07 de diciembre de 2018
07.12.2018

La UIB no habla en lenguaje inclusivo

La universidad balear no tiene todavía una guía para el uso no sexista de la lengua "por un desacuerdo con Filología Catalana"

07.12.2018 | 02:45
La UIB no habla en lenguaje inclusivo

El Institut Balear de la Dona elabora informes sobre las leyes

  • El IBdona elabora informes de impacto de género de las leyes, decretos y normativas del Govern. Uno de los aspectos revisados es el lenguaje, que debe cumplir con las medidas recogidas en el manual autonómico para el uso no sexista del lenguaje. La última revisión de este documento se ha hecho este año.

    El Ayuntamiento de Palma está elaborando en estos momentos su propia guía de recomendaciones con la participación de Igualdad, la ayuda del equipo de Comunicación y los Servicios Lingüísticos.

La Real Academia de la Lengua no es la única institución que rechaza los intentos del feminismo para construir un lenguaje inclusivo. En Mallorca, también hay organismos públicos, como la UIB, que invitan a no confundir género con sexo y que reafirman que el masculino genérico es la forma correcta, inclusiva de los dos sexos, "y que su uso no puede ser considerado de ningún modo como lenguaje sexista o discriminatorio". "El masculino genérico debe usarse de manera sistemática para referirse a cualquier colectivo de hombres y mujeres: los profesores, los alumnos, los estudiantes... No se han de usar las formas dobles (los profesores y las profesoras) ni palabras abstractas que puedan llevar a confusión", recoge la Declaració sobre el gènere gramatical, aprobada por la Comissió Tècnica d'Assessorament Lingüístic (CTAL) del departamento de Filología Catalana de la UIB, un documento aprobado por unanimidad el pasado 16 de abril de 2018.

Desacuerdo con los filólogos

La profesora y directora de la Oficina per a la Igualtat d'Oportunitats entre Dones i Homes de la universidad balear, Esperança Bosch, asegura que la UIB es de las pocas instituciones académicas de la Xarxa Vives que no posee un protocolo de lenguaje inclusivo "por un desacuerdo con el departamento de Filología Catalana". Por ejemplo, la UAB cuenta con una guía al respecto desde el año 2011. "Se ha creado una comisión sobre la cuestión para acercar posturas y llegar a aprobar un manual con medidas tal y como tienen las principales administraciones de la isla: el Govern y el Consell, además de casi todas las universidades españolas", apunta. "Este tipo de manuales son una exigencia de la Ley de Igualdad", agrega. "Creo que conseguiremos llegar en 2019 a un acuerdo para publicar el protocolo, pero sigue habiendo resistencias", confiesa.

A título personal, la lingüista del departamento de Filología Catalana Maria del Mar Vanrell asume la argumentación más científica, la que sostiene que la forma masculina ya es inclusiva per se, "pero también hay casos en los que puede excluir". "Por ejemplo, si decimos 'catedráticos', ¿qué es lo primero que nos viene a la mente? ¿O si decimos 'empresarios' e 'investigadores'? Probablemente, hombres. Porque el 80% de estas profesiones son hombres. Es cierto, de todos modos, que lo que hará que tengamos una interpretación masculina o femenina es el contexto, argumenta. Vanrell considera que hacer uso del desdoblamiento para visibilizar la cuestión de género puede ser muy útil en situaciones donde hay una clara intención por visibilizar a la mujer porque está en minoría. La profesora también es partidaria de usar otras fórmulas inclusivas, como "alumnado", "pero no siempre funcionan". La lingüista va incluso un poco más lejos y opina que es necesario erradicar fórmulas del tipo "Brad Pitt llegó acompañado por su mujer Angelina Jolie".

'Portavoza'

En cuanto a usos informales de términos como 'portavoza', opina que es una utilización que se hace por "pura provocación" y para visibilizar la existencia de un problema, "no por ignorancia". "Lo que pasa es que se aprovecha lo de portavoza para cargar contra el movimiento feminista", opina. Para Vanrell, el debate podría ampliarse a un tercer género, el no binario (reivindican el pronombre elle y la terminación -e), "que designaría a quienes no se sienten identificados ni con el masculino ni con el femenino".

Desde el departamento de Filología Hispánica, también hay opiniones diversas. Están las de quienes defienden las tesis estrictas de la RAE, publicadas por este periódico a raíz de la presentación del Libro de estilo de la institución, algunas intermedias y otras en contra.

Visibilizar con el desdoblamiento

La profesora de Sintaxis Ruth Miguel explica que el masculino plural incluye, en teoría, referentes de los dos sexos. "La práctica es otra cosa: lo que hacemos con la lengua, cómo pensamos y cómo la moldeamos va más allá de patrones teóricos. Se han hecho estudios en los que se ofrecían una serie de masculinos plurales a diferentes personas: cuando se decía 'los políticos' o 'los empresarios', nadie veía mujeres en ese plural, aunque lingüísticamente nada lo impide. En consecuencia, en muchos casos será necesario que las mujeres que forman parte de esos plurales sean visibilizadas; la lengua dispone de muchos mecanismos para ello. Por ejemplo, se puede utilizar la duplicación, aunque moderadamente, ya que es antieconómica y sobrecarga el discurso; se pueden utilizar colectivos como 'el alumnado', 'el público' o sustantivos epicenos como 'personas'", comenta. "Pienso que se puede usar el masculino plural pero su uso necesita de un contexto que lo desactive, es decir, que subraye su categoría de inclusivo", continúa. "Es decir, si comenzamos un discurso diciendo 'los profesores y las profesoras', y después utilizamos 'el cuerpo docente' será más sencillo que un masculino plural como 'los profesores' se interprete como inclusivo y se vea en él también a las mujeres", indica. "De lo que no soy partidaria es de crear plurales ajenos a la lengua española (con x, con @ o en -es). Sin embargo, si se generalizan en el uso y terminan triunfando, habrá que adoptarlos y utilizarlos". "La RAE es una institución de prestigio, pero lo siento, Arturo, lo siento, Víctor, ya no es la única. Hay otros depositarios del prestigio lingüístico que también tienen cosas que decir. Y, finalmente, estamos los hablantes, que haremos lo que nos salga del coño", concluye Ruth Miguel.

Abrir el debate

Para Laura Camargo, también profesora de Filología en la UIB, "la mitad de la población se ve invisibilizada en el masculino genérico. Hay fórmulas en la lengua castellana para evitar esa exclusión [cita las mismas que Ruth Miguel o Vadell]. Lo que pasa aquí es que instituciones como la RAE no quieren ir en consonancia con los cambios de la sociedad, eso es algo que tiene que ver con la composición de la Academia: blanco, varón, clase media-alta. Lo he dicho muchas veces, antes habrá una mujer presidenta en España que una mujer dirigiendo la RAE", afirma. "En la UIB hay mucha reticencia a hablar sobre este tema también. Apelan mucho a los principios gramaticales. Me encantaría que los departamentos de Catalana e Hispánica pudiéramos debatir profundamente sobre el tema, dar argumentos no sólo gramaticales y poder hablar de otras cuestiones que hay detrás", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Globos de Oro 2019

Globos de Oro 2019

Conoce los nominados a los globos de Oro, las imágenes de la alfombra roja en directo y novedades de la gala