Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Mariano Barroso: "Hacía falta perspectiva para poder hablar de ETA"

"En una industria tan limitada, no es fácil desarrollar proyectos que son susceptibles de generar controversia"

Mariano Barroso

Defiende que hay que "viajar a los orígenes" para conocer la realidad y eso es lo que él ha hecho. Mariano Barroso, creador y director de La línea invisible, propone un "viaje a los orígenes de ETA, y sobre todo a los personajes que protagonizaron aquella época decisiva de la historia reciente del País Vasco y de todos nosotros". La serie de Movistar+ consta de 6 capítulos.

P ETA, y más concretamente sus orígenes, centran la serie. ¿Por qué ha elegido este tema y por qué ahora?

R Debo decir que no fui yo quien eligió el tema sino que más bien el tema me eligió a mí. Me explico: Domingo Corral me dio la oportunidad de participar en esta serie. Me fascina tener la ocasión de investigar en el pasado reciente común, en lo que nos ha tocado vivir. Todo el mundo conoce lo que ocurrió con ETA, pero muy poca sabe cómo empezó. Estoy convencido de que para entender cómo se desarrollan las cosas, y sobre todo cómo acaban y se van fuera de control, hay que viajar a los orígenes. En eso consiste La línea invisible. Es un viaje a los orígenes de ETA, y sobre todo a los personajes que protagonizaron aquella época decisiva de la historia reciente del País Vasco y de todos nosotros.

P ¿Puede ahondar un poco más?

R El título de la serie hace referencia a la línea que cruzaron aquellos que decidieron empuñar un arma y disparar contra otro ser humano. Fue lo que hicieron quienes iniciaron el camino que condujo a lo que todos conocemos. Tengo grabada la frase de Gandhi que dice que "por una causa uno debe estar dispuesto a morir, pero nunca a matar". La línea invisible la cruzan quienes matan, independientemente del color o de la ideología. ¿Quién está capacitado o legitimado para decidir sobre la vida de otro ser humano? Nadie lo está. En la época que muestra la serie, todo el país vivía bajo la el régimen dictatorial franquista. Sin duda había mucha gente sufriendo ese régimen y la represión del aparato policial. El dilema está en cruzar la línea o no cruzarla, ejercer lo que se llamaba la lucha armada o no hacerlo. La serie habla justamente de cómo se llegó a ese punto.

P Mientras el IRA ha centrado muchas series y películas

R No creo que se silenciara el tema. Me parece que se trataba de algo más sencillo: no había perspectiva. Cuando las heridas están tan abiertas es muy difícil hablar de ciertos temas. Hace falta tiempo para que la herida empiece a cicatrizar. Ahora estamos en ese momento, podemos hablar, sabemos de lo que hablamos. También es cierto que existía el tabú a nivel social. Y además estaba el otro tabú, el de cada uno, el individual. Ahora por suerte podemos hablar de todo ello. Ya lo dijo Freud, la única manera de olvidar es recordando. En cierto modo es una serie terapéutica.

P Dice que no se ha silenciado, pero se ha hecho poco cine al respecto.

R Se han hecho un buen puñado de películas que retratan la época y el tema, varias de Imanol Uribe, alguna de Gutiérrez Aragón y también ha aparecido en series de televisión. No creo que haya habido un silenciamiento, como te decía antes. En una industria tan limitada como la nuestra, no es fácil desarrollar proyectos que son susceptibles de generar controversia y, hasta estos momentos este era un tema controvertido, por decirlo suave.

P ¿Siente que ahora hay una necesidad de recordar y revivir aquello?

R Como te decía citando a Freud, la única manera de olvidar es recordando. Estos episodios que han condicionado a toda una sociedad, en cinematografías más pudientes que la nuestra, han sido tratados una y mil veces. Es necesario, es fundamental hacerlo. El cine, o la ficción audiovisual, es una herramienta excelente para indagar en el inconsciente colectivo, en los recuerdos colectivos, en todo lo que forma parte de nuestra identidad, por oscuro o brillante que sea. Es una manera de mirarnos a nosotros mismos, de tratar de entendernos. En ese sentido sí, es una necesidad y es bueno entenderlo, indagarlo.

P ¿Le ha sido complicado adentrarse y escarbar en un tema que ha provocado tanto dolor y odio?

R Evidentemente no es lo más apetecible, pero es fascinante poderse adentrar en las razones que mueven a las personas a comportarse de una determinada manera. No es una comedia, no. Es una tragedia, y sobre el papel no es lo más apetecible. Es una tragedia que afectó a mucha gente. Pero no le temo a indagar en el dolor ni en las razones del odio. Es fascinante. El comportamiento del ser humano es siempre fascinante. Buscar, tratar de entender el origen del odio y del dolor ajeno, la banalización del dolor. En ese sentido, no es que disfrute indagando en el dolor, pero me fascina la posibilidad de explorar. ¿Qué otra cosa es el lenguaje de un drama o de una tragedia, si no?

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats