Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paloma Chiner: "Puccini es la mejor puerta para entrar en el mundo de la ópera"

"El público de la música clásica cada vez es más reducido y elitista. Tenemos que reinventarnos", señala

La soprano valenciana Paloma Chiner, ayer en Plaça d´Espanya.

La soprano valenciana Paloma Chiner, ayer en Plaça d´Espanya. g. bosch

Se estrena en Mallorca aunque ya conoce los escenarios de Balears.

Así es, nunca he cantado en esta isla. Hace tres semanas estuve en Menorca, en el Teatre Principal de Maó, con Plaerdemavida Ensemble, un grupo que nació en 2015 y con el que hacemos música de cámara con el fin de que la gente sepa de qué va esto de la clásica. El público de música clásica cada vez es más pequeño y elitista, no suficientemente abierto. Los músicos tenemos la obligación de reinventarnos.

¿Por qué el público más joven se resiste a escuchar ópera?

Es un problema de educación en España. En otros países del norte de Europa eso no sucede. En este país no se ha hecho el suficiente hincapié en la cultura musical, así que lo pagamos caro en el terreno de la música clásica. Habría que cambiar los valores y apostar ya desde la infancia por los programas didácticos. El arte y la filosofía es lo que hace que una población sea más culta y libre. Desde joven tendrían que enseñarnos que el arte tiene muchas caras y que no hay que tener miedo a la innovación.

Su voz podrá ser escuchada en Inca (día 21, Fàbrica Ramis, 20 horas), Sóller (día 22, Església dels Sagrats Cors, 20 h.) y Palma (día 23, Palau de Congressos, a las 18 horas). ¿Qué significa para usted cantar Tosca?

Será la primera vez que encarne el papel de Tosca, una mujer apasionada con mucha fuerza que a lo largo de la ópera transita por muchos estados emocionales. Un rol que vocalmente me va estupendamente. Soy una soprano lírico dramática con una voz potente y el de Tosca es un personaje que me hace demostrar las cualidades de mi voz. Tiene notas muy agudas, momentos de mucha expresividad pero con mucha fuerza y me va como anillo al dedo. Por otra parte, a nivel escénico es un papel que exige mucho trabajo.

¿Por qué cree que ha llegado el momento de probarse con Tosca?

Para cantar Tosca tienes que estar al cien por cien, tanto vocalmente como mentalmente, porque requiere mucha concentración. Armónicamente, la música de Puccini no es fácil y esta ópera no es fácil, concretamente el segundo acto, que por sí solo podría ser una ópera. Hay que estar muy atento para no dañarte la voz.

Mallorca es territorio Puccini. ¿También es su compositor preferido?

Tanto Puccini como Verdi me encantan y me hacen disfrutar de la parte escénica. Mi voz está muy cómoda con ambos compositores, que centran la mayor parte de mi repertorio, pero mi favorito es Mozart. Es el compositor que más he escuchado y mantengo con él una relación muy especial. Para mí Mozart ha sido como una escuela para el canto, sabe escribir muy bien y es muy sano para la voz; es un seguro para la frescura de la voz, me mantiene la voz joven.

¿Puccini es la mejor puerta para entrar en el mundo de la ópera?

Siempre Puccini, porque sabe describir muy bien las emociones. La suya es una música que llega mucho y las historias son muy reales, tiene mucha verdad en la música.

¿Qué satisfacciones encuentra en la versión que presentarán en Mallorca?

Es una versión completa escenificada, es decir, sin orquesta pero con escena y piano, el de Maria Victòria Cortès, muy solvente. Y no es fácil porque el piano tiene que encontrar todos los colores de la orquesta y llevar a todos los cantantes en bandeja. Una versión como la nuestra es un ejercicio de desnudez y riesgo.

¿Qué retos afrontará en los próximos meses?

Estoy trabajando muy duro con mi grupo Plaerdemavida Ensemble y tenemos en mente un proyecto de música contemporánea del que no puedo adelantar detalles. En octubre retomaremos un proyecto que une las músicas de Wagner y Liszt.

Con Plaerdemavida ha llegado a cantar en el Carnegie Hall de Nueva York.

Fue una experiencia muy especial pero al final el Carnegie Hall es un escenario más, como cualquier otro. Fue a raíz de un concurso que ganamos y que también nos permitió actuar en la Universidad de Nueva York y en Oklahoma.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats