29 de abril de 2019
29.04.2019

El poeta Andreu Vidal, más vivo que nunca

Una gran exposición recuerda, gracias a la recopilación de mucho material, todas las facetas el poeta mallorquín, que murió a los 39 años en 1998

29.04.2019 | 15:22
El poeta Andreu Vidal, más vivo que nunca

Mañana se inaugura (19.30 horas), por fin, la exposición Andreu Vidal. Restar per sempre en la cosa mirada, dedicada al poeta de Palma que falleció el 20 de agosto de 1998 con tan solo 39 años. La muestra puede verse en el Centre Cultural La Misericòrdia, desde mañana al 8 de junio. Por fin, porque el proyecto expositivo más importante para rendirle homenaje no encontraba, hace unos meses, ni financiación ni espacio públicos que lo impulsaran. El proyecto se ha realizado, finalmente, a través de la Fundació Mallorca Literària, entidad que depende del Consell.  

La idea de dedicar una exposición a Vidal nace cundo el artista Jaume Salvadiego enseña a Magdalena Aguiló, comisaria de la muestra y gran amiga del poeta, el material, las obras, que tiene y que ha realizado a partir de un conjunto de objets trouvés e inspirado en poemas del mallorquín.

Aguiló recuerda que ahí comenzó su andadura descubriendo –o redescubriendo– la relación que Vidal tenía con otros artistas y también con otras artes, más allá de la poesía, pues en la exposición se destaca su carácter polifacético. El listado de personas con el que el poeta colaboró es generoso e interesante: Lluís Juncosa, Miquel Barceló, Ramon Canet, Andreu Terrades, Rafel Joan, Taller Llunàtic o Pere Pla.
 

Además, una parte de Andreu Vidal. Restar per sempre en la cosa mirada, está dedicada a obras que han inspirado sus poemas: Carnatge, el poemario de Pau Vadell inspirado en el poema Lisèrgia; o poemas musicados por diferentes conjuntos, como Llunàtiques, Massutí i els Zeromonstres y Miquel Serra i Joan Serra, entre otros, que se pueden escuchar en la instalación.

La comisaria agradece la disposición y colaboración de todas aquellas personas que han aportado material para que la exposición sea muy completa. El recorrido consta de tres ambientes, separados en tres plantas. En la planta baja se encuentra la Casa del poeta, con publicaciones del autor, su relación "intensa" y "artísticamente correspondida" con Rafel Joan, la cantina del bar Paris-Texas, así como las colecciones de La Musa Decapitada, la revista Blanc d'Ou o la Editorial Tafal, proyectos que impulsó el poeta o en los que colaboró muy activamente.

En la primera planta se pueden ver algunos elementos de diseño gráfico que trabajó Vidal, como la revista Latitud 39 o colaboraciones con artistas; también carpetas litográficas y sus experimentos con la fotografía.

En la segunda (y última planta) es donde están las obras artísticas que ha inspirado la figura y los poemas de Andreu Vidal después de su muerte. "Seguro que hay mucho más, pero en algún momento teníamos que parar", comenta Magdalena Aguiló.

Para ella, preparar la exposición ha sido, en algunos momentos, emocionalmente complicado. "Andreu Vidal era una persona muy especial, estaba en contra de la cultura oficial. Podía parecer una persona algo brusca, pero era tiernísimo. En Barcelona le adoraban. Mientras preparaba la exposición, en ocasiones pensaba qué me diría él sobre esto que hemos montado. Pero yo creo que ser recordado es impotante", apunta. Aguiló considera que aunque su vida fuera breve, su legado poético fue "veritablemente significativo en el conjunto de la literatura catalana de la segunda mitad del siglo XX".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook