Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista: Gabriel Mulet

"Me inspiran los personajes que están en la encrucijada, en busca de su verdad"

"Es como si este disco se hubiera estado componiendo durante muchos años", confiesa este apasionado del rock

Gabriel Mulet se ha situado al frente de su proyecto Labios de Bourbon.

Gabriel Mulet se ha situado al frente de su proyecto Labios de Bourbon. Oscar Lagarrotxa

Gabriel Mulet (Palma, 1967) está Loco por respirar, un trabajo acústico que le ha permitido reencontrarse con su faceta musical y con el que invita "a conectar y compartir experiencias a través de notas de guitarra y un ligero toque añejo que sabe a bourbon, a noches y oscuridad". Seis temas en castellano y dos más en su lengua materna, Enmig del Blau y Camí a Ariant, que ven la luz en formato disco, con la esperanza de presentarlo en directo cuando la crisis del coronavirus pierda fuerza.

Marcado por la música que descubrió en su infancia, desde Elvis a Dylan, incluyendo a John Lee Hooker, Lynyrd Skynyrd, Neil Young, Clapton y Van Morrison, Gabriel Mulet cultiva, desde su años juveniles, dos lenguajes artísticos, la música y también la pintura. "Desde niño siempre tuve interés por ambas disciplinas artísticas. Recuerdo mis primeros acordes de guitarra a los diez o doce años -me fascinaba la vibración de las notas- y en el instituto dibujaba cómics", recuerda. "Este proyecto ha supuesto el reencuentro con mi faceta musical, que nunca he aparcado del todo, pero desde hace mucho he vivido de puertas adentro. Es como si este disco se hubiera estado componiendo durante muchos años, como si todos los caminos me hubieran llevado a este momento", confiesa.

La fuente de sus reflexiones es la misma, tanto con la pintura como con la música. "Exploro ambas desde la introspección y desde la óptica de la soledad del individuo en la era contemporánea y su búsqueda de la conexión con los demás", apunta.

Loco por respirar bebe de las fuentes del rock sureño y el blues, "y si hay una bebida que conecte con estos movimientos musicales es el bourbon", subraya. De ahí el nombre del proyecto, Labios de bourbon, "una frase que proviene de una metáfora presente en una de las canciones del disco, Solitarios en la noche, con la que traté de describir el estado de ensimismamiento de un bluesman acabado que conocí en un garito de jazz de Nueva York", explica Mulet.

Al borde del precipicio

Una propuesta "fresca de blues y rock con tintes sureños, con colores mediterráneos y letras maduras y poetizadas", inspiradas en personajes "que lanzan un grito vital, que están en la búsqueda de algo trascendente en sus vidas, en la encrucijada, al borde del precipicio, que tienen algo por resolver y están en la búsqueda de su verdad", señala.

Para la producción de este sincero trabajo Mulet ha contado con los servicios de un "músico excelente", Tolo Servera, quien "ha sabido captar la esencia de cada uno de los temas. Sus guitarras aportan algo de magia a cada uno de los temas", afirma.

Del capítulo de colaboraciones, destaca un nombre, el de Jaime Anglada, "un gran compositor y mejor amigo. Además de su apoyo incondicional ha intervenido en un tema, cantando una parte de la canción Me quedo con Anglada, precisamente inspirada en una de sus piezas más célebres, Otra canción de carretera".

A la espera de que pase la crisis del coronavirus, Mulet reflexiona desde su casa, en familia: "Estamos viviendo una situación dramática, hay mucha gente pasándolo mal. Es el momento de dar lo mejor de nosotros mismos, de ayudar en lo posible a la sociedad. Estos días todos los artistas se han unido para aportar su grano de arena para mantener el ánimo a la población, haciendo conciertos desde casa a través de las redes sociales. El coronavirus nos ha cambiado el paso a todos. Supongo que a la vuelta a la normalidad, mis directos serán algo íntimos", expresa el autor de Loco por respirar.

Compartir el artículo

stats