04 de diciembre de 2018
04.12.2018
Entrevista

Víctor Amela: "Pablo Casado es mi enemigo, quiere lapidar el olvido y taparlo todo"

El periodista pretende arrojar luz y palabras ante el silencio que envuelve los años de guerra y posguerra

03.12.2018 | 23:07
Víctor Amela, ayer, en Palma.

Víctor Amela

  • Periodista y escritor. Ayer habló en CaixaForum Palma de las novelas que le han hecho lector y de lo que le ha hecho escritor. Su último libro, 'Yo pude salvar a Lorca', parte de una frase que le dijo su abuelo en 1970 y de las respuestas a una pregunta que él hizo diez años después

Las casi 500 páginas de Yo pude salvar a Lorca son un homenaje a los dos hombres de la familia de Víctor Amela que participaron en la Guerra Civil: su abuelo materno Manuel Bonilla, del bando de los sublevados; y su tío paterno, Josep Amela, del bando de los republicanos. ¿Un perdedor y un ganador? "No es tan simple", dice el novelista. Por eso escribe: para aportar "luz", "matices" y no dejar que "eso que ocurrió, de lo que no se ha querido hablar, caiga en el olvido".


P Si pudiera estar una hora con su abuelo Manuel Bonilla, quien en 1970 le dijo "Yo pude salvar a Lorca"¿Qué le preguntaría?
R Todo. He tenido que escribir esta novela por no haber preguntado cuando pude. Era tímido y tenía vergüenza. Si le tuviera aquí le preguntaría de todo. Él fue pasador, pasaba a gente del bando republicano al bando sublevado, en Granada. Salvaba a gente católica, de misa que estaba en peligro en el bando republicano. Él era cristiano y ayudaba a estas personas. Ayudando a gente conoció a Luis Rosales, poeta granadino y amigo de Federico García Lorca, a quien protegió en su propia casa. La casa de los Rosales era un lugar seguro para Lorca porque era una casa falangista. En base a lo que sé, imagino que cuando se conocieron, Rosales le pidió a mi abuelo que transportara a Lorca por no poder protegerlo más. Por cinco horas falló el plan. Así que detuvieron a Lorca en casa de los Rosales y lo asesinaron.


P ¿Qué preguntó a sus 20 años?
R En una comida familiar tenía sentado en un lado a mi abuelo de Granada, Manuel Bonilla. Al otro a mi tío paterno, Josep Amela, que con 18 años fue herido en el Ebro y sobrevivió. Que hubieran estado en la guerra impacta y estimula a un crío de 20 años. Les pregunté: ¿Dónde estuvisteis cuando terminó la guerra? Mi tío dijo que le enviaron al penal del Puerto de Santa María, en Cádiz. Y mi abuelo dijo que también le enviaron allí, pero fuera, haciendo guardia, donde estaban los que habían ganado la guerra. Me di cuenta dos personas coincidieron, arrastrados por la guerra, a un mismo lugar, sin sospechar para nada del mundo que 60 años después serían miembros de una misma familia. Después de eso callaron, y yo no pregunté nada más. Fue incómodo. Supongo que eso fue el germen de la novela. Las respuestas me impresionaron.


P La novela no deja de ser un homenaje a estos dos hombres.
Sí. Un homenaje a dos personas anónimas que hubieran quedado en el olvido si no sale un tocapelotas como yo que decide que no, que el olvido aquí no cabe. Y los hago inmortales. Ahora siempre habrá memoria para Manuel Bonilla y Josep Amela. Son de mi familia, pero podrían ser de cualquier familia española. Quiero que la gente se dé cuenta que en su familia hay historias. Mi historia es espejo y reflejo de las demás. Hay que atreverse a conocer.


P Antes no preguntaba por vergüenza. ¿Ahora ya no tiene?
R Más que de preguntar, por explicar esto sí que he tenido momentos de pudor. Pensar que voy a contar que mi abuelito estuvo en la guerra€ con los malos. Los franquistas son los malos, hoy, que juzgamos la Historia. Pero él no se sentía malo, el se sentía con la necesidad de defender algo: la religión cristiana.


P En el libro se refiere mucho a los silencios.
R Si sigo el mandato de no molestar nos abocamos al olvido, y ese es mi enemigo. Quiero que nos contemos lo qué pasó, pero de una determinada manera: con compasión.


P "Son estas cosas tan nuestras, tan españolas, tan de familia y tan alérgicas a la propia memoria las que me empujan a escribir esta novela". ¿A qué se refiere con estas cosas?
R Son el no hablemos de eso. La vergüenza. Esto es desagradable. Algo que yo he oído a menudo, en boca de la generación de mis padres. La generación de mis abuelos vivió el drama. La generación de mis padres es la que dice que hay que olvidar todo. Y mi generación es la que está publicando libros a la desesperada. Cristina Fallarás, Manuel Vilas, Miguel Ángel Hernández€ Muchos. Los nietos de la guerra necesitamos contar. Y obtener respuestas. El proceso es catártico, divulgativo. La dificultad hace más valiosa la respuesta. Si hubiera sido más fácil, si lo hubiera preguntado todo a mi abuelo, quizás habría hecho un reportaje, un ensayo. Pero aquí, entre la documentación, historia y la biografía, hay novela, ficción, porque no me ha quedado más remedio. Y lo he hecho con emoción, con todo el corazón, porque me he implicado. Cuando mi abuelo muere me siento culpable y viajo 1000 kilómetros para conocer el lugar donde nació en Granada. Y eso decido integrarlo en la novela, porque realmente he sentido esa orfandad, esa desesperación por el querer saber. Eso es parte de la novela.

P Ha escrito 500 páginas a partir de la frase que da título al libro, Yo pude salvar a Lorca.
R Tenemos que mitificar lo nuestro, coger las cosas pequeñitas, ínfimas, y darles importancia. Yo he querido convertir las vidas de mi tío y mi abuelo en algo grande, épico. ¿Por qué no podemos contar eso como contaría un Balzac, un Doitoievski la vida de un personaje? Contemos lo nuestro, porque es lo que construye la memoria de un país. Yo lucho contra el olvido, a favor de la memoria, y desde luego sin que eso tenga nada que ver con juicios y tribunales.

P "Ningún muerto me es indiferente. Me duelen todos, los del enemigo también". Lo dice el poeta Luis Rosales, públicamente "un azul". ¿Es esto lo que debían sentir muchos de los participantes de la guerra?
R No es tan fácil decir esto cuando todo está polarizado. Esa frase es de un valiente, de alguien muy lúcido, de un poeta. Por eso él lo puede decir. Como Lorca. Estaban más allá de las trincheras, de la ideología. Lo más importante es la amistad por encima de lo que digas y lo que pienses. Y por eso Luis Rosales se jugó la piel, acogió en su casa un rojo, siendo él un azul. Ponía por encima la cultura, la amistad€


P ¿Cómo ha trabajado para escribir y hacer verosímiles esos diálogos de Lorca, Rosales y su abuelo?
R He procurado leer todo lo que a día de hoy se ha publicado sobre las últimas obras de Lorca. Lo que hago en el libro es rellenar los huecos. ¿Qué conversación pudieron tener la última noche Lorca, Rosales y, yo quiero sentir que ahí estaba, mi abuelo, Bonilla? Entonces, entre que mi madre me dice que mi abuelo estuvo en casa de Lorca, que mi abuelo me dijo que pudo haberlo salvado, y que el 14 de agosto del 36 mi abuelo se afilió a la Falange, cosa que quiere decir que conoció a Rosales porque era él quien se encargaba de las afiliaciones. Fui feliz escribiendo esos diálogos. Yo cogía el libro Palabra de Lorca, de Víctor Fernández, que recoge todas las entrevistas que el poeta dio en vida, y cojo palabras suyas literales. Algunas sí que son de mi imaginación, pero muchas las dijo él.


P Habla de no olvidar mientras Pablo Casado dice en televisión que "levantar heridas y cicatrices en España no conduce a nada".
R Pablo Casado quiere lapidar el olvido y taparlo todo. Pablo Casado es mi enemigo porque no quiere que se escriban novelas como esta, porque en este tipo de novelas hay complejidad, matices, luz, y él no quiere complejidad: quiere simplicidad, olvido y oscuridad. No hay posición más antagónica a la mía. Contra la lápida y la oscuridad, la luz, el conocimiento y la piedad.

P ¿Qué queda, en 2018, de la Guerra Civil?
R Las miserias y las grandezas de nuestros abuelos, lo que hicieron o dejaron de hacer, está nadando en nuestra sangre y cristalizado en nuestros huesos, aunque no seamos conscientes de ello. Está ahí, en las miradas, en los silencios. Somos eso que sucedió. Y por eso hay el impulso, en algunas personas, de saber, verbalizarlo. Lo que sé, es que para mí, el altar ante el que hay que arrodillarse es el altar de la amistad, no el de una ideología.

P Vox, que el domingo consiguió 12 escaños en Andalucía, ¿ha venido para hurgar en las heridas o para cerrarlas?
R Vox va a intentar echar piedra y tierra sobre la memoria y el conocimiento del pasado, porque sabe que está reivindicando algo que está lleno de sombras, de vilezas, de vergüenza, de canalladas€ Y no le queda más remedio que poner piedra y tierra y tapar, lo cual es una desgracia porque no hay nada más saludable que mirar, ver y contar. Si hasta ahora había alguna posibilidad de investigar algo, de encontrar respuestas, aunque tampoco era fácil con el PSOE, esas posibilidades ahora se cierran drásticamente.

P Su primera novela se publicó en 2013 (El catáro imperfecto). Ha habido otras hasta llegar a Yo pude salvar a Lorca. Pero parece que hay un denominador común en su escritura: la historia, los hechos históricos.
R El futuro no me interesa porque no existe, no sé, no me excita. El pasado es apasionante, depende de cómo lo mires ves una cosa o ves la otra. Me encanta ver las miradas de diferentes hechos a partir de dos voces. Cuando mi abuelo me dijo la frase pude salvar a Lorca, habían pasado 34 años. Eso no es nada. Mi abuelo aun lo tenía en sus carnes. Es increíble como el pasado siempre nos apela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Globos de Oro 2019

Globos de Oro 2019

Conoce los nominados a los globos de Oro, las imágenes de la alfombra roja en directo y novedades de la gala