28 de noviembre de 2018
28.11.2018

'La ternura' de Alfredo Sanzol es "puro teatro de carcajada" ambientado en la época isabelina

El Teatre Principal de Palma acogerá una función este sábado, 1 de diciembre, a las 20 horas

28.11.2018 | 02:45
La obra de Sanzol suma más de 32.000 espectadores.

"Cuando te pones a hablar de la revisión de la comedia shakesperiana o de época isabelina parece que La ternura es una cosa que en realidad no es. La verdad es que es una comedia de carcajada pura y dura". Así hablaron los seis intérpretes de la obra de Alfredo Sanzol, en un encuentro con DIARIO de Mallorca en Madrid, momentos antes de iniciar su función en el Teatro Infanta Isabel. Según Paco Déniz, que se pone en la piel del personaje Verdemar, esta es "una comedia de la que no puedes desengancharte una vez empieza". Una juerga teatral de 120 minutos.

Junto a Paco Déniz, completan el elenco Elena González –la reina Esmeralda–, Natalia Hernández – la princesa Salmón–, Eva Trancón –la princesa Rubí–, Juan Antonio Lumbreras –el leñador Marrón– y Javier Lara –Azulcielo–. Juntos tejen esta historia de aventuras, escrita y pensada en forma de montaje clásico, pero accesible a todo el mundo. "Es una obra muy divertida, muy blanca, perfecta para ver con niños o con alguien que no está muy acostumbrado a ver teatro. Es un espectáculo perfecto para iniciáticos porque tiene algo de comunión, de pasar un buen rato", comentaba Lara. Y es que La ternura es una "joya", una obra "volcánica", según sus intérpretes. Y según el público, pues su éxito suma ya más de 32.000 espectadores.

Su lenguaje es, quizá, su mayor acierto y su rasgo más especial. "A mí a veces me preocupa llegar bien al público, por eso mastico mucho las palabras. Al final, todo el mundo sale diciendo '¡qué bien me he enterado de todo!'. Eso es porque realmente no es un lenguaje clásico, sino hecho a la imagen y semejanza de ese estilo. Y ahí está la gracia", señalaba Hernández. Ingenioso y lleno de metáforas, el lenguaje es una prosa poética fácil de entender. "Lo que hacemos es narrar los conflictos, estamos comentando todo lo que pasa", apuntó Lara.

Estos seis intérpretes sonríen, se contradicen y bromean entre ellos. Así, queda claro que encuentran la ternura, algo que buscan cuando están encima del escenario, cuando se quitan el atuendo isabelino. "El amor es lo que nos distingue, juntos funcionamos muy bien", dijo alguno de los seis. Y no hay duda de eso cuando se baja el telón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook