Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

María José Llergo: "Me da coraje que todo el mundo acuda a la cultura, pero nadie la ayude"

"Somos una generación que ha nacido con un móvil en la mano, partiendo de esa premisa está claro que vamos a tener un sonido más digital"

La cantaora cordobesa María José Llergo.

La cantaora cordobesa María José Llergo.

María José Llergo (Pozoblanco, Córdoba, 1994) transmite las ganas de subirse de nuevo a un escenario. "Estoy que me canto", contesta, entre risas, mientras suenan, al otro lado del teléfono, sus bases musicales. La artista está inmersa en el proceso creativo de nuevos temas. Aprovechará, además, su actuación de mañana en Palma para quedarse unos días y conocer mejor la isla.

P ¡ Qué mejor vuelta a un escenario que inaugurando el Atlàntida Film Festival!

R Tengo mucha ilusión y un poco de nervios también. Estamos preparando la actuación con mimo junto a Paco Soto en la guitarra y Miguel Grimaldo en la producción electrónica. Cantaré mi nuevo trabajo y algunas canciones más. Estoy muy ilusionada y echo mucho de menos cantar, así que va a ser muy emocionante para mí.

P En su nuevo álbum, Sanación , hay mensajes claros como en su tema Nana del Mediteráneo , una crítica a la tragedia de muchas personas que mueren en nuestro mar. ¿Piensa que la gente mira para otro lado?

R No es cómodo que te recuerden lo que está mal. Lo entiendo. Al final canto lo que siento que tengo que cantar. Es una necesidad. Mientras más libre soy, más libre es mi música, y noto cómo crece. Ni mi voz ni mi discurso están hechos para agradar a nadie, sino que son así para que yo pueda desahogarme. Intento así ser lo más sincera que puedo, y transmitirles a los demás lo más valioso que tengo.

P Ahora la popularidad llega en tromba a través de las redes como fue su caso con su primer tema La niña de las dunas en 2017. ¿A qué cree que se debe?

R La verdad es que no lo sé. Solamente ha cambiado que ahora me ven. Esa es la gran diferencia. Pero llevo cantando y escribiendo toda mi vida. Disfrutaba mucho también cuando nadie me miraba, y ahora tengo la oportunidad de conversar con el público, de mirarlos a la cara y de decirles de tú a tú lo que siento y entregárselo en forma de canciones. Me hace muy feliz y estoy súper agradecida.

P Su música suena a flamenco mezclando otro tipo de sonidos. ¿Cuál es la razón por la cual muchos artistas jóvenes buscáis añadir y combinar nuevos géneros?

R Somos una generación que ha nacido con un móvil en la mano. Entonces, partiendo de esa premisa, vamos a sonar más digital. Se trata de una hibridación que es totalmente coetánea a nosotros. Tenemos este tipo de herramientas y las incluimos. Igual que Camarón introdujo la guitarra eléctrica en La leyenda del tiempo. Para mí no es algo malo, al revés. Mi disco no es flamenco tradicional lógicamente, pero es que las melodías tampoco son tradicionales.

P ¿En qué se inspira para escribir sus letras?

R En la naturaleza, sobre todo.

P ¿Por qué?

R Es mi centro. Soy una muchacha de campo, y a mí la naturaleza me habla mucho e intento escucharla. En el campo me pasa una cosa y es que puedo pasar horas en silencio tan solo observando. Es como si los momentos de silencio fueran una especie de siembra, y luego cuando canto viene la recolección.

P He leído que su abuelo ha sido una figura clave en su actual carrera musical.

R Mi abuelo me enseñó a naturalizar el cante y gracias a él lo entiendo como un momento de libertad. Él siempre ha procurado que esta libertad estuviera por encima de todo, y que se respetase el cantar como un oficio tan digno como cualquier otro. Tu voz es tuya, y cada persona tiene la suya propia y algo diferente que decir. Al final, cuando te quitan tu voz te lo están quitando todo. Es tu capacidad de expresarte.

P Se habla mucho de la mala situación del sector artístico con la pandemia, olvidando posiblemente que antes muchos seguían viviendo en la precariedad.

R Los trabajos precarios siempre son, en los momentos de crisis, los que primero caen. A mí lo que más coraje me da es que todo el mundo acude a la cultura, pero nadie la ayuda. Hemos estado confinados y ahora que se cumplen las medidas de seguridad, muchos teatros siguen cerrados. No tiene sentido. En un teatro se garantiza el cumplimiento de las normas al cien por cien. Aquí es donde se ven las prioridades de un país. La cultura es la verdadera historia de un país, es un legado que no se puede cambiar como las leyes. Si tú no cuidas de tu cultura, estás sesgando la historia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats