Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

¿De dónde ha salido este tipo?

Preludio para no iniciados: En 1998 se conocen dos aspirantes a actores, Greg Sestero y Tommy Wiseau. Tras previsibles batacazos, Wiseau se ofrece a escribir, dirigir, producir y financiar una película ( The room) que se estrena en 2003. Una castaña. Supuestamente va en serio pero el guión, los actores y la dirección son tan patéticos que los escasos espectadores se acaban riendo de lo mala que es. Y precisamente por eso el boca a boca la convierte en película de culto, equiparándola a las de Ed Wood jr o la productora Troma. Unos años después Sestero escribe las memorias de su encuentro con Wiseau y el rodaje, que bordan el surrealismo. El actor, director y muchos etecés James Franco ha trasladado el libro de Sestero a celuloide.

The disaster artist no es una gran película (igual que calificar The room como la mejor peor película de la historia es una añagaza publicitaria). Derrapa, como La La Land, al intentar vender que para triunfar solo hace falta vocación y perseverancia. Sin embargo le ocurre, salvando distancias, como a la española Muchos hijos, un mono y un castillo. Sus protagonistas reales (Julieta Salmerón y Tommy Wiseau) provocan mucha risa sin ser payasos vocacionales. Tienen una insólita mezcla de autoconfianza, empatía, resolución y bandeo de la realidad que descolocan y atraen a todos los que entran en su órbita. Wiseau además es muy astuto, escondiendo sus orígenes y sus negocios (aparentemente legales) eludiendo líos o polémicas. James Franco y sus colaboradores se limitan a recrear las batallitas del rodaje y las extravagancias de Wiseau y eso solo provoca una camionada de carcajadas.

The disaster artist

***

Nacionalidad: Estados Unidos, 98 mins. Director: James Franco. Actores: James Franco, Dave Franco, Ari Grainor, Seth Rogen. Cines: Augusta, Ocimax.

Compartir el artículo

stats