Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

Solos

Un grupo de guerrilleros no logran mantener a raya sus impulsos adolescentes mientras vigilan a una rehén norteamericana. Alejandro Landes junta un puñado de temas, conflictos y referentes del cine en una olla a presión. 1) La selva como fagocitador de la cordura. Trazas de Aguirre la cólera de Dios, La Costa de los Mosquitos y gotas de Apocalypse now. 2) La menos que divina juventud. Referencia explícita al Señor de las moscas algo forzada por la sensible diferencia entre niños y adolescentes. 3) La inmadurez, las inquietudes de los jovencísimos soldados amagan con virar a un tripi desatado a lo Gaspar Noé, frenado sin motivo discernible. 4) El guiño al colectivo trans, con la ambigüedad de Rambo (Buenaventura), es otro incomprensible punto muerto. 5) El oficial mensajero (Salazar) parece una excentricidad más, un Tyrion Lannister de la jungla, y es en realidad el personaje más real, ya que el propio actor fue un destacado guerrillero de las FARC durante una década. 6) La eterna dialéctica del ser humano, capaz de hacer amistades y enemistades, unirse y dispersarse a la velocidad del rayo. Sin circunscribirlo en ningún momento a la reciente guerra civil en Colombia, se aprecia el desquicie por luchar contra el enemigo externo y los internos, las disensiones y rencillas humanas. 7) Añádase el estrés de los secuestradores, ligeramente por debajo del de la angustiada rehén. 8) El título se refiere al griego mòno (solo) más que al mamífero. Resultado: un pim-pam-pum de las tramas y temas citados, agitados con apabullante fotografía y dislocante banda sonora, que confunde tanto como impacta. Aún así, interesante filme.

Monos

***½

Nacionalidad: Colombia, Alemania 103 min.

Director: Alejandro Landes.

Actores: Sofía Buenaventura, Moisés Arias, Julianna Nicholson, Wilson Salazar.

Cines: Augusta.

Compartir el artículo

stats