15 de febrero de 2020
15.02.2020

Las vaginas rompen su silencio

El próximo domingo 23 de febrero se celebrará, por primera vez en Mallorca, el V-Day en el Teatre del Mar

15.02.2020 | 02:45

'Los monólogos de la vagina'. En el marco del V-Day, un movimiento global que trabaja para detener la violencia contra mujeres y niñas
a través de la promoción de eventos creativos de concienciación, se representarán algunos textos de la obra de Eve Ensler

Las vaginas van a hablar el próximo 23 de febrero, durante la celebración del V-Day, que será en el Teatre del Mar. El 14 de febrero (ayer) es el día oficial del V-Day, un movimiento que arrancó en Estados Unidos y que se dedica a la producción de la obra Los monólogos de la vagina de Eve Ensler en un espacio escénico, con voluntarias que no son actrices profesionales, y que este año aterriza en Mallorca. En el Teatre del Mar se hablará públicamente –desde el arte, concretamente desde el teatro– sobre los tabúes, silencios y temas encubiertos y escondidos que afectan al universo de la mujer. Ya no hay entradas: "Es increíble cómo una palabra como vagina puede crear tanta curiosidad, agotamos los tickets en cuatro días", dice Silvia Serra, la impulsora de esta cita en la isla. Se trata de un proyecto sin ánimo de lucro que se celebra durante el mes de febrero en muchos países de alrededor del mundo: "Es bonito pensar que estamos haciendo algo por nosotras todas a la vez", apunta.

Serra, italiana afincada en Mallorca desde hace cuatro años, participó unas cuantas veces en el proyecto en su ciudad, Módena. Cuando llegó a la isla se marcó un objetivo: conseguir que Los monólogos de la vagina se representaran aquí. Habló con las responsables del Casal de les Dones (espacio que pertenece al Consell) y la idea les fascinó. Una de las trabajadoras, Mayuk Rayó, nunca había oído hablar del V-Day, pero le pareció que "dar voz y hacer públicos todos estos temas es importantísimo" para visibilizar problemas, conflictos o situaciones que afectan a las mujeres y que siempre se han discutido "de puertas para dentro".

El Casal de les Dones (situado en la calle Foners) es el espacio donde se ha cocinado esta iniciativa, donde se han reunido y han ensayado las 15 voluntarias que se encargarán de presentar al público del espacio del Molinar los textos de Ensler, publicados por primera vez en 1994. También es donde se presentó, ayer, esta nueva propuesta en sociedad. En el Teatre del Mar se compartirán un total de 13 monólogos, que resonarán en la voz de mujeres que no son actrices profesionales. En la preparación de la interpretación les están acompañando dos personas que sí que son profesionales de la escena.

"Será una noche de muchas emociones, algunas positivas y otras negativas. Los monólogos son muy variados, los hay de reír y de llorar", comenta Serra, que promete que el año que viene intentarán hacer más funciones dado el interés que ha suscitado esta nueva propuesta. Por su parte, Rayó cree que los asistentes se "asombrarán" al escuchar hablar de según qué temas, "y desde perspectivas tan diferentes. Estamos nerviosas, pero muy ilusionadas", remarca.

Al ser un proyecto sin ánimo de lucro, la recaudación irá íntegramente a Casal Petit, una asociación que lucha contra las diferentes formas de violencia de género. El Teatre del Mar ha cedido de manera gratuita el espacio para esta cita.

Una vez expuestos todos los monólogos se podrá ver por primera vez en un espacio convencional la pieza de microteatro Sabina, un relato real sobre una mujer víctima de trata en Mallorca.

El origen

Los monólogos de la vagina es un texto del 1994 construido a partir de más de doscientas entrevistas con mujeres de diferentes edades, estrato social, origen, religión y cultura que confiaron sus experiencias a Eve Ensler, presentando así una transversalidad de la que gozan pocas publicaciones. Se tratan temas como el aprendizaje de la sexualidad, la maternidad, el machismo, la nueva libertad amorosa, la menstruación o las agresiones sexuales, entre otros aspectos. Cada año, grupos de voluntarias alrededor del mundo llevan al escenario la obra de Eve Ensler, que ha sido traducida a más de 45 idiomas y llevada al escenario en casi 120 países, para recaudar fondos para programas regionales que combaten la violencia contra las mujeres y las jóvenes. Así nació el V-Day: con v de victoria, con v de vagina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook