marcada con dos arias, una al final y otra al principio y treinta variaciones sobre este mismo motivo. Según explica Ramis Mal Pelo ha trabajado sobre la versión del pianista Dan Tepfer, que incluye improvisaciones propias sobre las mismas armonías. La selección de piezas se ha realizado respetando el orden cronológico. Según Ramis el resultado final es una pieza compacta que musicalmente tiene sentido y en la que se combinan elementos que van más allá de la música. "Nos hemos basado mucho en la coralidad que podemos crear en este espacio blanco, muy evocador, que es abierto pero al mismo tiempo es íntimo. Evolucionamos de una manera sencilla y precisa para dialogar con esta música, intentamos no ilustrar, porque si lo intentas siempre te quedas atrás. Hemos intentado crear nuestro propio mundo en paralelo a la música", concluye.

Compartir el artículo

stats