Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Pablo Carbonell

Pablo Carbonell, contra la corrección política: "Sin chistes la sociedad se crispa"

El músico y humorista publica su primera novela, 'Pepita', y prepara la gira de reunión de 'Los Toreros Muertos'

Pablo Carbonell está de gira con Los Toreros Muertos.

Pablo Carbonell está de gira con Los Toreros Muertos. DANIEL TORTAJADA

Pablo Carbonell sigue montado en el tiovivo del espectáculo. Y no quiere bajarse. Música, cine, televisión... Y en los últimos años literatura. Carbonell acaba de publicar 'Pepita' (Editorial Destino), la descacharrante historia de una mujer que trata de sacar adelante a su particular familia. Además, saca tiempo para reunir de nuevo a 'Los Toreros Muertos', la peculiar banda 'punk' de los 80 con la que su líder se dio a conocer en el Madrid de la Movida. "Haz lo que te dé la gana y sé libre. Ese es el mensaje que está en todo lo que hago", dice este polifacético artista, preocupado por el "neofundamentalismo" y la "corrección política" que están provocando, a su juicio, que "la libertad de expresión está en peligro".

La protagonista de la primera novela de Carbonell es una "heroína, profundamente digna, y muy hermosa por dentro y por fuera", la define el autor, que tira de su marido y de su hijo -dos hombres algo desesperantes- en un contexto difícil, un pueblo devorado por la crisis tras el cierre de la mina que sustentaba la economía local. "El punto de partida fue una visita a las minas de Río Tinto en Huelva", explica. Con una 'fiebre del oro' inventada como excusa, Carbonell teje una historia repleta de humor en la que Pepita pone las únicas gotas de cordura.

La irreverencia ha formado siempre parte de toda la trayectoria artística del humorista gaditano. EFE

Hace tres años, Carbonell publicó su primer libro, 'El mundo de la tarántula', que recopilaba sus recuerdos de una carrera artística con múltiples caras. "Hacer mis memorias fue más fácil porque, sorprendentemente, tenía buena memoria. Y aquí he tenido que inventármelo todo. Es una novela con humor. Me ha costado más pero me he reído más", dice Carbonell.

El músico está también de actualidad por el relanzamiento de su banda, 'Los Toreros Muertos', el inclasificable grupo con el que Carbonell circuló por los escenarios en los años 80. Canciones como 'Mi agüita amarilla' volverán a escucharse en la escueta gira 'Estruendo folclórico', que incluirá conciertos el mes de abril en Cáceres, Badajoz, Huelva y Madrid. Como avanzadilla de la gira, la banda ha presentado también el videoclip de un nuevo tema inédito, 'La siesta':

El nuevo videoclip de 'Los Toreros Muertos' se titula 'La siesta'. YouTube

"Seguimos siendo unos 'punks' que emplean el vals, la rumba, el pasodoble... El espíritu iconoclasta permanece. Tenemos un concepto circense de la música. Nuestra idea es pasárnoslo bien sobre el escenario", dice Carbonell, que siempre busca el componente "lúdico" en todo lo que hace. "Al fin y al cabo lo que intento en todo lo que hago es pasármelo bien. Mi mensaje es 'haz lo que te dé la gana y sé libre'", resalta. Mucha de su trayectoria se resume en pisar distintos terrenos con valentía y una mirada irreverente. Pasados los años, Carbonell confiesa que se siente "un poco intruso". "Le he echado morro a casi todo. Con cuatro acordes monté un grupo. He sido una persona autodidacta y eso me ha generado algú complejo, pero creo que mi propia ignorancia me ha ayudado a caminar".

'Pepita', de Pablo Carbonell

La primera novela de Pablo Carbonell es "un viaje entre el humor surrealista y la dignidad humana", destaca la editorial Destino en su presentación. Una trama en la que el auténtico valor lo encarna su protagonista, Pepita, que no se dejará llevar por la codicia que guía al resto de personajes.

El humor gamberro de 'Los Toreros Muertos' le sirve a Carbonell para reflexionar sobre el estado del humor en España y los límites que desde algunos sectores sociales se pretende dibujar. "Hay muchas canciones de aquella época que ahora mismo no se podrían cantar. Entonces sí se permitió porque estábamos disfrutando de la gran fiesta de la libertad de expresión. Había mucho optimismo y ganas de pasarlo bien. El mundo cenizo no estaba bien visto", destaca Carbonell, preocupado por lo que considera un ascenso del "neofundamentalismo" y la "corrección política".

"La libertad de expresión está en peligro dada la cantidad de ofendidos, a derecha e izquierda, que están atacando la agudeza del sentido del humor. A una opinión se la rebate con otra, no con insultos ni amenazas judiciales. Además, ahora tenemos unos políticos más mediocres, que se dedican a tirarse los trastos a la cabeza con muy mal estilo", dice el humorista, que cree que "sin chistes y sin el desahogo del humor, la sociedad se va crispando hasta llegar a una neurosis colectiva".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats