15 de enero de 2020
15.01.2020
Diario de Mallorca

Una Mar abierta a la música

Maria del Mar Bonet cantó ayer noche en el Auditórium, para repasar sus 50 años de amplia trayectoria - La cantante mostró durante la velada su solidaridad con los presos catalanes, a los que dedicó la canción 'Què volen aquesta gent?'

15.01.2020 | 21:40
Una Mar abierta a la música
Una Mar abierta a la música

Pocos días antes de recibir la medalla de Honor de la Acadèmia de Belles Arts de Sant Sebastià, la cantante mallorquina Maria del Mar Bonet ha querido cerrar una gira, de más de ochenta conciertos, en Palma, ante su público, el que la ha aplaudido desde hace ya cincuenta años, entre el que anoche se encontraban el músico Joan Company, el actor Rafel Ramis, el cineasta Agustí Villaronga, el profesor Josep Lluís Pol, el escritor Biel Mesquida, el productor Miquel Àngel Sancho, la presidenta del Govern Francina Armengol y la delegada de Cultura, Catalina Solivellas, así como la familia Ferragut, del Auditórium, a la que la solista mencionó y dio las gracias repetidamente.

Los asistentes disfrutaron de un recorrido musical por los temas que han situado a la cantante y compositora en un lugar destacado del panorama de la música en lengua catalana. Bonet es una artista polivalente y una de las más versátiles en cuanto a estilos y formas. Esa es una de sus virtudes, la versatilidad que va unida a la libertad creativa. Una libertad acompañada de un compromiso con su tiempo, defendiendo valores desde una posición de amor a su lengua, a su cultura y a su territorio. Durante la velada mostró su solidaridad con los presos catalanes, a los que dedicó la canción Què volen aquesta gent?, coreada también por el público que al final clamó por la libertad.

Acompañamiento de cámara


Con el concierto de ayer noche se cierra un círculo que empezó hace tres años y que la ha llevado a actuar en múltiples escenarios en los que ha sido reconocida y aplaudida como la gran artista que es.

La cantante eligió un acompañamiento de cámara, con solamente tres instrumentistas: Toni Cuenca al contrabajo, Borja Penalva a la guitarra y Antonio Sánchez a las percusiones. Todo ello para conseguir una atmosfera delicada y a la vez íntima, que le permitió abordar temas como Inici de campana, Alenar, Lo Pi de Formentor o Dansa de la Primavera.

Después de dos bises y hora y media de música, el público se puso en pie y entonó, junto a la cantante, La Balanguera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook