DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miquel Brunet expresa en 'Missa del descreure' su "indignación con la especie humana"

El músico ha compuesto esta obra de doce movimientos con la esperanza de que sirva para "acercarnos más a las personas"

La soprano Sofia Domènech y el barítono Joan Miquel Muñoz, ayer en los estudios Ona de Miquel Brunet.

La soprano Sofia Domènech y el barítono Joan Miquel Muñoz, ayer en los estudios Ona de Miquel Brunet. g. rodas

"Como dice Sabina, soy ateo, gracias a Dios, y no creo en ninguna religión. Pero tengo fe en el poder de la música para hacernos crecer como humanos, para diferenciarnos un poco más de los animales. La música puede llegar donde la palabra ya no llega, y con su ayuda podemos reivindicar causas, ganar batallas y acercarnos más a las personas", confiesa Miquel Brunet. A sus 58 años, el pianista, compositor y productor de Bunyola ha querido expresar, a través de una Missa per descreure, su "crisis de fe en la especie humana a la hora de relacionarse colectivamente". El disco, un trabajo musical colectivo, consta de doce movimientos, desde una intro instrumental al Miserere mei, con Sofia Domènech y Joan Miquel Muñoz en los papeles de soprano solista y barítono, respectivamente.

Brunet se ha dejado arropar por un buen número de músicos en esta cruzada sonora, con la participación de Teo Salvà a la batería; Eduard Riera y Biel Fiol en la sección de cuerda; Josep Oliver, a los metales; Juan Antonio Xax, a los saxos; y Biel Torres, con el clarinete bajo. Sus manos han tocado pianos (Steinway, Wurlitzers y Fender Rhodes), Hammond sintetizadores modurales, bajo y guitarras, y con ellas aspira no a tocar a las puertas del cielo pero sí a los corazones de los oyentes.

"Con esta misa no pretendo cuestionar la espiritualidad ni tampoco la fe de otros. Lejos de esto, esta obra quiere ser un clamor que nos invita a abrazar el saber y pensar, en contra de la obediencia impuesta del creer sin condiciones", aclara el compositor.

En su ejercicio, Brunet ha buscado en la música "una manera más profunda" de expresar su escepticismo y decepción, cargando contra las "instituciones codiciosas" y los "medios de comunicación al servicio de las elites", y advirtiendo de "la destrucción ecológica del planeta", "la maquinaria cibernética manipuladora al servicio del enriquecimiento de unos pocos", "el abandono de la solidaridad", "la vulneración constante del derecho de la libertad de expresión" o "la reiterada constatación de los abusos sexuales de la Iglesia", hechos que, subraya, "tendrían que empujarnos a entonar coralmente y de manera compartida y universal un Mea Culpa por la responsabilidad en el aumento de la degradación social de la especie humana".

En defensa de la profesión

Missa del descreure, actualmente en la fase final de mezcla y masterización, verá la luz en formato cedé, a principios de julio. "Solo se podrá comprar en soporte físico de CD. No estará en Spotify, para reivindicar el trabajo de todos los que invertimos en hacer música, ya que Spotify no retorna nada significativo a los artistas. En tiempos difíciles he querido que cada músico tuviera su compensación económica, sin ninguna ayuda ni subvención, y queremos reivindicar la profesionalidad de la música grabada", defiende Brunet.

Una vez publicado el cedé, la intención es realizar algunas audiciones comentadas con poco público y, ya en otoño, iniciar un montaje músico-teatral con la Missa y los participantes en la grabación del disco. "Los espacios ideales para la presentación en directo serían, sobre todo, teatros, aunque algún espacio al aire libre con encanto también podría ir bien si las posibilidades técnicas del montaje lo permiten", comenta el músico bunyolí.

Compartir el artículo

stats