Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al director de 'Los Japón'

Álvaro Díaz Lorenzo: "Los políticos dan para hacer una telenovela"

El cineasta vuelve tras del éxito de 'Señor, dame paciencia': "La vida hay que tomársela con humor porque te da las hostias cuando ella quiere"

Díaz Lorenzo junto a Dani Rovira y María León.

Díaz Lorenzo junto a Dani Rovira y María León. Julio Vergne

Su carrera como director no es extensa pero sí el éxito de sus películas. Álvaro Díaz Lorenzo (Madrid, 1977) estrenó una nueva comedia española, 'Los Japón', el pasado 28 de junio y ya es la segunda más vista. Tras el éxito de su filme, 'Señor, dame paciencia', que recaudó más de 7 millones de euros, este madrileño criado en Fuengirola y con un fuerte acento andaluz ha vuelto a hacer uso del choque de culturas para sacar una sonrisa a todos los españoles. Con María León y Dani Rovira como protagonistas, el cineasta ha querido mostrar la historia de Paco y de su familia, vecinos del famoso pueblo sevillano Coria del Río, que tendrán que viajar a Japón como únicos herederos tras la muerte del emperador.

Con otra película a punto de estrenar, 'La lista', donde también María León se pone al frente junto a Victoria Abril y Silvia Alonso, en la que tratará, de nuevo desde el humor, la vida de tres hermanas frente al terrible cáncer de mama, el director de 'Café solo o con ellas' ahondará en una parte más dramática que con su último trabajo en una 'road movie' que comenzó a rodar el pasado abril.

Tráiler de la película.

- ¿Por qué esta película?

- 'Los Japón' es la primera película que hago por encargo, el guión no es 100% mío. Me la ofreció Antena 3 y me dijo que querían que le diese mi toque y reescribiera la historia. Me encantó la idea, la reescribí de arriba a abajo, hice como seis versiones y la adapté a mi estilo.

- ¿Esto del choque de culturas no está muy manido?

- La verdad es que sí. Cuando me lo dijeron pensé: "¡Otra vez un choque de culturas!", pero como era en Japón y con la posibilidad de rodar en Tokyo... y con Dani y María la película cogió más importancia. Es verdad que otra vez se hace uso de esto, pero bueno, ¡ya no hago más! (risas). Entiendo el hartazgo del público.

- Después del éxito de 'Señor, dame paciencia', ¿da vértigo meterse con algo nuevo?

- No, como lo pienses mucho... yo tenía otro guión para hacer, se puso por medio 'Los Japón' y no lo piensas, lo haces lo mejor posible y cuando se estrena esperas que la gente vaya a verlo. Miedo no, si no te acobardas y te pones a pensar en cómo le gustaría al público, a hacer equilibrios, lo que va a gustar y lo que no, y al final ni es algo tuyo, ni gusta a la gente. Hay que pensar en que te guste a ti y esperar que a la gente también. Nunca piensas en los gustos del público porque acabas haciendo algo que no tiene 'ni chicha ni limoná'. Tú haces lo tuyo y el público es soberano y decide.

- ¿Cuándo decidiste que lo tuyo era la comedia?

- Terminé Periodismo con 22 años y me empezó a picar la curiosidad del cine y me fui a hacerlo a Inglaterra. Me llegó tarde, no me pasó como a esa gente que lo sabe desde pequeña. La comedia es lo que más me gusta, aunque 'La lista' es más tragicomedia.

- En cuanto al mundo del cine en la actualidad, ¿cómo ves la revolución de las plataformas?

- Me parece muy bien porque hay más maneras de ver las películas, más trabajo para todos. Al final hay que ajustarse. Lo que ha pasado siempre, cuando salió el DVD, por ejemplo. A mi me encanta, es otra oportunidad, tanto para directores jóvenes, gente que lleva pocas películas como yo o grandes maestros. Cuanto más trabajo haya mejor, más cine se hace, más variedad y el público tiene más opciones. Yo me considero público antes que director, así que tengo HBO y Netflix en casa, o si no me voy al cine y veo un película.

"A través de la comedia se puede hablar de todo siempre que el tema se trate con respeto y sentido común"

Álvaro Díaz Lorenzo - Director de cine

- ¿Crees que las salas acabarán por desaparecer?

- No, no no... podrán cerrar algunas pero el cine no deja de ser un espectáculo con su pantalla grande. Estás rodeado de gente desconocida, todo el mundo se ríe a la vez... se crea una especie de magia. El cine se ajustará, pero las películas grandes de estudios históricos no se pueden ver en un ordenador. El cine como espectáculo no va a morir nunca. Esperemos que no.

- ¿A través de la comedia se puede hablar de todo?

- Siempre que se trate con respeto y con sentido común creo que sí. En 'La lista' hablo sobre el cáncer de mama de una manera optimista y vitalista que me parece que está bien porque se muestra con respeto. Con tacto se puede. Mira 'La vida es bella'. Nadie pensaría que se puede hacer comedia con una historia de nazis. Las ves y dices: "¡Hostia, me estoy riendo pero a la vez estoy llorando!". Este tío es un genio y con maestría, que yo no la tengo pero él sí, se puede hacer todo. Los ingleses lo hacen mucho, se ríen de ellos mismos y se autocritican y hablan de lo que sea con la comedia, son unos maestros.

"La vida es tragicomedia"

- Ahora, con el mundo 2.0, ¿da miedo pasarse y que se te echen encima desde las redes?

- Sí, da miedo, pero si tienes un poco de sentido común y no hieres solo por la gracia... mis redes están desactivadas después de los estrenos porque vivo un poco al margen. Luego hay mucha gente que se mete con todo el mundo, pero como tengo la piel dura me da todo igual. Esto, para la gente súper expuesta, es complicado, yo tengo pocos seguidores.

Una de las imágenes del rodaje del filme 'Los Japón'./ Julio Vergne

- ¿Está de moda lo políticamente correcto?

- Sí, ni una cosa ni la otra, ahora mismo, sobre todo los cómicos que hacen chistes del día a día, deben tener cuidado. A veces no dicen nada y la gente se siente ofendida.

- ¿La vida hay que tomársela con humor?

- Siempre. La vida es tragicomedia, te pasan cosas buenas, cosas malas... cuando te pasa algo malo hay que intentar ver el lado positivo e intentar reír siempre. La vida ya te da las hostias cuando ella quiere. Contra esto no puedes hacer nada y hay que intentar estar de buen humor (risas). Yo no soy así, soy una montaña rusa, a mis amigos que siempre están de buen humor les admiro.

- ¿Alguna vez has vivido un momento terrible y a la vez muy cómico?

- Sí... (risas), cuando rodé 'Los Japón' mi padre estaba malo. Más tarde, unos cuatro meses después, estábamos doblando la película con Dani Rovira y me preguntó por mi chica y mi padre. Me quedé un poco blanco y le dije: "Mi chica me ha dejado hace tres meses y mi padre falleció hace dos". Ahora me río, el pobre se quedó blanco sin saber que decirme, me dio un abrazo. El otro día lo hablamos y nos pudimos reír de eso. El momento era muy triste pero dio en la diana. Se le cambió la cara (risas).

- Tal como está el país, ¿daría para hacer una comedia sobre nuestros políticos?

- Sí, una comedia o una telenovela diaria. Yo siempre pienso que si Saura y Berlanga hubiesen coincidido con los políticos que tenemos, ya habiendo hecho las mejores películas, imagínate ahora viendo el día a día del espectáculo lamentable de los partidos, harían las mejores películas de la historia. Ojalá estuvieran vivos para retratarlos.

- Si tuvieras que hacer un filme cómico sobre Vox, ¿cómo lo titularías?

- ¡Buf! No se, la verdad... (risas).

Compartir el artículo

stats