02 de diciembre de 2018
02.12.2018

El Museu Marítim de Mallorca empieza a navegar

Ses Voltes, escenario de la presentación del proyecto que nace con la voluntad de "acercar el mar a la ciudadanía"

02.12.2018 | 02:45
El Museu Marítim de Mallorca empieza a navegar

El dato

título del la imagen
  • Homenaje al arqueólogo Joan Manuel Pons
    La jornada de ayer sirvió para rendir homenaje a Joan Manuel Pons, el arqueólogo y técnico de patrimonio Marítimo del Departament de Medi Ambient fallecido recientemente. Su mujer Margalida Gili asistió junto a su hija Carme a la inauguración del Museu Marítim de Mallorca. Emocionada explicó que Joan Manuel Pons fue "el primero en crear una escola de mestres d'aixa" ya que era un apasionado del mar.  "Amaba todo lo que hacía". El president del Consell, Miquel Ensenyat, agradeció la labor del arqueólogo tan implicado con la educación marítima.

El Museu Marítim de Mallorca ya ha empezado a navegar. Ses Voltes fue escenario ayer de su presentación. El museo nace con la voluntad de acercar el mar a la ciudadanía. Como paso previo a la inauguración, los asistentes crearon barcos de papel y los colocaron a lo largo del camino que une las escaleras de la Seu con Ses Voltes. Un acto que sirvió para reafirmar su compromiso con la tradición marítima que se había dejado de lado durante años -en el 72 se cerró el Museu Marítim de les Balears-.

Con el fin de remarcar la idea de apoyar y recuperar las tradiciones que surgen de la relación de Balears con el mar encargaron al mestre d'aixa, Jaume Amengual Serapio, que creará la llamada Xarxa dels desitjos. En esta red los visitantes del museo podrán colgar sus sueños e ilusiones que marcarán los principios y objetivos del futuro centro. Temporalmente el Museu Marítim de Mallorca se ha ubicado en Ses Voltes pero en el futuro se trasladará al edificio Astilleros Mallorca, ahora en obras.

El director gerente del Consorci, Albert Forés, aseguró que esta era "una presentación de la filosofía del museo" que se iba a fundamentar en cuatro pilares: "la biodiversidad, la arqueología subacuática, el patrimonio marítimo y las artes y oficios". En la ceremonia de inauguración, la consellera de Cultura, Fanny Tur, destacó que "aquí hay detalles, patrimonio pero también cultura que hay que preservar", reafirmando la idea de que el museo servirá para acercar el mar a los ciudadanos. Por su parte, el president del Consell, Miquel Ensenyat, sentenció que "es una cuestión imperdonable que las islas no tuvieran un museo marítimo en condiciones dado la estrecha relación que tiene Mallorca con el mar. Toda nuestra cultura tiene que ver con el mar y sería un error no hacer caso a este legado". Esta propuesta implica que "otros ayuntamientos aparte del de Sóller -que se incorporará en 2019- se unirán a este proyecto" para fomentar este acercamiento de los ciudadanos a la cultura marítima.

Nuevos puestos de trabajo


Miquel Ensenyat también remarcó el valor económico del museo que ofrecerá "nuevos lugares de trabajo", que implicará a "l'Escola de Mestres d'Aixa del Consell". Tras los discursos, los asistentes pudieron disfrutar de la exposición marítima. El mestre d'aixa Jaume Amengual explicó a los más curiosos las labores que implica su oficio y su relación con el ambiente marítimo. "Me duele que se esté perdiendo este patrimonio inmaterial que es la relación que hemos tenido con el mar", lamentó Amengual. "Es verdad que el Consell de Mallorca se ha implicado mucho con el proyecto" y se agradece que "volvamos a tener un un museo, como teníamos antes del cierre en el 72", ya que "las piezas que estaban en aquel museo han acabado perdidas", comentó el mestre d'aixa, que espera que "con este proyecto se llegue a concienciar un poco a los ciudadanos de lo importante que ha sido para nosotros el mar". "Hemos creado un polvorín con el que la gente se acabará implicando en nuestra labor que es muy necesaria", dejó claro.

El legado marítimo de las Balears se ha mantenido gracias a personas como Joan Manuel Pons o Jaume Amengual, que se han preocupado por enseñar e inculcar a las nuevas generaciones el valor y la pasión por el ambiente marítimo. Tras los parlamentos, los deseos colgados en la xarxa y la visita a la exposición, los más pequeños despidieron la mañana de la forma más entretenida, con las canciones del grupo Mel i Sucre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook