Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

El ladrón que todos llevamos dentro

En 1960 Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis jr y otros descastados de la segunda gran guerra se propusieron robar cinco casinos de Las Vegas en menos de veinticuatro horas. Las tres secuelas de este siglo sólo han tenido el aliciente de los palmitos de George Clooney, Brad Pitt o Julia Roberts. Para salir de la cuneta han probado un giro de 180 grados. Apuntarse al #MeToo con la salida del trullo de una hermana del líder de la banda anterior (Debbie Ocean/Bullock) que tiene enfilado un hipervalorado y ultraprotegido collar de diamantes de Cartier.

La primera parte del filme es premiosa porque pierde bastante tiempo en explicar cómo se junta una banda de todo féminas, sus motivaciones y habilidades, el esbozo del plan y dejar hueco para sorpresas. Es un refrito de Granujas a todo ritmo, El diablo viste de Prada y Sexo en Nueva York con interés sostenido a duras penas por la determinación de Bullock y Blanchett y la música de Daniel Pemberton ( Operación U.N.C.L.E.), ideal para este género. La segunda parte detiene los bostezos, no por la sofisticación del plan sino porque reconoce con gracia el tic freudiano de la historia. Todos fantaseamos en algún momento con robar (a los ricos, por supuesto) para emular a Robin Hood o darnos el alegrón que los anuncios de Lotería tanto prometen y jamás otorgan. Ocean's eight no es un paradigma de feminismo pero ha roto otra valla, como Black Panther con los superhéroes, de corralitos patriarcados. Sabemos que robar sin violencia ni es fácil ni sale gratis. Soñar sí lo es, y este filme nos pone las palomitas en bandeja.

Ocean´s eight

***

Nacionalidad: Estados Unidos, 110 min.

Director: Gary Ross.

Actores: Sandra Bullock, Cate Blanchett, Anne Hathaway, H. Bonham-Carter, Rihanna. Cines: Augusta, Ocimax, Artesiete Fan, Cinesa Festival Park, Multicines Manacor.

Compartir el artículo

stats