31 de julio de 2020
31.07.2020
Diario de Mallorca
Verano de... 1975

El dictador, y su representante, contra los músicos

30.07.2020 | 21:14
Julio Iglesias.

El dictador Francisco Franco se acerca al final de sus días. El país sufre vacío de poder. Los afines al régimen desean que todo siga atado y bien atado. Actúan en consecuencia. Las salpicaduras las sufre la cultura. Carlos de Meer, más franquista que el gallego, es el gobernador civil de Balears. Sus decisiones trascienden el ámbito local y causan conflictos diplomáticos. Su frase más célebre es: "Que se metan el Mercado Común por donde les quepa".

La intransigencia de De Meer tiene consecuencias devastadoras en el verano cultural de la isla. A Lluís Llach no le permiten actuar en Son Espanyolet. "Todo eso me hace sentir una persona impotente", declara el cantautor de Verges. Patxi Andion, declarado antifranquista, también tiene problemas. A Elisa Serna, madrileña y exponente de lo que se denominó canción protesta, la vetan para cantar en Selva. La Nit de Cancó per al Poble anunciaba al portugués José Afonso, a José Antonio Labordeta y a Carlos Cano. Afonso es el autor de Grândola, Vila Morena, la canción que marcó la Revolución de los Claveles en Portugal. Prohibido. Todo.

Entre el drama y la comedia. Se desautorizan las Serenates d'Estiu que Joventuts Musicals, presididas por Joan Moll, organiza desde hace cuatro años en el claustro de Sant Francesc. Ludwing Van Beethoven, subversivo.

Unos artistas son vetados. Otros son sospechosos habituales. Se les permite cantar, pero la Brigada Social sigue sus pasos. Ana Belén y Víctor Manuel actúan juntos en s'Aranjassa. Declaraciones de ella a DIARIO de MALLORCA: "Las cosas están igual que antes, quizás un poco peor". Él: "No puedo cantar Cómicos porque la consideran demasiado sincera". ¿Qué dice la letra?: "Juntos deciden votar / hay que pasar a la acción. / Por general decisión / se suspende la función".

Joan Manuel Serrat es otro artista dudoso para el régimen. Abarrota el Auditorium. Una sorprendente frase en este periódico –"prefiero la censura previa a la ambigüedad"– tiene explicación. La alternativa es la autocensura. Un mes después, el Noi del Poble Sec tiene que exiliarse en México durante un año.

Finalmente está el grupo de cantantes sin opinión política o del gusto del franquismo. Por ejemplo... Julio Iglesias. Este verano es protagonista en Cala Rajada y en Tagomago. En Palma ofrece una actuación "flojilla que duró algo más de media hora". Los periodistas, críticos con el exportero merengue, le interrogan sobre sus supuestos problemas vocales. "No estoy perdiendo la voz –replica–, todo es culpa de un catarro mal curado". La duda es si alguna vez la tuvo. La voz. Raphael hace escala en Tagomago. Él no tiene problemas con la dictadura. Ni con su prodigiosa voz. Marujita Díaz canta en Cala Rajada. Alfonso de Borbón y Carmen Martínez Bordiu están entre el público.

Iva Zanicchi actúa en las verbenas de Felanitx. A ella no le afectan nuestras cuitas políticas, pero media Europa canturrea La riva bianca, la riva nera. Una canción pacifista. Es la primera vez que la triple ganadora del Festival de San Remo viene a Mallorca. Los felanitxers no permitían, ni permiten, que nadie mejore su cartel verbenero. Cuando no hay Covid.

La dictadura, aun es sus últimos meses, castiga la disidencia, pero abre la mano con el sexo. Nadiuska es una de las musas eróticas del cine español en los tiempos del "destape". En esencia consiste en que las actrices muestran sus pechos "por exigencia del guión". La alemana de origen polaco y ruso viaja a las islas soñando un futuro diferente: "Mi objetivo es hacer cine de calidad, pero no puedo olvidar el comercial al que debo mucho". Por desgracia, la vida se le tuerce. En las salas de fiestas, las actuaciones eróticas constituyen una fuerte atracción para el público. En Jartan's celebran el "fabuloso éxito diario de la sexy" Brigitte Sant-John.

En los antípodas del erotismo se encuentra una visitante conocida en todo el mundo: Inger Nilsson. ¿No sabe quién es? Probemos de nuevo. Si tiene más de cincuenta años es imposible que no conozca a Pippi Calzaslargas. Llega crecidita a Palma. Tiene 16 años frente a los nueve de cuando rodó los episodios televisivos. "Cada persona que ha visto la serie –explica– se ha identificado con un personaje o una situación determinada".

El franquismo es un gigante con pies de barro. En el Sáhara combate contra el Frente Polisario y contra las ansias marroquíes de anexionarse el territorio. Antonio Bauzá Alemany, soldado mallorquín en la colonia, es hecho prisionero y liberado en Argel el 10 de julio. En España se detiene a los militares demócratas integrados en la UMD. Un actor vulgar llamado Ronald Reagan anuncia su candidatura a la presidencia de EE UU. Nadie cree que pueda llegar a la Casa Blanca. Se estrena El viaje fantástico de Simbad rodada en sa Calobra, el Pueblo Español y las cuevas de Artà. Muere el negus Haile Selassi. Juan Carlos, Sofía y sus hijos inician a principios de agosto sus terceras vacaciones en Marivent. Madó Coloma vende 40.000 ejemplares de su libro de cocina. DIARIO de MALLORCA se muda de la Rambla a la calle Bonaire. Movimientos ciudadanos para oponerse al Parc de la Mar y a una dársena para descargar petróleo frente al torrent Gros. Pulsos a la dictadura.

Pero la conmoción del verano ocurre el 18 de julio, día de glorificación de la cruzada de Franco. Dos edificios del Puig de Sant Pere se desploman. Mueren dos personas, madre e hijo. Una niña sufre graves heridas. Una tragedia llena de símbolos: los frágiles muros de la dictadura, la Mallorca que sufre en contraste con la frívola, la mísera confrontada con la pudiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook