Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al filósofo

Fernando Savater: "Pedro Sánchez va de sobrado con cuatro votos"

El intelectual habla de las elecciones mientras presenta su último libro en memoria de su mujer fallecida, 'Lo peor de todo': "El amor es lo que te da un objetivo en la vida"

Fernando Savater.

Fernando Savater. Miriam Cos

Su labor como filósofo e intelectual ha sido lo que le ha alzado a una fama avalada con infinidad de publicaciones, novelas, artículos periodísticos e incluso movimientos en política. Fernando Savater (San Sebastián, 1947) llevaba cuatro años en la sombra de la literatura tras haber publicado tomos como 'Los invitados de la princesa', novela de 2012, la obra de teatro 'El traspié' en 2013 o el ensayo 'Aquí viven leones' del año 2015. Y es que, quiso la mala suerte que el referente divulgativo perdiera a su esposa entonces, a la que ha querido hacer un homenaje con su último libro, 'La peor parte: Memorias de amor', tras haber vivido con ella el proceso de la enfermedad y la posterior pérdida. "Este libro lo podemos poner donde está, al final de toda mi obra. En este sentido hay una cierta justicia poética, es un libro que es un poco la culminación, revela el secreto de mucho de lo que he escrito, ya que estaba inspirado por ella, su ayuda y el deseo de complacerla, y lo revela al final. Después de esto no va a haber nada, los articulitos y cosas así. Yo hasta el final y luego el silencio", sentencia convencido el escritor, que ha tardado más de lo normal en formar un libro que podría ser claro ejemplo de una larga y sincera epístola de amor.

LA PEOR PARTE: MEMORIAS DE AMOR

Esto no es una autobiografía, aunque contiene «la mejor y la peor parte» de la vida del autor. Es un libro escrito para guardar la memoria de la persona amada, Sara Torres Marrero, conocida como Pelo Cohete, con la que Fernando Savater compartió 35 años, toda una vida, de felicidad. Pero no estamos ante un elogio fúnebre porque el deseo de alargar la memoria, de engañar al olvido, acaba por devenir en un acto de agradecimiento, de amor. (Págs. 264 | P.V.P. 18,90€)

Porque más allá de la intelectualidad, la política y las opiniones, Savater, que asegura que el libro era "completamente para ella, para conocerla, no sobre mis penas y dolores", ha saltado a la palestra en un nuevo papel en su vida, el de marido y amante. "Ella me pidió este libro en un momento dado. Cuando comenzó la enfermedad me dijo: "Si tú no lo cuentas, nadie va a saber lo que hemos sido el uno para el otro". Esto se diluyó en los tristes meses de la enfermedad, pero se me quedó ahí la cosa como una especie de petición y luego pensé que era lo último que podía hacer por ella. Durante mucho tiempo lo hice todo para ella, para darle el gusto, y esto fue lo último, con bastante esfuerzo y dolor", reconoce.

Esfuerzo y dolor que se notan en cada una de las gotas de tinta de un libro donde, incluso, se pueden ver fotografías de la pareja en algunos de sus viajes. Aunque más allá de mostrar lo que fue una vida en matrimonio, Savater no ha querido entrar en intrincados detalles. "He escrito con el miedo de tenerla en el hombro mirándome. Cuando escribía algo y pensaba que podía no gustarle lo quitaba. He intentado que se viera como era, que no era nada mojigata pero sí muy pudorosa... yo no soy así, cuento todo lo que se me pasa por la cabeza y no tengo ningún tipo de vergüenza humana, pero a ella no le gustaban ciertas cosas, así que he procurado no hacer ningún exhibicionismo que pudiera molestarle".

Y aunque considera que no debería dar lecciones de amor, lo cierto es que el intelectual puede contar una historia de este calado de principio a fin, con todo lo que eso conlleva. "De la pérdida se aprende lo mal que se vive cuando se ha perdido (risas). De todo se aprende, pero hay lecciones que se pagan demasiado caras. El tamaño de la ausencia nos revela lo que era esa presencia. Muchas veces, cuando estás con una persona, sabes que la quieres, que es importante, pero hasta que te falta no te das cuenta de cuánto llenaba tu vida. Es una lección bastante dura. Después de esto, ya no tengo miedo a nada".

Pese a haber superado un tumor hace un par de años, Savater sabe que "vivía para ella", y ahora parece que ese objetivo se ha diluido en una tristeza que él mismo define como "una forma de protesta". "Durante nuestra vida buscamos aquellas cosas que queremos y huimos de las que no, cuando te alcanza algo de lo que no puedes librarte, llega un momento que ya no te puedes ir porque la ausencia lo ocupa todo", asevera.

La vida no perdona ni a los más eruditos y también les enseña que cualquier tiempo pasado, simplemente, fue eso, y que todo cambia. "La opinión que tengo ahora del amor no es la misma que cuando tenía 20 años. El amor es lo que te da un objetivo en una vida que sino no tiene significado. Cuando no tienes amor haces las cosas por rutina", dice.

Reconocido infiel, separa el amor del sexo y reconoce que "mi mujer no era celosa, solo intelectualmente hablando. No me vigilaba pero sabía que no era un santo. No creo que el amor sea siempre una práctica sexual. El sexo se puede practicar sin amor. Woody Allen decía que el sexo sin amor es una práctica sin sentido, aunque dentro de éstas es de las mejores (risas).

Cuchillo entre los dientes

Pizpireto, educado y con un toque canalla, Savater sabe que pese a que su último trabajo verse sobre la historia de su esposa y su trágico final, el ahora le persigue sin demora entrevista tras entrevista. Es lo que tiene unirse a listas política de partidos como Ciudadanos. Críticas aparte (la opinión pública le ha puesto a los pies de los leones por su militancia o por su afición a los toros), el intelectual se toma con humor el descenso del partido de Rivera en las próximas elecciones del 10 de noviembre."Que Ciudadanos baje mucho no me extrañaría porque yo estoy en las listas (risas), suelo traer mala suerte. Los partidos de centro siempre, en todas las encuestas, van mal porque nunca gustas a todos, luego los resultados no suelen ser tan malos y en cualquier caso, la apuesta de Sánchez, que parecía estupenda para él, no lo va a ser tanto. Los partidos de la oposición van a subir".

Nada sorprendido por los acontecimientos que han desencadenado la sentencia del procés, afirma ver "el panorama del color de las hormigas. La verdad es que estamos en conflicto permanente por culpa del nacionalismo y el separatismo, es decir, por culpa de generaciones educadas para creer que esto es una actitud democrática, cuando realmente son lo más destructivo para una democracia y un estado de derecho que hay. Cuando se ha educado a la gente así, en dos días no se resuelven las cosas", y añade que "Pujol llegó al principio de los 80 a Cataluña y empezó una labor de echar a los profesores que no sabían catalán, sustituirlos por otros que dijeran lo que él quería... y 40 años más tarde tenemos lo que tenemos, y en el País Vasco no te quiero ni contar. La lucha es una cosa larga y hay que continuar, las apuestas en ambas comunidades están en contra, allí los nacionalismos controlan todo y luchamos contra un pulpo muy grande".

"Sánchez va de sobrado con cuatro votos. Como si entras en el Congreso con 20 euros en la cartera y dices: ¡Champán para todos hasta que se acabe! ¡Si ya se ha acabado! "

Fernando Savater - Filósofo e intelectual

A favor de las penas de cárcel, ya que "era una caso de rebelión clarísimo", pide que "lo más importante es que la sentencia se cumpla. Lo que sería grave es que con subterfugios y con estas condenas, para Navidad estuvieran todos en casa".

Además, el filósofo y escritor compara a las CDR y los que apoyan a los presos catalanes con la banda terrorista ETA. "El separatismo es una forma de barbarie en la democracia, por mucho que los señores del PNV vayan elegantes, es la barbarie porque es ligar la democracia al terruño, es como decir que la democracia depende de si eres hombre o mujer, o de si eres blanco o negro. Lo que pasa esta barbarie algunos la manejan de una manera más educada y otros se la creen de verdad y salen con un cuchillo entre los dientes".

La derecha, como el coco

"Hay gente que dice que lo importante es que no venga la derecha, ¿y por qué? ¿Qué tiene usted mejor? ¿Qué moral o rayo divino ha caído para que todos los de la derecha sean malos?"

En cuanto a los políticos de hoy, Savater tiene para todos, y sin miramientos. "Sánchez es un chulito pero es la parte que me gusta de él, es un tío echado para adelante. Este, hace poco y mete la pata mucho pero por lo menos se atreve a cosas, aunque no sean las que yo quisiera que hiciera. Ha creído y va de sobrado con cuatro votos, es como si entras en el Congreso con 20 euros en la cartera y dices: ¡Champán para todos hasta que se acabe! ¡Si ya se ha acabado! (risas)", comenta, y le prepara otra a Pablo Iglesias: "Parece que no termina de acertar. Este populismo que está con los separatistas, pero quieren demostrar que no, que no son igual que ellos... no se puede gobernar estando junto a los que quieren deshacer el país. No puedes ir a unas elecciones diciendo que eres la solución y estás con este señor que quiere dinamitar el estado de derecho".

Con ideas claras de derechas, o centro derecha para algunos, Savater militó en UPyD y después se pasó al partido de Rivera, donde se presenta cerrando la lista del catalán en Madrid.

- ¿Qué le parece que digan que Casado y Rivera son la misma cosa?

-Casado y Rivera son dos, no la misma cosa. Hay esa obsesión. Hay gente que dice que lo importante es que no venga la derecha, ¿y por qué? ¿Qué tiene usted mejor? ¿Qué moral o rayo divino ha caído para que todos los de la derecha sean malos? Esto son cosas tan ingenuas... y cuando oyes eso de que viene la derecha, como si fuese el coco... a lo mejor es mejor que otros. Había un chiste en la época de la Transición en el que salía un tío arengando a la multitud y decía: Tenéis que elegir, nosotros o el caos. Y todo el mundo gritaba: ¡El caos, el caos!... y decían: Da igual, también somos nosotros (risas). Esto es lo mismo. Si no me votas a mí es la derecha y si lo haces también, porque yo soy lo mismo o peor.

Compartir el artículo

stats