Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pablo Mielgo: "Con la 'Segunda' de Mahler presentamos un sello discográfico propio de la Simfònica"

"Seguiremos sacando grabaciones hasta diciembre para llegar a un total de nueve proyectos. Realmente es una idea muy interesante que dará a nuestra orquesta una proyección que tiene más que merecida"

Pablo Mielgo, al piano, confinado en su casa.

Pablo Mielgo, al piano, confinado en su casa.

P ¿Cómo lleva el confinamiento?

R El confinamiento ha representado una manera nueva de trabajar. Lo hacemos desde casa, conectados, pero desde casa.

P ¿Cuál es la situación de la Simfònica ahora mismo, en período de alarma?

R Nos ha sorprendido a todos la respuesta de los profesores de la formación, que han suplido la situación de no hacer música juntos de forma presencial, con proyectos varios para acercar la orquesta a la gente, a su público. Esas propuestas han sido muy seguidas por aficionados y amigos. También hemos vuelto a lo que llamamos trabajo interno, estudiar obras de cara el futuro, cosa que en el día a día normal de una temporada se hace difícil.

P En estos proyectos desde el confinamiento han ayudado mucho las nuevas tecnologías.

R Realmente han sido muy útiles ya que han permitido a los miembros de la orquesta poder seguir trabajando formando grupos de cámara virtuales para dentro de un tiempo, breve, poder dar a conocer un repertorio con estas formaciones pequeñas, que respeten las distancias entre los músicos y la normativa que se establezca. Claro, desde nuestros hogares seguimos haciendo cosas, o practicando temas de repertorio o bien estudiando cosas nuevas. En mi caso particular y ya desde el primer día del confinamiento me hice el propósito de no dejar de estudiar música.

P ¿Volver al piano?

R Bueno, el piano es mi instrumento; practico cada día y suelo estudiar las partituras orquestales desde el piano. Aunque también he aprovechado para trabajar partituras que no tengo en el calendario. No tener que estudiar para dirigir te permite ver la obra desde otra perspectiva.

P ¿Y no echa de menos el dirigir?

R Hacía años que no estaba dos meses sin hacerlo, tengo un poco de mono, pero en sentido positivo del término.

P ¿Cuándo podremos volver a escuchar una Segunda

R Proyectos como este y otros en los que contamos con refuerzos instrumentales, solistas y gran coro, hoy parecen una fantasía. Pero no debemos dejar de pensar en ellos, pues han sido una realidad en un pasado no muy lejano y, seguramente, volverán a serlo en un futuro a medio o largo plazo. Desde aquí doy las gracias a la Coral Universitat, que dirige Joan Company, un elemento imprescindible para poder interpretar esas obras del repertorio en las que se necesita una gran masa coral muy preparada.

P Proyectos que consiguieron reunir a un gran número de artistas sobre el escenario y a un muy numeroso número de melómanos en la sala.

R Cierto. Hay una grabación, técnicamente muy buena, de esa Segunda de Mahler, grabada en directo cuando se interpretó en el Auditòrium de Palma. Con esta Segunda hemos presentado en sociedad, a través de las redes sociales, un sello discográfico propio de la Simfònica, en el cual hemos rescatado más de treinta hora de música en formato digital algunas de temporadas recientes pero otras más antiguas y que hemos tenido que remasterizar.

P ¿Qué partituras podremos encontrar en ese sello propio de nuestra Simfònica?

R Nacemos con la ya citada Segunda Sinfonía de Mahler, La Consagración de la Primavera de Stravinsky, la Séptima Sinfonía de Beethoven, Foners de Antoni Parera y una remasterización de la Suite Mallorca de Samper. Todas en directo, tal como sonaron en su día y con unos aparatos de nueva generación y un equipo técnico muy profesional, liderado por Iker Olabe todo un referente, solicitado incluso en Salzburgo. Seguiremos sacando grabaciones hasta diciembre para llegar a un total de nueve proyectos. Realmente es una idea muy interesante que dará a nuestra orquesta una proyección que tiene más que merecida.

P Hablemos del futuro inmediato.

R Es un hecho que nuestra comunidad ha hecho bien las cosas, con lo cual no parece aventurado poder predecir que la música en directo será una realidad pronto. No a través de grandes grupos, pero sí con formaciones reducidas. Si todo sigue como esperamos, desde finales de mayo hasta septiembre podremos mostrar cómo suenan nuestros músicos a través de ciclos en los que participaran prácticamente todos los miembros a través de grupos reducidos, unos cuarenta, que llevarán la música en directo y en vivo a muchos lugares de las islas. El primer ciclo que queremos proponer se llamará Romanticismo en miniatura, con las Danzas húngaras y una Sinfonía de Brahms, adaptadas a un formato más pequeño.

P De lo que quedaba de la programación de la presente temporada ¿debemos hablar de cancelación o de postergación?

R En la medida de lo posible mantendremos los compromisos adquiridos e intentaremos que muchos de los programas previstos y que no hemos llegado a ofrecer puedan interpretarse en un futuro.

P ¿Es Beethoven el gran damnificado de esa situación?

R Los aficionados e intérpretes hemos perdido parte del Año Beethoven. Ese 2020 las obras del músico alemán hubieran llenado todos los ciclos y festivales. Ahora bien, en la medida de lo posible recuperaremos obras suyas. No sé si interpretaremos las nueve sinfonías y los cinco conciertos para piano como teníamos previsto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats