23 de marzo de 2019
23.03.2019
Arte

Art Palma Brunch: El arte se alía con el llonguet

La alianza de las galerías con la alta cocina consolidan esta cita cultural, que cierra su 15 edición con la mayor acogida de público

23.03.2019 | 17:25

Llonguets y arte forman un buen tándem. Ha quedado claro esta mañana con el Art Palma Brunch, una iniciativa de las galerías que han querido recuperar la esencia gastronómica de esta fiesta cultural. Y han encontrado unos aliados perfectos: el llonguet y los cocineros de Chefs(in), que han elaborado auténticas creaciones culinarias para degustar entre pinturas, instalaciones, esculturas y proyecciones.

De hecho, no solo se ha potenciado el componente culinario, también los proyectos expositivos que en este Art Brunch han servido propuestas de lo más interesantes. Precisamente, muchos galeristas han reconocido que en general todos los esfuerzos se destinan a la Nit de l'Art pero ahora también han dedicado parte de su energía a potenciar esta cita que aúna arte y gastronomía como reclamo de los ciudadanos una soleada mañana de sábado.

¿El resultado? "De diez", como ha confesado el alcalde Antoni Noguera, entre galería y galería. El Art Palma Brunch se consolida y esta edición se ha saldado con la mayor acogida de público en sus quince años de vida. "Hemos dado con la fórmula ideal para que todo el mundo pierda el reparo a la hora de entrar en un galería de arte. Eso ha sido posible gracias a algo tan representativo como el llonguet", ha confesado el presidente de la asociación Art Palma, Frederic Pinya.

Unos dos mil llonguets han entrado esta mañana en las galerías de Art Palma, que organiza desde hace quince años esta fiesta cultural. Una decena de hornos de la Associació de Forners i Pastissers han elaborado este símbolo gastronómico de Ciutat para que los cocineros de Chefs(in) como Andreu Genestra, Pau Navarro, Ariadna Salvador, Adrián Quetglas, María Solivellas, Andrés Benítez, Jaume Comas, Xesc Reina, Joan Marc o Tomeu Arbona crearan auténticas exquisiteces para degustar junto a la cerveza Rosa Blanca.

El chef con una estrella Michelin, Andreu Genestra, se ha aliado con las pinturas y esculturas que, bajo los valores del dios Jano, Tomeu Ventayol ha presentado en Aba Art Lab. "Como el arte es reivindicativo, hemos preparado un llonguet reivindicativo. El arte te tiene que impactar y este llonguet es un bomba dentro de la boca", ha explicado el chef que ha preparado uno de marinada de cordero con tartar de aceituna negra.

Adrián Quetglas, que también brilla en la galaxia Michelin, es de los que defienden que el arte y la gastronomía están más que relacionados. "La gastronomía no es tan libre como el arte pero cuando emplatamos parece que estamos haciendo auténticos cuatros", ha reconocido mientras servía en la Fran Reus su llonguet de cerdo negro ahumado con crema de queso mahonés, vinagreta de higos secos y setas confitadas. Una creación culinaria que se servía junto a El protagonista es el fuego de Abel Jaramillo y la Isla Bonita de Bel Fullana, que ha plasmado en la galería del Passeig Mallorca su particular caricatura del turismo de sol y playa.

Adentrarse en la Maior ha sido una verdadera experiencia visual dominada por la luz y la voluptuosidad del color de las pinturas de José Manuel Broto. Sus coloridas piezas de Geologías se saboreaban con el llonguet de lengua de ternera con alcaparras, obra de Clandestí. "Es una iniciativa maravillosa porque la gastronomía también es arte, es cultura", dejaba claro Ariadna Salvador.

La música ha invitado a los ciudadanos a adentrarse en la Pelaires, que han podido saborear los dibujos de Es ir a de Raúl Domínguez junto a las distintas interpretaciones del paisaje que Carsten Fock, Absalon Kirkeby y Troels Sandegaard han plasmado para esta colectiva del CCA Andratx en colaboración con el centro artístico de Federic Pinya. Todo ello regado con el brunch de María Solivellas, una estopeta d'arengada.

La instalación Binario de Nicoletta Mantoan y Alejandro Dumon Estrades ha sido una de las grandes atracciones de este Art Palma Brunch. Las piezas exhibidas en la Pep Llabrés se han complementado a la perfección con el "cubano" obra de Jaume Comas del Restaurant Santi Taura. Xesc Reina ha sido el encargado de dar el toque sabroso al Jardín de ruinas que Tomás Pizá ha llevado a la Xavier Fiol. "La apuesta por aunar gastronomía y arte ha sido un éxito. Ha sido el Art Brunch más frecuentado. Desde las 11 tengo la galería llena de visitantes", ha reconocido Fiol. "La parte gastronómica ha hecho circular a la gente, en otras ediciones se quedaba más estancada en un sitio", ha añadido el artista.

En Addanya, el Small World de Juan Uribe ha ido de la mano de Tomeu Arbona mientras que la colectiva As far as the forest is de Astha Butail, Sunil Padwal y Sudarshan Shetty en la Kewenig ha encontrado en Joan Marc su aliado perfecto con el llonguet de hummus, aceituna pansida y escalivada, un reclamo para los vegetarianos amantes del arte. Vasco Araujo ha dialogado en la Horrach Moyà con la creación de sepia y sobrassada de Andrés Benítez. Finalmente, la Gabriel Vanrell ha presentado a Antoni Clavé & Manolo Valdés en este Art Brunch que ha permitido a los ciudadanos degustar el arte a través del talento de la alta cocina mallorquina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook