11 de noviembre de 2018
11.11.2018

La época dorada del corto mallorquín

El Goya de ´Woody & Woody´ ha ayudado al sector "a sacarnos los complejos" y "a convencernos de que es posible ganar con un producto 100% balear"

11.11.2018 | 02:45
La época dorada del corto mallorquín

‘El dia més curt’

  • Cortos y publicidad con Oriol Villar y Dani de la Torre
    El director creativo del anuncio de Estrella Damm, Oriol Villar, y el director Dani de la Torre que este verano ha firmado Álex y Julia, participarán en la jornada profesional organizada el 21 de diciembre con motivo de El Dia Més Curt, una iniciativa promovida por la asociación cultural Mèdit que este año celebra su cuarta edición y cuyo objetivo es dar a conocer los cortometrajes al público mayoritario a través de proyecciones gratuitas. Además, como destaca Jaume Fiol, se ofrece la posibilidad a los realizadores de que exhiban sus trabajos. El Dia Més Curt se celebra en Es Baluard y arranca con la sesión Junior Beat con una selección de cortos dirigida a los centros educativos. Por la tarde, habrá tres programas diferentes: la proyección de cortos comprometidos y el concurso organizado con motivo del 25 aniversario del Fons Mallorquí de Solidaritat i Cooperació; la sección dedicada al corto balear y Perles, un programa dedicado a redescubrir joyas que este año se centra en cortos de  Quebec, en Canadà. Esta iniciativa organizada por la asociación cultural Mèdit también cuenta con el apoyo de la Illes Balears Film Commission y de la Mallorca Film Commission.
     

El corto mallorquín vive su época de esplendor. Tras el Goya conquistado por Woody&Woody de Jaume Carrió en febrero, ahora dos nuevos trabajos con sello balear están a las puertas de entrar en la carrera por el preciado cabezón. Y es que Gaza, de Carlos Bover y Julio Pérez, y Kyoko de Marcos Cabotá y Joan Bover han sido preseleccionados para los Premios Goya 2019. Además Background, Talia y El somni efímer de Toni Bestard, Hostal Orión de Jaume Carrió, Glitch de Marcos Cabotá o Bendito Machine de Jossie Malis son otros trabajos reconocidos en festivales tanto nacionales como internacionales.

Precisamente, ayer Talia conquistó el Premio al Mejor Corto en el Festival de Cortometrajes contra la violencia de género en Jaén. "Es un no parar. Es surrealista lo que me está pasando porque mis tres cortos suman diez premios este año", admite un veterano del formato, Toni Bestard, que no duda en sentenciar que "el corto mallorquín vive su época dorada". "Hasta ahora yo era el referente. Ahora que estoy entrando en otra fase, estoy muy contento de que la gente más joven esté cogiendo el testigo de una forma muy potente. Llegan con mucha más fuerza. Ver como Jaume Carrió ganaba el Goya fue uno de los mejores momentos". "Es verdad que ahora vivimos una época muy dulce. Una época dorada como dice Bestard. Tenemos muy buenos profesionales pero la gente joven que entra en la ACIB (Associació de Cineastes de les Illes Balears) viene pisando muy fuerte porque tiene las ideas muy claras y una profesionalidad que yo no tenía cuando era más joven", reconoce Marcos Cabotá, que ya sabe que es estar nominado a los Goya, y es que lo estuvo con I am your father. "Cuando te preseleccionan la alegría es inmensa pero intentas no hacerte ilusiones porque hay trabajos muy buenos". Kyoko, que firma junto a Joan Bover, cosecha "la triple corona" ya que ganó el Festival de Málaga y ahora ha sido preseleccionado para los Goya y los Gaudí.

Su colega de cinta, Joan Bover, director de Els Entusiastes de IB3 admite que el corto mallorquín tiene una "salud inmejorable". "Hace ocho años que llegué a la isla y en los últimos tres años hemos vivido una eclosión espectacular con nominaciones al Goya, con el Goya de Woody & Woody y con cortos que viajan por festivales de todo el mundo ganando premios.

Y preguntado si ha habido un antes y un después del Goya de Carrió, Joan Bover es claro: "Como colectivo y como sector, creo que el Goya nos ha ayudado a sacarnos los complejos y convencernos de que es posible ganarlo con un corto 100% balear. Nos ha ayudado a convercernos de que sí es posible".

Para Carlos Bover llegar con Gaza a la preselección ha sido una satisfacción muy grande y admite que "sin el Goya de Carrió lo veríamos como algo lejano y ahora lo vemos como algo más realista". "A nosotros nos gusta pensarlo porque fuimos los primeros en demostrarnos que era posible", interviene el creador de Woody & Woody. "Me he cansado de oír de que para hacer cine tenía que salir fuera. Cuando recibimos el premio pensé que subiría la autoestima del sector. Y mira, unos meses después tenemos dos cortos baleares que optan a la nominación. No seremos los únicos que demostraremos que es posible porque estoy convencido de que los dos entrarán como nominados. Eso llena de optimismo al sector", razona el autor de Hostal Orión que remarca que no solo en las islas el corto vive una época dorada, también a nivel nacional e internacional. "Se está reivindicado el formato como formato en sí mismo y no como escalón para llegar a otra cosa", sentencia el también profesor del CEF que ve a "una generación muy preparada y muy pendiente de las nuevas tecnologías pero alejada como cinéfilos". "La cantidad de estímulos que reciben desde pequeños hace que no se centren en nada y mi trabajo en las aulas es transmitirles mi pasión y el respeto por el cine", razona.

Visibilidad

Los festivales son la principal plataforma para dar visibilidad a los cortometrajes. "Hay muchos festivales de cortos que te dan la mano para mostrar tu trabajo. En España lamentablemente es la única manera de veros. Estaría bien que se promoviera otro tipo de visualización. Filmin los tiene. Estaría bien que el corto fuera algo más normal en la sociedad", desea Marcos Cabotá que reconoce que Mallorca a nivel de festivales está muy bien. "Tenemos el Atlàntida, el Certamen de Port Adriano que empuja a que se hagan más cortos y el Evolution que va por la séptima edición y que es uno de los mejores que hay en Europa".

De hecho, la directora del Evolution, Sandra Seeling, admite que "certámenes como el Evolution son importantes porque ayudan a dar una mayor difusión de los proyectos realizados en Baleares. Amplían la visibilidad de los proyectos a un público más internacional y aumenta las posibilidades de los cineastas de establecer nuevos contactos internacionales que pueden abrir nuevas vías de colaboración para futuros proyectos".

Jaume Ripoll de Filmin y director del Atlantida Film Fest admite que "en un panorama donde hay una oferta abrumadora, los festivales son los filtros más aceptados de cara al espectador". "Un festival no debe limitarse a programar, primero se debe preguntar por qué programa y luego averiguar la manera para que el público se interese por aquello que programa", desgrana Ripoll. Asimismo, Port Adriano con su Certamen de Cortos es otra entidad que trabaja por la visibilidad de los cortos y ayuda a impulsar la actividad cultural en la isla.

¿Y qué tiene de especial un cortometraje? Los directores no lo dudan. "El corto te permite tener mucha más libertad y ser un poco más experimental", sentencia Toni Bestard que argumenta que a la hora de hacer un largometraje uno debe someterse a unas condiciones económicas más complicadas y debe lograr que llegue al gran público para poder rentabilizar la cinta. "Es verdad que los haces para que gusten al público pero al no tener esta presión, puedes desarrollar, temas, historias y formatos diferentes". "El corto permite hacer lo que tu quieras", deja claro Marcos Cabotá. "El director tiene la libertad de poder expresarse sin ese compromiso que obliga una película, que te obliga a pensar en el público, en la taquilla y en otros factores", añade. En la misma línea se expresa Jaume Carrió: "Lo que me gusta del corto es poder hacer la película que yo quiero, no la película que se espera. El cortometraje es un formato más puro. Nos permite acercarlo al arte que es la industria del cine. Si tenemos en cuenta que el cine es el séptimo arte, un largometraje pasa más a ser industria que a ser séptimo arte".

Sea como sea, lo que está claro que los cortos con sello mallorquín están triunfando por el talento de sus creadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook