13 de febrero de 2020
13.02.2020

Los conflictos familiares inspiran la tercera novela de José Redondo López

El autor palmesano está ultimando la redacción de 'Donde nacen las olas', su obra más madura

13.02.2020 | 01:48
José Redondo López.

Con una primera novela, Aurora, escrita con tan solo 18 años y una segunda, Cartas desde Berlín, configurada a caballo entre Brasil y Berlín, José Redondo López (Palma, 1990) ultima ahora la redacción de la que será su tercera obra de ficción, Donde nacen las olas. "El nexo en común de las tres son personajes que buscan una segunda oportunidad, que han tenido un pasado oscuro sobre todo relacionado con temas familiares, relaciones paternofiliales, el tema del abandono o el suicidio", expresa el autor. Sin embargo, reconoce que su tercer volumen es el "más maduro" y que Cartas desde Berlín muestra un universo más oscuro. "Siempre uso elementos surrealistas a través de un drama familiar aunque es cierto que en esta última novela no he recurrido tanto a esto", menciona Redondo. Con una vocación temprana por la literatura –empezó a escribir con tan solo 12 años–, Redondo ha decidido convertir la escritura en su modo de vida: "Soy de un barrio humilde, del Coll d'en Rabassa, y nunca me había planteado tener una profesión artística como futuro y cuando crecí me di cuenta de que podía tener ahí una vía de trabajo". Para conseguir su objetivo, Redondo se ha abierto un nuevo camino profesional. Estudió guion en la Escuela de Cine de Madrid y esta nueva faceta ya ha empezado a dar sus primeros frutos: obtuvo una mención de honor por el guión de largometraje Nunca nos dormiremos en el Festival de Cine de Sitges de 2018; y este verano comenzará el rodaje de su primer corto de ficción que será una realidad gracias a una subvención que le concedieron en Madrid. Redondo, que ha publicado sus dos primeras novelas con editoriales pequeñas, ha echado de menos el beneficio de una buena promoción y la apuesta por autores noveles. "Es cierto que el consumo de literatura ha descendido, pero creo que las editoriales deberían dejar de basarse en la popularidad del autor y centrarse más en la calidad literaria y apostar por la innovación", reflexiona. Redondo, que pertenece a una generación marcada por el uso de las redes sociales, reconoce que éstas son útiles aunque lamenta el fenómeno de autores encumbrados a raíz de su número de followers: "Algunas de esas obras no son novela ni poesía. Se trata de citas y frases, no es un baremo de la calidad de la obra. Creo que un escritor va más allá de una frase tiene que tener esa sensibilidad para poder plasmar un concepto", argumenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook