Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

'Quin desgavell de bon matí', una obra "para reír desde el primer minuto"

Así lo asegura Joan Carles Bestard, protagonista de una comedia que, representada por la compañía Trui, se estrena el próximo día 9 en Petra

Los actores de ´Quin desgavell de bon matí´, la obra que girará este año por diferentes pueblos de Mallorca.

"Una obra para desconectar totalmente, escrita desde el primer minuto para que el público no deje de reír". Así es, en palabras de su protagonista, Joan Carles Bestard, el montaje Quin desgavell de bon matí, adaptación del texto de la dramaturga norteamericana Helen Salfas que se estrenará los próximos días 9 y 10 de junio en el Teatre de Petra y que se representará durante todo el año por diferentes pueblos de Mallorca.

Dirigida por Ricard Reguant y adaptada "a la realidad isleña" por el propio director y Bestard, esta comedia impulsada por la compañía Trui propone al espectador formar parte de un caos desternillante: ¿qué pasaría si un día os despiertan de repente a primera hora de la mañana y os dicen que os han robado 63 millones de euros, que el ladrón quiere casarse con su hija, que su hija está embarazada de otro hombre, que descubre que además tiene una hija secreta, que la muchacha se casa con un millonario a quien le desaparece una maleta llena de joyas ... que su masajista, su chófer y el mayordomo se ponen de acuerdo para escondérsela por la mañana? Todo esto es lo que le sucederá a Bernat Noguera, el personaje que encarna Bestard en una comedia donde nada es lo que parece y lo que parece se acerca a la realidad más de lo que querría parecer.

"La bola de nieve que se crea es tan enorme que amenaza con estallarle encima, en cualquier momento. Todo es a base de gags y situaciones cómicas. ¿Cómo va a acabar esto?, se preguntará el público. Algo muy típico de la alta comedia y los vodeviles, y que refleja la maestría de los escritores de este género teatral", señala Bestard, que estará acompañado en escena por Lina Terrassa, Pere Orell, Angela Aso, Aitor Pérez, Alexandra Muñoz, Núria Karma y Lydia Miranda.

Fue Reguant, conocido por sus trabajos en Diez negritos, Tarzan y Chicago, quien le propuso a Bestard sumarse a esta comedia, tercera producción de la compañía Trui, tras 3 nits sense dormir -todavía en los escenarios- y Xat-Xat-Xat. "Los personajes son alocados", subraya el protagonista, para añadir: "Es como una telenovela venezolana total. Esto es Can Boom, por momentos. Es una comedia que se ríe incluso de lo que significa la interpretación. Llega un momento en que todo es farsa pura y dura, no solo la historia, sino la manera de interpretar. Nos reimos de nosotros mismos".

Bestard, que el próximo mes de septiembre abordará "una pasada de proyecto" del que no puede adelantar detalles, llega a Quin desgavell de bon matí tras triunfar con La bella Helena y Diez negritos. "Yo encuentro el placer en cualquier género teatral, me encanta el drama y la comedia, siempre que el texto valga la pena. La comedia es muy agradecida y también muy difícil de llevar a cabo. Es muy difícil hacer reír. Para lograrlo hay que rodearse de muy buenos profesionales que consigan ese objetivo y contar con un buen director que sepa manejar a los actores de manera fabulosa, como Reguant", señala.

"Mucha gente desprecia la comedia, generalmente aquellos que hacen otros tipos de género de teatro. Como si la comedia fuera un género menor... Seguramente sea porque la comedia llena teatros y otros géneros es más difícil que lo consigan. No hay que menospreciar a nadie", espeta un actor que defiende una filosofía: "Jamás hago un trabajo que a mí no me divierta o me agrade, sea revista musical, un drama o Madò Pereta".

La comedia no tiene rasgos políticos, pero la expresión quin desgavell, es válida para la actual situación política, asegura Bestard.

"La comedia tiende hacia un desgavell dentro de una familia y lo que pasa en el Congreso es un gran desgavell que también pasa dentro de una gran pseudofamilia".

Para Bestard, desde el punto de vista cultural "Mallorca no está para tirar ni un solo cohete. Confiaba mucho a nivel cultural con esta legislatura, y no solo me ha decepcionado, sino que ha hecho que pase completamente de su gestión", espeta.

Compartir el artículo

stats