Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

Jaume Font Cirer: "Cuando alguien no tiene a nadie en el mundo, el pueblo le ampara"

El escritor edita con Caligrama 'La extraña casualidad', un 'thriller' ambientado en Bunyola con el bosque como gran protagonista

El escritor bunyolí Jaume Font Cirer.

El escritor bunyolí Jaume Font Cirer. J. font

Jaume Font Cirer (Bunyola, 1995) presenta en La extraña casualidad una Mallorca alejada de la imagen idílica o despreocupada que refleja el turismo. "Esa Mallorca está en el libro, pero no tiene tanta relevancia", afirma Font. El joven escritor inicia su trayectoria con un thriller ambientado en la isla y, más concretamente, en su Bunyola natal y en sus bosques: "Es una visión más histórica y más desconocida de la isla", aclara el autor quien ya ha finalizado la segunda parte de esta historia que ha concebido como una trilogía.

"El bosque tiene un papel muy importante es donde ocurre todo", señala el autor. Para Font Mallorca es el lugar ideal para desarrollar la trama de una novela negra: "La contraposición entre mar y montaña, el que cada pueblo sea un mundo con sus características propias. Mallorca también es campo, la Serra en sí misma es una gran protagonista", destaca. Publicada por Caligrama en dos volúmenes, La extraña casualidad se inicia con la muerte en extrañas circunstancias de Ángel Miró, expareja del protagonista, Jaime Cantó, un escritor marcado por un doloroso pasado. El desarrollo de esta historia le sirve a Font para poner sobre la mesa otras cuestiones que le interesan como la reacción de las personas ante acontecimientos que les hacen daño o lo que supone vivir en un pueblo "que se suele pintar como algo malo, pero que en realidad no es así" En este sentido el escritor reivindica el carácter acogedor del pueblo: "Cuando alguien no tiene a nadie en el mundo, el pueblo le ampara aunque tenga un pasado oscuro. Eso no quita la falta de intimidad y que no puedas hacer según qué sin que se enteren los vecinos". En cualquier caso, la Bunyola que nos presenta Font es "el lugar donde maldad y bondad se concentran por igual". El pueblo tiene un discurso único y no admite réplicas y eso es lo que precisamente hace el protagonista, ir en contra de ese discurso, entender el bosque como un refugio cuando para el pueblo es una amenaza: "No quiere ser considerado uno más, sino que vean la suya como una historia única", subraya. A través del personaje de la policía Marta Riu, la novela también se impregna de feminismo y muestra los pasos que da una mujer para conseguir la igualdad: "A través de sus actos y de sus palabras Marta Riu lucha por liberarse de los prejuicios por el hecho de ser mujer y policía", explica Font.

Compartir el artículo

stats