Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Llucia Ramis: "Siempre he pensado en el paso del tiempo, desde muy pequeña fui consciente de la muerte"

"Me pregunto si, tras la crisis sanitaria, nos encaminaremos a un mundo más humano o a otro más deshumanizado" - "El 'streaming' es una de las vías que tiene ahora la cultura para mantenerse activa, pero el sistema cultural cae sólo con esto, es del todo insuficiente, no es sólido"

La escritora mallorquina Llucia Ramis (Palma, 1977).

P ¿De dónde surge El Petit Menjatemps?

R Lo escribí en el instituto. Recuerdo que leíamos a algún autor de literatura catalana que había creado un bestiario imaginario. Y nos encargaron redactar un cuento a partir de un animal inventado. Yo tenía 15 años. Lo redacté en una máquina de escribir eléctrica. Hace unos años, mi madre me volvió a sacar este cuento. Me confesó que lo llevaba siempre encima, en su agenda. Yo se lo pedí y me lo envió fotografiado con el móvil. Lo volví a leer y me gustó. Tiene un punto emo, oscuro.

P ¿Cómo surgió la oportunidad de publicarlo?

R Hace poco conocí en la radio a Cristian Olivé, un tipo que da clases a jóvenes de 15 años y explica en su Twitter cómo las imparte. Utiliza por ejemplo a Rosalía y otros elementos muy actuales para explicar a los clásicos. Entonces me pidió un relato para sus alumnos y éstos hicieron poemas visuales. Esta historia se la conté a mi agente y le pasé el cuento. Gabriel Salvadó, el autor de las ilustraciones del libro, también está en la misma agencia. Entonces contactó conmigo la Enciclopèdia Catalana, que tiene el sello La Galera, para publicar el relato. En la Enciclopèdia resulta que trabaja Esther Pujol, la editora de mis dos primeros libros en Columna. Son reencuentros y coincidencias agradables.

P En el cuento maneja conceptos como la nostalgia y el paso del tiempo. Son dos constantes en su literatura. Sorprende que con 15 años, tan joven, ya pensara en estos temas.

R En el paso del tiempo he pensado siempre. Desde muy pequeña fui consciente de la muerte. Me di cuenta de que tenía que aprovecharlo todo mucho. En este sentido, podría haber sido más hedonista, que también tengo un punto, pero en el fondo siempre hay en mí un poso de melancolía. Recuerdo que en el campo, en Felanitx, me impresioban los conejos enfermos de mixomatosis o todas las noticias sobre las guerras. Me entristecían mucho. No sé si influyó en mí el hecho de que salía con un amigo más mayor que yo. También me escribía cartas con Carles Rebassa sobre el paso del tiempo y la pequeñez y fragilidad humanas.

P Esto último aparece literalmente en el cuento: El Petit Menjatemps, com més menja, més petit es fa, fins que, un bon dia, es fa tan petit que desapareix.

R Sí, pero pienso que en aquel momento que lo escribí no era tan consciente. Sí creo firmemente que cuanto más consciente eres de las cosas más pequeño te haces o te sientes. Otro concepto que pienso que también está en el libro es el de pérdida, el de ir perdiendo cosas, mundos que desaparecen.

P ¿Desaparecerá un mundo después de esta crisis sanitaria?

R Pienso que cambiaremos muchísimo. O eso espero. Ahora es pronto para verlo porque estamos en un momento de angustia ante cómo nos organizaremos. No sabemos cómo será el día a día y estamos concentrando los esfuerzos en estas cuestiones cotidianas. Más allá de esto, pienso que hay que hacer una reflexión más profunda y que asusta un poco. Con la gestión del coronavirus se está viendo una diferencia de clases importante: los políticos se hacen la prueba, nosotros no; la gente tiene que ir a trabajar con aglomeraciones en el transporte público, y sólo los privilegiados se pueden quedar en casa. El centralismo en la gestión también ha sido muy fuerte.

P ¿Cree que se verá alterado el sistema capitalista actual?

R Esta es la pregunta. ¿Qué mundo desaparecerá: el capitalismo tal y como lo hemos vivido hasta ahora, en el que acabamos pagando la crisis los trabajadores y los ciudadanos de a pie? ¿Nos encaminaremos a un mundo más humano o a otro más deshumanizado?

P ¿Cómo encarará el sector cultural esta emergencia?

R A nivel económico, es un sector que siempre ha estado mal. El de las artes en vivo está muy preocupado. Nosotros los escritores también. El streaming es una de las vías que hay ahora para no parar y continuar haciendo cosas, pero el sistema cultural cae sólo con esto. Es del todo insuficiente. No es sólido. Pero pienso que a largo plazo esta situación del coronavirus nos hará replantearnos qué sistema cultural, en sentido amplio, queremos como sociedad.

P ¿Puede concentrarse en la escritura de largo aliento en estos momentos?

R No. Estamos demasiado pendientes del día a día y se hace muy difícil concentrarse en un libro.

P ¿Tiene previsto publicar más libros este 2020?

R Ha de salir otro sobre los 50 libros que me han marcado en la vida. Estaba previsto para mayo o junio, pero no sé si se retrasará por la situación.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Llucia Ramis: "El lema de mi generación es la eterna provisionalidad en todo: el trabajo, la pareja, el piso"

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats