24 de mayo de 2018
24.05.2018
Entrevista

Jordi Mollà: "Siempre hago de malo porque soy inteligente, pero esto último lo descubrí hace poco"

El protagonista de 'La buena estrella' cree que, a pesar de la sobreoferta, las nuevas plataformas de contenido dan una nueva oportunidad a los actores - Ha recibido ofertas para participar en 'Narcos', 'Westword' y en la paralizada tercera temporada de 'The Young Pope'

24.05.2018 | 00:00
Jordi Mollà: "Siempre hago de malo porque soy inteligente, pero esto último lo descubrí hace poco"
El actor Jordi Mollà, ayer, frente al restaurante Nuru de Palma.

Jordi Mollà

  • Actor y pintor.  El intérprete catalán acudió anoche al tercer aniversario del Nuru Restaurant, en Palma, y donó un cuadro a la Fundación Rana para su subasta. Este 2018 ha rodado tres capítulos para la versión americana de ‘La Reina del Sur’ y está pensando participar en un proyecto español, el primero después de muchos años. Acaba de estrenar ‘El hombre que mató a Don Quijote’, de Terry Gilliam, y a partir de mañana se le podrá ver en ‘Ibiza’ de Netflix

P Se va a subastar uno de sus cuadros por una causa solidaria. ¿Es habitual su participación en actos benéficos?

R Sí. De hecho, a la Fundación Rana ya le hice una donación hace dos años. Unos platos pintados. Y acabo de venir de Roma de dar dos cuadros a una fundación que trabaja con el Vaticano y a cambio tuve el honor de conocer al Papa.

P ¿Qué le pareció el Papa?

R Muy sencillo. Me costó creer que era el Papa porque no llevaba ni séquito. Me gusta este Papa, pero es algo generacional. Para mí Karol Wojtila es el Papa de mi generación, además de tener grandes dotes de comunicación, simpatía y saber usar los medios. Supo adaptarse a su tiempo y reinventar la Iglesia.

P ¿Ha visto la serie The Young Pope?

R Me encanta. He visto tres o cuatro capítulos. Me gusta mucho Sorrentino. Me llamó de hecho para la tercera temporada, pero algo pasó con HBO, que le frenaron, y entonces se puso a hacer una película sobre Berlusconi que ha salido ahora en Italia y que se titula Loro.

P En España se rueda poco cine sobre nuestra historia reciente.

R Sí. Por eso, las películas de Sorrentino no gustan mucho a los italianos. Porque son como un espejo de la sociedad, una sociedad que ellos no ven así. Pero que desde fuera sí se ve que es así.

P ¿Cuál es la relación con Mallorca?

R Mi relación con la isla es básicamente la pintura. Pinto aquí mucho. Pinto en casa de mi amigo Jurgen, el dueño del restaurante Nuru, y aquí he pintado mucho. Sobre todo cuando hace buen tiempo y puedo hacerlo al aire libre. Y salen otras cosas cuando pintas al aire libre cerca del mar.

P El arte contemporáneo es muy conceptual. Su obra es más emocional. ¿Le interesa lo contemporáneo?

R Hace años sí me interesaba todo ese mundo de lo conceptual, pero era cuando yo decía que era artista. Ahora no lo digo, ahora soy un actor que te hace creer que soy un artista. Imagínate lo buen actor que soy. Me interesan más cosas que tengan que ver con la vitalidad, la sensualidad, la belleza... A veces sí que hay cosas un poco intelectuales, pero ya no tanto. Me apetece ser más directo en el mensaje, más ligero. No me quiero tomar muy en serio, a pesar de que alguna gente que no me conoce crea que soy una persona que me tomo muy en serio.

P ¿Le gustan los pintores mallorquines?

R Sí. No me sé muchos nombres. Barceló por supuesto. Le conozco. Estuve en su casa en París, en una cena y en una exposición. Tiene un enorme talento. Pero he visto cosas fantásticas de otros pintores de aquí.

P ¿Por qué no le estamos viendo en el cine español?

R Ayer me ofrecieron un papel. Y ahora me he de leer el guión. Mira, el otro día me encontré a Mario Casas en el aeropuerto y le dije: "¿Tú hablas inglés?" "Me dijo que no". Y le pregunté qué iba a hacer en el momento que tocara techo. Entonces yo noté eso en el 2000, que estaba tocando techo. Y una serie de cosas que se pusieron en línea me decían "sal". Y así lo hice. Mucha gente creyó que yo viví en Estados Unidos, cuando no es verdad. Yo vivo donde tenga que vivir, según el proyecto. Pero nunca he vivido en Los Ángeles, lo máximo que he estado allí son cuatro meses. Ahora vivo en Madrid, pero bueno, es el sitio donde guardo la ropa.

P ¿No se siente desarraigado?

R No. Mira, a veces me he sentido fuera de lugar en mi propia casa. Y eso es raro. El arraigo lo tengo dentro: si estás en paz y bien, puedes estar donde quieras.

P ¿La pintura le ayuda a sentir ese arraigo?

R Sí. Porque te pones a pintar y parece que geográficamente no te has movido, cuando en realidad puedes pintar en cualquier parte. La pintura es mi casa. Con los botes, los pinceles al lado, sé dónde estoy.

P Uno de sus últimos proyectos acaba de estrenarse en Cannes y Francia, El hombre que mató a Don Quijote, de Terry Gilliam. ¿Ha tenido que padecer también ese retraso de 20 años?

R Esos 20 años fueron para montar la financiación de la película. Aunque también hubo otros contratiempos. Y siguen pasando cosas, porque el miércoles aún no sabíamos si se iba a estrenar la película en Cannes por el lío de los productores. El Tribunal Superior de Justicia finalmente desestimó la demanda y se pudo estrenar el sábado. Es una película con muchas expectativas. Podría ser Miedo y asco en Las Vegas pero en la época de don Quijote mezclado con la realidad de hoy. Un caos muy organizado. Es una película que también habla del cine dentro del cine. Hago de un ruso millonario, un personaje que es muy gracioso y muy malo.

P Siempre hace de malo. ¿Por qué?

R Es porque soy inteligente, pero esto lo descubrí hace poco. Hace tres semanas y media. En un ascensor. Alguien me dijo algo parecido en Miami, que siempre hacía de malo. Y me pregunté por qué. Me miré en el espejo y me dije: "Soy inteligente". Para ser un buen malo hay que ser inteligente, sino haces del secuaz que pega tiros. Cuando tú vas a ver una película, inconscientemente esperas al malo porque le tienes miedo. Y todo lo que te da miedo te atrae.

P Otro proyecto en el que ha participado es Ibiza de Netflix, que ha levantado polvareda. El Consell de Eivissa se plantea denunciar a la productora por usar el nombre de un metraje rodado en Croacia, además de criticar que en la cinta se muestra la cara más tópica.

R Es de locos. Encima que promocionan a ese nivel tu isla, te quejas. Precisamente esa imagen de despiporre es lo que hace que Ibiza sea Ibiza. Desde los años 60 hasta ahora. Es esa imagen la que ha hecho ganar tanto dinero a esa isla. Y que sea conocida en el mundo entero. También es cierto que hay muchas otras ibizas en Ibiza.

P Uno de sus actores preferidos se jubila: Daniel Day-Lewis.

R No me lo creo. Lo lleva diciendo ocho años. Es un actor complejo que hace muy pocas cosas y las que hace las hace con una dedicación total. Imagino que poder encontrar el papel y el proyecto que a ti te haga vibrar no es fácil. Para mí, Daniel sabe respirar muy bien, sobre todo en la última película. No es fácil tener una cámara delante y ponerse a respirar como él lo hace tranquilamente. Además, me identifico mucho con el protagonista de su último filme, El hilo invisible. Por ese carácter maniático, perfeccionista, de estar conectado con gente importante pero a la vez necesitar su soledad...

P Es catalán, ¿cómo ve el Procés?

R Como decía Mick Jagger cuando no quería contestar una pregunta: "Next".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook