15 de junio de 2019
15.06.2019
Presentación

La 'Agustina', una 'pastera' y un 'gussi' amarran en el Museu Marítim de Mallorca

Ante la avalancha de yates, propietarios de barcas tradicionales reclaman un espacio para el patrimonio marítimo en los puertos

15.06.2019 | 14:26
La 'Agustina', una 'pastera' y un 'gussi' amarran en el Museu Marítim de Mallorca

El experto en patrimonio marítimo Manolo Gómez explica que el llaüt Agustina, desde este sábado instalado en Ses Voltes, sede del Museu Marítim en Palma, es seguramente anterior a 1970. "La familia que cedió esta barca nos comentó que era anterior. Los papeles de la embarcación son de cuando se llevó a reparar a Palma y están datados en esa fecha", comenta el también presidente de la Associació d'Amics del Museu Marítim de Mallorca. "Ahora tenemos que investigar un poco más y tratar de averiguar la fecha de construcción de este singular llaüt que proviene de Cala Figuera", agrega.

Esta barca de madera más una pastera de remos y un gussi de los años 60, provenientes las tres de las cuevas del Castell de Bellver, donde estaban custodiadas, han sido presentadas este sábado ante más de 50 personas, que han atendido las explicaciones del director del museo, Albert Forés. La pastera estaba plastificada, en estado precario. Después se recuperó. Del gussi se llevó a cabo una rehabilitación arqueológica.

"Cuando este edificio [Ses Voltes] era militar, ya se decía que debía acoger el futuro Museu Marítim. Han pasado 41 años desde aquella declaración de intenciones y esta misma semana se ha firmado un convenio entre el Ayuntamiento de Palma y el Consell para que este espacio acoja esta institución pública consagrada al mar y su patrimonio", explica el responsable del museo. Otro de los hitos del centro es empezar a visibilizar las barcas tradicionales de Bellver, una veintena de embarcaciones recuperadas desde principios del 2000 para evitar su desaparición. De momento, se ponen en exposición tres, que serán restauradas en vivo y en directo a partir del viernes día 21 por los mestres d'aixa del Consell. Todo este patrimonio marítimo será el que apuntale el discurso museográfico de Ses Voltes.

En torno a las barcas, se exponen imágenes del fotógrafo mallorquín Nico Martínez, que retrata la vida de las embarcaciones que no han podido salir de las cuevas de Bellver.

Tras las alocuciones de los expertos, los asistentes a la jornada de patrimonio marítimo participaron en el mapeo de las embarcaciones tradicionales que todavía se conservan en la isla. Señalaron en un gran mapa de la isla las barcas que conocen y dónde están situadas. "Según el último catálogo patrimonial marítimo, de 1.500 barcas en los 2000 se han pasado a unas 500 en 2019", calcula Forés. Una pérdida considerable de patrimonio. En estos momentos, se está actualizando y visibilizando ese catálogo. 

Una de las reclamaciones del sector marítimo de la isla, en parte presente en la actividad de esta mañana, es que pueda reservarse un espacio para embarcaciones tradicionales en los puertos, cada vez menor debido a la presión de los yates y barcos modernos recreativos y el elevado precio de los amarres. "Un jubilado que tiene un llaüt y cobra una pensión no puede pagar 400 euros al mes por tener la barca en el puerto", explica Jaume Amengual de la Associació Alzinaires. Esta expulsión de los muelles es una de las problemáticas denunciadas por la asociación. "En Cala Gamba por ejemplo, aplican una fórmula que funciona. Si participas en las regatas que organizan, te devuelven el 50% de lo que has pagado por tener la barca en el club", detalla Amengual.

Por otra parte, desde el departamento de Medio Ambiente del Consell, en concreto los mestres d'aixa, empezarán a trabajar en la parametrización de las diferentes embarcaciones tradicionales, con el fin de documentarlas bien y poder subir toda la información en una web pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook