15 de mayo de 2019
15.05.2019
Música

Antoni Literes inunda de luz el Teatre Principal

Aarón Zapico lleva la batuta de Forma Antiqva en 'Los elementos', la ópera barroca que se estrena este viernes en la Sala Gran y que cuenta con la dirección escénica de Tomás Muñoz

15.05.2019 | 16:29
Carlos Forteza, Tomás Muñoz, Aarón Zapico y Francesc Miralles posan en el Principal.

El Teatre Principal continúa su misión de recuperar el patrimonio musical mallorquín. Este viernes estrena Los elementos, una ópera armónica de estilo italiano del compositor artanenc Antoni Literes. Se trata de una producción del Teatro de la Zarzuela y la Fundación Juan March que se estrenó el año pasado en Madrid y es un ejemplo paradigmático de ópera de cámara del barroco español. Ahora este título de uno de los compositores mallorquines más universales llega a Palma para inundar de luz la Sala Gran del Principal.

Aarón Zapico llevará la batuta de la orquesta barroca Forma Antiqva mientras que las voces son exclusivamente femeninas con las sopranos Eugenia Boix (Aire), Aurora Peña (Agua), Olalla Alemán (Tierra), Soledad Cardoso (Aurora) y Lucía Martín-Cartón (Tiempo), además de la mezzosoprano Marifé Nogales (Fuego). El elenco se completa con el bailarín Rafel Rivero que encarna a la figura del Sol.

Bajo la alegoría de los cuatro elementos, Literes trasluce claves históricas y políticas con la Guerra de Sucesión. "Cuando la compuso se produjo la victoria de Felipe V. Todo el mundo esperaba la llegada del sol (el nuevo rey) tras la Guerra de Sucesión", desgrana su director de escena Tomás Muñoz que admite que "la obra no es nada convencional, se sale del terreno operístico". La propuesta de Muñoz respeta las claves escénicas de aquel periodo de esplendor compositivo en España, dándole un enfoque de la importancia de la defensa de nuestro medioambiente.

Manuscrito

Por su parte, el director musical especifica que la partitura de Los elementos es típicamente barroca. Su manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional de España y tiene 57 páginas. Aunque en la portada de la partitura figura la palabra "ópera", la falta de acción dramática hace pensar que la obra está más cercana a otras formas escénicas como la danza, la cantata o el auto sacramental de Calderón de la Barca que a una ópera de estilo italiano. Zapico confiesa que "la partitura de Los elementos es muy abierta". "Las decisiones que van más allá de las notas son responsabilidad del intérprete. Por ello, no somos meros recreadores de Los elementos, somo creadores de su música". Con una producción 100% española, la batuta alaba "la valentía" del Teatre Principal de arriesgarse y apostar por un repertorio que no es tan conocido y tampoco tiene tanta facilidad de venta como un Don Giovanni. "El gran problema de la música antigua es su etiqueta. En Los elementos hay luz mediterránea y un aire italiano. Habla de afecto, pasiones, emociones€ En estos 300 años no hemos cambiado. Si hay espectadores que por primera vez acuden a una ópera barroca, tendrán una experiencia gratificante", destaca.

"Es una música muy cálida", añade el director de escena, que no entiende por qué es tan difícil programar una ópera barroca. "En la música de Literes permanece este aire tan mediterráneo". Reconoce que "el argumento puede ser complicado" porque recurre a personajes alegóricos pero acto seguido admite que "es fácil de comprender porque propone un mundo de armonía". "Así como describe los elementos, la música es muy expresiva. Literes tenía un sentido escénico muy intuitivo", razona Tomás Muñoz que recuerda que la puesta en escena está pensada por un salón aristocrático. Por ello, "la escenografía alude a la arquitectura de un interior clasicista y la orquesta no se oculta al público, sino que permanece visible en el escenario, lo que permite apreciar la mezcla de instrumentos italianos y otros específicamente españoles como las castañuelas o la guitarra".

Los elementos de Antoni Literes se estrenará en el Teatre Principal este viernes a las 20 horas y se repetirá la función el sábado a la misma hora. Con una duración de 75 minutos, esta ópera de Literes también llegará a los estudiantes de secundaria con la función matutina del viernes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook