25 de enero de 2020
25.01.2020
Diario de Mallorca
En contra

Avatâra Ayuso: "Bailaría un tango con Barack Obama, o con Michelle Obama"

Avatâra Ayuso (Madrid, 1981) es una bailarina y coreógrafa mallorquina que triunfa en Londres. Se graduó en Ballet por el Conservatorio Profesional de Palma, se licenció en Lingüística en la Complutense y ha sido nominada para los premios británicos de Danza. Lidera la Ava Dance Company.

25.01.2020 | 02:45
Avatâra Ayuso: "Bailaría un tango con Barack Obama, o con Michelle Obama"

—Para que se haga cargo del tipo de entrevista: "¿Con quién le gustaría bailar un tango?"
—Practico mucho tango argentino, y me gustaría bailarlo con Barack Obama. O con Michelle Obama, porque también hago el rol masculino.

—¿No me negará que el tango es machista?
—En el tango es tan importante el que dirige como el que es dirigido. Sensual pero no sexual, se fundamenta en la conexión física y también íntima, pero no emocional.

—¿La coreógrafa tiene el poder?
—Tiene la responsabilidad final, pero la coreografía es un proceso muy colaborativo con el resto de artistas.

—Se lo preguntaré de otra manera, ¿es mandona?
—Eeeeh, soy una líder, y muy buena líder, que cada cual lo interprete como quiera. Y tengo mi estilo, promuevo la diversidad de opiniones además de resolver problemas.

—Se dedica a una de las pocas disciplinas en que la mujer no ha tenido que pedir permiso al varón.
—Al contrario, tengo muchos problemas con esto porque la danza es un régimen patriarcal. El noventa por ciento de bailarines de Europa y América son mujeres, pero el poder está en manos del diez por ciento de hombres.

—Pero la estrella es la bailarina.
—Eso era en el escenario y muy siglo XIX, pero el argumento de los grandes ballets sigue siendo una mujer vulnerable que muere por amor, una visión patriarcal del cuerpo y la personalidad femeninos.

—Fonteyn, Isadora, Plisetskaya, ¿hay mitos menores de cien años?
—En todo el mundo, el reconocimiento a las bailarinas llega siempre pasados los cincuenta, cuando ya has hecho tu carrera. La danza contemporánea es más democrática, no hay jerarquía como en el ballet clásico.

—¿Baila cuando no baila?
—Sí, se nota que soy bailarina cuando espero el autobús, en mi postura estática. Lo llevo en la sangre.

—¿Le impactan las coreografías de Rosalía?
—No, pero me interesa su personalidad. La bravura que tiene para defender su arte es admirable.

—¿Trabajaría para ella?
—Para ella, no. Con ella, sí.

—¿En Mallorca no la entendían?
—No existía la plataforma para llegar a ser la profesional que soy ahora. Las carencias a nivel nacional se agudizan a escala insular. Las artes no tienen ninguna prioridad, y la danza todavía menos que la cultura en general.

—Lejos de la familia.
—La familia es superimportante cuando estás fuera del país. Se refuerzan los lazos con Mallorca, los cuido hasta el punto de que Skype es mi mejor amigo, lo utilizo para hablar con mi abuela de 94 años.

—El viernes dejará de ser europea en Londres.
—El brexit es un golpe duro en lo político, cultural y social. Tengo la residencia permanente en el Reino Unido, porque llevo 16 años viajando por todo el mundo. Nadie en Londres sabe cómo nos vamos a recuperar, vivimos en un limbo desesperante.

—¿Ha sufrido algún gesto de rechazo por parte de los londinenses a raíz del brexit?
—No en mi caso, pero sé de gente que los ha tenido.

—Una bailarina ha de tener las dimensiones de una modelo de pasarela.
—Absolutamente no. Las bailarinas somos atletas olímpicas, deportistas de alta competición. Dile a una modelo que corra cien metros con ese cuerpo, no puede.

—Usted tampoco tiene cuerpo de modelo anoréxica.
—No necesito esas medidas para estar orgullosa de mi cuerpo, y lo estoy. Para bailar bien, es necesario aceptarse a uno mismo y ser consciente de tu potencia, de lo que puedes llegar a ser.

—La formación de una bailarina de élite es tortura.
—No, es dedicación y disciplina, de ahí a la tortura hay diferencias. A veces los coaches lo llevan al extremo, yo no.

—"Una de las pensadoras más creativas de la danza contemporánea".
—Asumo riesgos creativos, no hago El lago de los cisnes.

—¿En qué se distinguen los bailes mallorquines?
—Lo bonito del baile mallorquín es el sentido de comunidad y la experiencia enriquecedora de unir al grupo.

—Avatâra no es un nombre muy cristiano.
—Significa "el reencarnado" en sánscrito, mi madre se llama Encarnación.

—La dama tiene algo de diabólico, decía Nietzsche.
—No es diabólica, tiene muchísima fuerza, y yo quiero mostrarla sobre el escenario. Damos a luz, morimos para reiniciar la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook