05 de noviembre de 2019
05.11.2019
Literatura

Maria Antònia Salvà, tan olvidada como necesaria

La poeta y traductora, de quien se cumplen 150 años de su nacimiento, será recordada a través de conferencias, talleres y propuestas educativas

04.11.2019 | 23:24

El mundo literario de Maria Antònia Salvà (Palma, 1869; Llucmajor, 1958), la primera poeta moderna en lengua catalana, será defendido y difundido en los próximos meses con motivo del Any Salvà, programado por el Consell para celebrar el 150 aniversario de su nacimiento. Talleres, conferencias, propuestas educativas para escuelas, el espectáculo Som tantíssimes, rutas literarias y un club de lectura en colaboración con la Xarxa de Biblioteques de Mallorca son algunas de las actividades programadas, bajo la coordinación de Pau Vadell y M. Victòria Parra, de un conjunto de actos que se dio a conocer ayer, el mismo día, un 4 de noviembre, en el que nació la autora de obras como Espigues en flor.

Formada en el ambiente culto de la Renaixença mallorquina, Salvà se dio a conocer en la última década del siglo XIX. Discípula de Miquel Costa i Llobera, su obra se enmarcó, en sus inicios, en la temática rural de la denominada Escola mallorquina, hasta que contactó con Miquel Ferrà o Josep Carner, quien la promocionó en Barcelona. De su obra destacan títulos como El retorn y Lluneta del pagès, con una voz basada en la contemplación de la naturaleza que pasará de la descripción a una interiorización bella y sutil, capaz de evocar diversos estados de ánimo, y la propia subjetividad. También destaca como traductora, de Alexandre Manzoni o Giovanni Pascoli, y por el cultivo de la prosa.

Con el lema Pues i flors té el roserar, el Any Salvà pretende destacar "el espíritu de sacrificio y lucha que guió a Maria Antònia Salvà para incorporarse a un entorno sociocultural y para incorporarse como mujer en el ámbito de la cultura y la creación", según la vicepresidenta del Consell y consellera de Cultura, Patrimoni i Política Lingüística, Bel Busquets.

En este sentido, el director insular de Política Lingüística, Lluís Segura, recordó que "en vida y también después de muerta", Salvà tuvo que luchar contra tres prejuicios "que no tienen ningún sentido ni justificación", como son el hecho de nacer en un mundo de hombres, vivir y escribir en un ámbito rural y el centralismo excesivo que en ocasiones impera en la cultura.

La influencia de Salvà, sus relaciones literarias, sus referentes populares y la mirada poética de la autora serán algunos de los temas que se abordarán en un ciclo de conferencias que se desarrollará a lo largo de todo el año.

La poeta también protagonizará una exposición en Llucmajor, que se inaugurará el día 26, en el Claustre de Sant Bonaventura, con fondos procedentes del Arxiu Històric de este municipio, la biblioteca Lluís Alemany y de la propia familia de Maria Antònia Salvà.

"Salvà es un valor esencial de nuestra literatura", subrayó Carme Castells, directora de la Fundació Mallorca Literària, entidad que proporcionará los ejemplares para las lecturas y tertulias literarias que se celebrarán en torno a obras como Mireia o Llepolies i joguines.

De la programación también destaca el espectáculo Som tantíssimes. Maria Antònia Salvà amb les donzelles del nou segle, cuyas próximas representaciones pasan por Es Baluard (día 17) y el Claustre de Sant Bonaventura, en la inauguración de las III Jornades d'Estudis Locals (días 29 y 30).

Margalida Tomàs: "Salvà era una poeta muy moderna"

La investigadora, filóloga e historiadora de la literatura Margalida Tomàs, una de las personas que mejor conoce el universo de Maria Antònia Salvà, considera que la autora de El retorn, en su opinión, su mejor título, "era una poeta muy moderna", con un "dominio del lenguaje muy grande" gracias al ingente trabajo que dedicaba a la escritura, cuyo resultado es "como una obra de orfebrería".

Para Tomàs, la poesía de Salvà "continúa vigente" y todavía queda mucho por estudiar: "Escribió muchísimo y no publicó todo lo que escribió. Ella hizo una selección muy potente de lo que consideraba lo mejor. Eso sí está publicado. El resto es difícil de encontrar y, más que para leer, es un material muy recomendado para estudiar su obra", comenta. Tomàs, autora de volúmenes como La trajectòria intel·lectual de Maria Antònia Salvà (1991), recuerda que "en Llucmajor Salvà sí es muy famosa pero ha caído en el olvido a nivel literario en el resto de Mallorca".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook