03 de septiembre de 2019
03.09.2019

El mallorquín Miquel Rayó gana el XVIII Premio Aurora Díaz-Plaja

El escritor y colaborador de Diario de Mallorca ha sido distinguido por su labor de investigación sobre literatura infantil y juvenil

03.09.2019 | 16:53

"Contento y satisfecho", así se mostró el escritor, pedagogo y colaborador de este periódico, Miquel Rayó, después de conocer que ha sido distinguido por la Associació d'Escriptors en Llengua Catalana con el premio Aurora Díaz-Plaja de estudio y divulgación de la literatura infantil y juvenil. Con este galardón se reconoce el conjunto de su obra crítica publicada en el suplemento Bellver de Diario de Mallorca y en su blog personal. Rayó valoró especialmente que se trata de un "reconocimiento a la labor constante, y esto es algo muy importante para una persona que trabaja en cultura y en literatura, en la difusión de la lectura", y aplaudió que esta distinción provenga de sus propios colegas, "cosa que no es fácil", según reconoció. "L'Associació d'Escriptors me honra con un premio de esta categoría", subrayó.

Hace algo más de un lustro que Miquel Rayó deja sus impresiones en Bellver, el cuaderno cultural de Diario de Mallorca. Es en este suplemento donde publica sus comentarios críticos sobre álbumes ilustrados, novelas , relatos o poesía dirigida a jóvenes y niños. Sobre esta labor de difusión el escritor apunta que "es una manera de tener un espacio sobre las lecturas dirigidas a las personas que después serán lectores adultos", y en el que destacar "los libros que se publican para conseguir que los niños lean".

Además de estos artículos, el jurado del premio ha reconocido la capacidad de síntesis de Rayó, una cualidad que ha demostrado en la sección de su blog personal 50 mots sobre..., unas "píldoras que describen personas, obras y maneras de hacer literatura infantil en las que hay conocimento suficiente para hacerlo con dignidad. Creo que he acertado con esta fórmula", resume.

Autor de más de una treintena de obras para público infantil y ganador de premios como el Josep Maria Folch i Torres o el Joaquim Ruira, entrer muchos otros, Rayó confiesa que ya no escribe con tanta intensidad como antes: "Voy haciendo, tengo obra inédita, pero es muy difícil publicar. A lo mejor es que me he vuelto perezoso o que ahora me gusta más leer que escribir", apunta. Reconoce que la producción literaria para niños y jóvenes vive un buen momento, "está consolidada y tenemos muy buena literatura infantil en todas las lenguas del Estado Español y la calidad de la catalana es indiscutible".

Sin embargo, esto no le impide ver que "la cuestión es complicada porque aquí interviene no solo el creador y el lector sino la parte empresarial y editorial. Ha habido una crisis muy fuerte en el sector con la reducción de editoriales", explica. "Hay, por otra parte, una dependencia del sistema educativo y muchos libros todavía se escriben con la ilusión de que las escuelas los recomienden porque es la única manera de que tengan ventas, pero esto tiene un poco de trampa porque el autor se ve impelido a escribir lo que se espera desde la escuela y no desde su libertad creativa", reflexiona.

Premio de Periodismo


La relación de Miquel Rayó con este periódico es larga. Ya en los primeros años 70 formaba parte del grupo que editaba las páginas Por la defensa de la naturaleza y el paisaje, una labor por la que recibieron el Premi Ciutat de Palma de Periodismo. Según explica Rayó, en ese suplemento se escribieron los primeros artículos sobre medio ambiente de una forma moderna, "fue una cosa muy pionera". Este grupo fue el origen del GOB, ya que en él militaban los fundadores y los primeros socios de la entidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook