Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de teatro

Un viejo conocido

Aplaudo el empeño, muy común y a veces incluso fructífero, de intentar actualizar a Shakespeare. Esos temas universales, mundanos y profundos a la vez, dan para mucho. También en Othello. La ambición, la gestión del poder, las noticias falsas, el terrorismo machista? hasta se podría pensar que es un caramelo. Lo que pasa que en este caso me resulta insípido. Más allá de una escenografía esteticista, cuyo sentido, si lo tiene, no entiendo; de darle un cierto volumen a una Desdémona - en el texto original por momentos parece un palo, demasiado inocente y con poca alma - y de que los actores intentan provocar al público (un poco) no veo mucha contemporaneidad en una propuesta de Les Antonietes - me gustó mucho su Stockmann (adaptación de Un enemigo del pueblo, de Ibsen) esencialista (de doce personajes pasamos a tres) y quizá demasiado fiel. Tras un arranque prometedor, donde Yago interpela al espectador y ella se presenta patinado, el montaje va avanzando sin sorpresas, sin lecturas 'modernas', sin fuerza, sin innovar en el lenguaje? y así hasta languidecer, poco a poco, y aburrir.

El trabajo interpretativo es más que convincente y el mapa temático de Othello es completo. Ahí está el odio, la venganza, la vulnerabilidad, la amistad, los celos, la inseguridad, el patriarcado opresor y la maldad. Todos los elementos, expuestos o referenciados, pero también sin aristas, sin riesgo. Entré en el teatro con altas expectativas y salí como si me hubiese encontrado a un viejo conocido que al preguntarle por su vida te contesta "pues ya ves, que todo igual".

Othello

Teatre del Mar

**

Autor: William Shakespeare.

Dirección y adaptación: Oriol Tarrasón. Intérpretes: Òscar Intente, Arnau Puig y Aida Oset.

Compartir el artículo

stats