Anglada Cerezuela, el dúo que desde hace tres años forman Jaime Anglada y Carolina Cerezuela, cantante además de actriz, ha firmado dos discos desde que la idea de grabar juntos "sucedió, no surgió". Ahora presentan Detrás del corazón, el trabajo que toma el relevo de Manzana de caramelo, con un puñado de canciones compuestas para ser interpretadas a dúo, temas para "escuchar en la oficina" o leyendo; reggaeton "para venirte arriba" o música para "viajar con ella".

P Hasta 2016 conocíamos la trayectoria musical de Jaime, pero de Carolina solo conocíamos la interpretativa. ¿Cómo surgió la idea de trabajar juntos?

R Anglada: La verdad es que no surgió. Sucedió. Sucedió porque cuando a mí me piden que escriba una canción para que la cante Carolina nos conocemos y ahí aparece lo que nosotros llamamos la serendipia. Entonces nos caemos muy bien y vemos que lo que sucede es bonito y nos divierte. Nos conocemos en febrero de 2016 y en octubre ya habíamos grabado nuestro primer disco, Manzana de caramelo, que sale en marzo de 2017.

Y en febrero de 2018 nos vamos a Nashville a grabar nuestro segundo disco, Detrás del corazón, del que estamos hablando ahora. En este periplo nos hemos ido conociendo y después de muchos momentos maravillosos y algunos difíciles como amigos, empresarios, músicos y artistas, tenemos más ganas de seguir escribiendo canciones, subiéndonos a escenarios y dedicar tiempo a gente como tú para contarles nuestra historia musical.

P Echando la vista atrás, ¿qué recuerdan de aquellos inicios?

R Cerezuela: La sencillez, la adrenalina con la que surge un poco todo. Un proyecto en cualquier profesión es: "Venga, vamos a hacerlo", "venga, vamos a buscar una persona que lo pueda hacer". En este caso en el que Jaime quería hacer un dúo fue: "venga, pues voy a buscar la persona". O podía haber decidido "oye, quiero dejar la interpretación y quiero cantar ya". Pero es que realmente todo surge. Es la sensación de que la vida te pone un tren delante que no has buscado, que aparece de una manera muy casual, muy orgánica, muy sencilla. Cuando echas la vista atrás, dices: "Caray. Todo lo que hemos hecho siendo conscientes de que lo hacíamos, pero sin realmente dar valor a lo que estábamos haciendo". Son ya dos discos cuando realmente hay gente que lo tiene que pelear y que realmente es muy difícil.

P Con todo este bagaje, ¿qué diferencias hay entre su primer trabajo, 'Manzana de caramelo', y este 'Detrás del corazón'?

R Anglada: Lo que acaba de contar Carol: la experiencia y conocernos más. Y el tener la seguridad de saber hacia qué dirección musical y de qué manera queremos que nos vean y queremos nosotros expresar nuestras canciones. Mira, muchos artistas dicen que no quieren escuchar su primer disco. En los primeros discos siempre hay mucha inocencia, mucha imprudencia, pero en este Detrás del corazón hay mucha seguridad, creo que queda claro lo que queremos hacer y cómo lo queremos hacer.

P En este segundo disco, el segundo single fue la versión de 'Me quedo contigo' de Los Chunguitos. Justo fue el momento en que también Rosalía en los Goya sorprendió con su versión. No sé si tuvo algo que ver o ya era algo previo.

R Anglada: Primero queremos decir que creo que todavía faltan muchas versiones por hacer de esa canción porque nos parece una canción preciosa. De la misma manera que nos parece a nosotros le ha parecido a Rosalía, o en su momento a Antonio Vega, o a María Rodés, o a Manu Chao. Ha sido versionada por mucha gente. Hace un año estábamos grabando esta canción en Nashville, lo que pasa que a nosotros no nos invitaron a Los Goya ni nos dieron la oportunidad de poder cantar una canción del cine español. La verdad es que coincidió y nos encanta que se sigan haciendo versiones, sospechamos que la gente cuando escucha esta canción quiere versionarla y hacerla suya.

P¿A qué público se dirigen? ¿Quién llena sus salas de conciertos?

R Cerezuela: Nos dirigimos a todo el público que quiera escuchar música, que quizás escucha otro estilo pero quiere abrir nuevos horizontes. La gente que acude a nuestros conciertos va desde los veinte años hasta entrados los cincuenta. Nuestras letras hablan de historias de amor, de echar de menos, de emociones y de sentimientos y cualquier persona que en algún momento de su vida haya sabido o sepa lo que es echar de menos, sepa lo que es querer y sepa lo que es una relación de pareja se siente identificada.

P ¿Qué dirían a quien no conoce su música?

R Cerezuela: ¡Pues que la escuchen! La verdad es que hay música para tener de fondo, cuando estás en la oficina, trabajando, hay música para cuando estás leyendo un libro, música para irte de marcha y el reggaeton para venirte arriba en la playa con tus amigos. Y luego, música para escuchar, para viajar con ella, para identificarte con las canciones. Y creo que esa es nuestra música.

P En plena gira y promoción de este segundo trabajo, ¿cuáles son sus planes de futuro?

RAnglada: No tenemos límites. De la misma manera en que empezamos, todo lo que suceda lo queremos. Por supuesto, queremos que todo lo que pase sea bueno para nosotros y para los nuestros, y para todo el mundo, pero al final no tenemos límites. Nosotros no condicionamos la música, ni condicionamos al público, ni condicionamos los lugares. Queremos que suceda, queremos cantar.

P¿Quiénes son sus referentes musicales?

R Anglada: Nosotros somos muy fans de la canción de autor en español y también somos muy fans (que por eso nos fuimos a Nashville a grabar nuestro segundo disco) de la canción de autor americana. Hicimos con esa mezcla el conjunto perfecto para nosotros. Pero nos gusta mucho la música de autor, y sobre todo de autor con guitarra.

P ¿Qué les parecen concursos como 'Operación triunfo' y similares?

R Anglada: Operación triunfo o programas del tipo talent show ya están celebrando su vigésimo aniversario. No lo sé, nosotros al final somos unos románticos de la canción, de la música. Tenemos que adaptarnos a los tiempos, creemos que tiene que haber hueco para todo el mundo, por supuesto, si lo hacen desde el corazón y con respeto, pero también ese tipo de talent show lo único que hace es convertir a niños con una ilusión en pequeñas marionetas hasta que ellos más tarde descubren que lo que quieren ser es cantantes. Nosotros queremos escribir canciones y cantarlas, no queremos ser famosos.