09 de octubre de 2019
09.10.2019

Los exoplanetas y la evolución del Universo ganan el Nobel de Física

El canadiense-estadounidense James Peebles y los suizos Michel Mayor y Didier Queloz, premiados

09.10.2019 | 00:30
Los investigadores suizos Michel Mayor y Didier Queloz.

El Nobel de Física reconoció ayer los descubrimientos teóricos en cosmología física y el primer hallazgo de un planeta en órbita alrededor de una estrella similar al Sol fuera de nuestro sistema (exoplaneta).

El canadiense-estadounidense James Peebles y los suizos Michel Mayor y Didier Queloz fueron distinguidos por la Real Academia de las Ciencias sueca "por su contribución al entendimiento de la evolución del universo y el lugar de la Tierra en el cosmos", según el fallo.

Si Peebles es considerado el fundador de la comprensión moderna de la historia del universo y el hombre "que asentó la cosmología en el mapa científico", Mayor y Queloz revolucionaron la astronomía abriendo camino a nuevas teorías sobre los procesos físicos responsables del nacimiento de los planetas.

El miembro de la Academia de Ciencia Ulf Danielsson explicó los detalles del premio, para lo que escogió una buena taza de café con leche y azúcar. Y es que para Danielsson el universo puede crearse en una taza de cristal, a la que fue echando café: "Esta es la energía oscura"; la "cantidad justa de crema, esta es la materia oscura, y ahora una pequeñísima cantidad de azúcar, esta es la materia ordinaria, sobre la que ha girado la ciencia durante miles de años... hasta ahora".

La luz procedente del nacimiento del universo fue capturada por primera vez en 1964 por los astrónomos estadounidenses Arno Penzias y Robert Wilson, premiados con el Nobel catorce años después.

La antena de comunicaciones que construyeron detectaba también un ruido de fondo desconocido que no podían eliminar y que resultó ser la radiación de fondo de microondas, una radiación fósil que actúa de eco del Big Bang y cuya existencia había predicho Peebles.

Peebles se dio cuenta de que la temperatura de esa radiación podía proporcionar información sobre la cantidad de materia creada en el Bing Bang y para saber cómo se desarrolló el Universo desde su primera infancia hasta hoy. Durante dos décadas desarrolló herramientas teóricas y las aplicó para descubrir los componentes más misteriosos del universo: la materia oscura (26 % del universo) -de la que solo se conocen algunas propiedades- y la energía oscura (69 %), esa fuerza que obliga a que las galaxias a apartarse unas de otras cada vez más rápido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook