16 de enero de 2019
16.01.2019
ULTIMA HORA
'Dolor y Gloria', entre las candidatas a representar a España en los Oscar 2020
Arquitectura

El Life Reusing Posidonia del Ibavi en Formentera, seleccionado para el premio de arquitectura Mies Van Der Rohe

El jurado nomina a las viviendas sociales diseñadas por Carles Oliver al prestigioso galardón

16.01.2019 | 14:06
El Life Reusing Posidonia del Ibavi en Formentera, seleccionado para el premio de arquitectura Mies Van Der Rohe

Las 14 viviendas sociales del Ibavi en Sant Ferran del Life Reusing Posidonia que firmar Carles Oliver han sido seleccionadas por el jurado del prestigioso premio de arquitectura Mies Van Der Rohe como candidatos al galardón junto a otras 39 obras más. El Life Reusing Posidonia es un proyecto laureado que con apoyo de Europa permite que la construcción sea habitable, sin rastro de destrucción ecológica, al haber conseguido reducir en un 75 por ciento el consumo de energía, provocar un 63 por ciento menos de contaminación, un 50 por ciento menos de residuos y un 60 por ciento menos de consumo de agua. Estas catorce viviendas ya son una realidad habitada y en Palma se hace un proyecto similar en la calle Regal de Son Gotleu.

El jurado del Premio Mies Van der Rohe ha seleccionado 40 obras que destacan las oportunidades y las tendencias de la arquitectura actual en el territorio Europeo, es decir, reutilización, adaptación, vivienda y cultura. Las obras seleccionadas se encuentran en 17 países europeos. Seis de los proyectos nominados al galardón son españoles y por primera vez se elige uno de Sant Ferran. En la selección, domina el programa de Cultura con 15 obras de museos, centros culturales, teatros o auditorios. Otros seis tienen que ver con educación como escuelas o edificios universitarios. Cinco son obras de vivienda colectiva, tres de construcciones de uso mixto, dos de carácter industrial y otras dos de viviendas individuales. El resto tienen que ver con salud, infraestructuras, oficinas, deportes, urbanismo y bienestar social.

La presidenta del jurado, la arquitecta Dorte Mandrup, reconoce que es "muy refrescante ver cómo el debate arquitectónico se mueve por Europa, cambiando su centro de discusión de un lugar a otro a lo largo de los años. Esto mantiene viva la arquitectura". "Las 40 obras destacan una nueva agenda que pide nuevas formas de pensar. La excelencia y la habilidad son inherentes en todos los proyectos, pero esto no es suficiente; es necesario que también tengan un impacto y hagan que los mismos arquitectos piensen de manera diferente sobre la profesión".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook