07 de octubre de 2018
07.10.2018

Miguel Adrover: "La ropa se utiliza de manera frívola y tiene mucho poder en la sociedad"

"Así como me suicidé puedo volver a resucitar", sentencia el Premio Nacional de Diseño de Moda

07.10.2018 | 11:13
Miguel Adrover: "La ropa se utiliza de manera frívola y tiene mucho poder en la sociedad"
"La creatividad nace de la necesidad" y el Premio Nacional de Diseño de Moda, Miguel Adrover, está en uno de sus momentos más creativos. En su Calonge natal ha conectado con la tierra. Hace un año enterró al Miguel Adrover diseñador pero "así como me suicidé puedo volver a resucitar". No cierra la puerta a nada. Su trabajo ha estado enfocado en la conciencia social y ecológica, algo que echa de menos en la industria de la moda. El galardón, confiesa, "es una buena plataforma para difundir este mensaje y para que los jóvenes puedan ver mi trabajo". "Es otra perspectiva dentro de la industria de la realidad. Lo importante es intentar que sea un escaparate de la vida, de los problemas que tenemos ecológicos y sociales". " La ropa se está utilizando de manera muy frívola pero tiene mucho poder en la sociedad. Mucha gente se esconde detrás de la ropa. Se viste para aparentar lo que no es o para crearse una seguridad. La gente que lleva marcas caras se siente seguro", mantiene el creador calongí que confiesa que le increparon muchas veces por su vestimenta. "Nací con Franco. Me han insultado. La gente de la edad de mi padre me decía bruja, maricón. A los 14 años me puse un piercing y la gente me trataba como un cerdo. Me lo tuve que quitar para no enfrentarme a la gente porque realmente no soy libre a la hora de vestir. La vestimenta aún tiene muy marcado el poder que tiene sobre la ropa. Parece que todo el mundo se debe arrodillar ante un hombre con traje y corbata. El demonio puede ir vestido de Armani".
Foto: B. Ramon

Y precisamente premian a un creador de una moda que no pasa de moda. "Han premiado a una persona que ha ido en contra de la industria. Creo que me han galardonado porque ahora esto es lo relevante. Antes no se entendía mi mensaje pero ahora está sobre la mesa. La gente habla de la contaminación, de los plásticos y la gente se está empezando a concienciar. A parte de lo social y ecológico de mi trabajo, la ropa ha creado muchas tendencias. Por ejemplo, saqué la camiseta I love New York y aún se está haciendo lo que yo hice hace 15 años. Lo que tiene mi ropa es que si ves un show de hace 15 años, no ha pasado de moda. Mi ropa siempre ha sido anatómica", desgrana. Lamenta que hoy en día "incluso na bet y sa mare son diseñadoras". "Se ha degradado tanto la profesión que realmente no tienen nada que decir. Es puro marketing baratero". Fruto del marketing cree que también es el auge de la moda sostenible. "Debe salir por ley. Si los estados no ponen leyes de que no se pueda producir si no es orgánico, no cambiarán las cosas porque se gana mucho dinero y detrás hay mucha exclavitud", alerta. No duda en comparar la industria de la moda con "un monstruo sin alma". "Me da rabia que la industria se haya convertido en un conglomerado de Louis Vuitton o Gucci. Han roto la fuerza de que la gente joven tenga sus plataformas y pueda hablar de lo que siente. Son como monopolios que lo controlan todo". Su mensaje a los jóvenes es claro. "No deben venderse. La moda tiene un poder enorme de poder ayudar a la gente si se enfoca de otra manera pero no es así porque ellos crean escaparates imaginarios".Y en las pasarelas se crean playas artificiales, icebergs... "lo que demuestra que no hay poder a través de la ropa. Necesitan grandes montajes". "Es una industria que tiene tanto poder de comunicación y no lo utiliza para cosas buenas", mantiene y reconoce que le hubiera gustado estar en Estados Unidos para dar su opinión en la era Trump. "Ningún diseñador ha dicho nada".

Foto: B. Ramon

Más nostálgico se pone al hablar de su Calonge natal. Su foravila es su micromundo que le ha permitido conectar con la tierra, con la naturaleza. "El premio ha sido una sorpresa pero hace diez años que estoy en España y no me sale nada. He intentado hacer una retrospectiva en Palma y me la han tumbado. En la exposición de abril en Santanyí, si vino un 5% de personas de Calonge es mucho. No entiendo ese desprecio. Cuando llegué de Nueva York nadie me esperaba. Parece que lo que he hecho no le importa a nadie. Hay muchos celos. La verdad es que me he encontrado muy solo. Realmente yo crecí en Nueva York y cuando regresé al pueblo no sabía dónde pertenecía". Por eso, "no tengo la sensación de vivir en el pueblo. Vivo en foravila y no salgo a ningún sitio en el pueblo. Me crié aquí y esta conexión con la tierra es lo que echaba de menos en Estados Unidos. No fue fácil regresar porque a una persona como yo que le ha ocurrido lo que le ha ocurrido, la fama, el éxito, el dinero crea un personaje y es muy difícil volver a ser aquella persona de pueblo". Pero el genio lo ha conseguido.

Foto: B. Ramon
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook