Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de música

Stairway to classics

Stairway to classics

Stairway to classics

Llegué a Bach a través de la versión de uno de sus Bourrés para laúd que hicieron los miembros del grupo Jethro Tull, con Ian Anderson a la flauta. Llegué a Brahms a través de la película Goodby again, que sobre una novela de François Sagan filmó Anatole Litvak con Ingrid Bergman, Anthony Perkins i el gran Ives Montand.

¿Qué quiero decir con esas dos confesiones? Pues que a la llamada música clásica se puede llegar por distintas maneras y no necesariamente regladas.

Así pues, después de asistir a un concierto del dúo Mozart Heroes, un espectador puede salir con ganas de escuchar y conocer Las Estaciones de Vivaldi o una de les Suites para violoncelo de Bach, en una versión tradicional. Ese es uno de los valores añadidos que tiene esa pareja de grandes músicos suizos, la de seducir a través de versiones de temas barrocos o clásicos, interpretadas con el espíritu y el sonido del rock duro pero mesurado, que consiguen a través de unas guitarras (acústica y eléctrica, según sea el tema interpretado) y un violoncelo, con la ayuda, eso sí, de efectos rítmicos conseguidos a través de un pequeño pedal electrónico.

Pero por otra parte, si un espectador llega a una de esas sesiones sin conocer el sonido Heavy metal, también puede que salga con ganas de escuchar Metallica o Led Zeppelin.

Entonces, ¿para quién no es apto este tipo de recitales, como el que ofrecieron el pasado viernes en Palma? Pues para los puristas. Sí, los puristas, de ambas partes del panorama musical. Esos sí deben abstenerse.

Mozart Heroes

Trui teatre de Palma. 01-06-18

****

Compartir el artículo

stats