09 de octubre de 2019
09.10.2019

West Side Story, un musical de límites

Esta producción llega a Mallorca el jueves, 17 de octubre, y podrá verse hasta el domingo 20 en el Auditorium de Palma

09.10.2019 | 02:45
Javier Ariano y Talía del Val son dos de los protagonistas del musical.

Se estrenó en el año 1957 en Broadway y aterriza en Mallorca el próximo jueves 17 de octubre. Concretamente, será el escenario del Auditorium de Palma el que acoja esta propuesta. Es West Side Story, una de las obras más representativas del teatro musical. Conserva la partitura original de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim, que ha trascendido los tiempos y culturas y continúa seduciendo a los espectadores de todo el mundo. La historia bebe de la obra de Shakespeare, Romeo y Julieta, pero está ambientada en el Nueva York de los 70, donde dos jóvenes enamorados, María y Tony, se verán atrapados por el enfrentamiento entre dos bandas callejeras (cada uno pertenece a una de ellas), la de los americanos Jets y la de los puertorriqueños Sharks.

La cantante y actriz madrileña Talía del Val interpreta a María –en la piel de Tony se pone su compañero Javier Ariano–, un papel que no fue fácil de conseguir: "El proceso de audiciones fue muy largo, nos hicieron probar diferentes personajes, cantar todas las canciones€ Fue complicado", asegura. De eso ya hace casi dos años, y ahora canta casi a diario encima del escenario desde la voz de María. "Estar dentro de la producción es increíble pero muy exigente. Este es un musical que lo lleva todo al límite", apunta la actriz. Si a esto se le suma la fama de la obra, no es de extrañar lo que cuenta Del Val: "Llevamos todo el verano de gira y la verdad es que siempre viene mucho público a vernos. Al final de la función se ponen de pie y desde el escenario les ves emocionados".

Según la cantante y actriz, esta es una historia que "transmite mucho". Además de la escenografía y de las "increíbles y alucinantes" coreografías, que son las originales de Jerome Robbins, se trata de una historia cruda, cruel y real. "Es la historia de Romeo y Julieta, una historia muy dramática y potente. Creo que la gente se emociona tanto porque está acostumbrada a ver cosas más llevaderas y no tan crudas." Por esta razón, la narración combina escenas más alegres y divertidas, "es que sino sería demasiado".

Otra de las claves de este montaje es que "lo que se cuenta es real, no hay nada de fantasía. Guerras entre bandas, machismo, racismo... Todos estos temas, que están a la orden del día de la actualidad, aparecen en West Side Story. Esto hace que el público lo sienta más cercano", comenta Talía del Val.

Música en directo –casi 20 instrumentistas participan en la producción, exigencia vocal, coreografías envidiables, un equipo humano de unas 80 personas y una historia que no ha dejado de interpretarse sobre el escenario. "Es una propuesta difícil de mover, por esto aprovechamos y estamos unos cuantos días –del día 17 de octubre al domingo 20–. El que venga no se arrepentirá y, a pesar de todo el dramatismo, saldrá feliz del teatro". Palabra de Del Val.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook