Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

Derecho y deber

Moonlight, la reciente ganadora del Oscar a la mejor película, mostró que los homosexuales de raza oscura sufren un estigma adicional por esa condición. Pues imaginen lo que debía suponer eso hace medio siglo. James Baldwin (1924-1987) se crió en Harlem. Después de la guerra, harto del racismo y la homofobia, emigró a Europa. Allí encontró más tolerancia y destacó como escritor e intelectual. A principios de los 60, cuando los afroamericanos comenzaron a rebelarse contra la segregación, regresó a Estados Unidos. Por su soltura verbal y carisma fue invitado a foros y programas de televisión. Y se hizo amigo de los activistas Medgar Evers, Malcolm X y Martin Luther King. Tras los asesinatos sucesivos de los tres, Baldwin planeó escribir un ensayo en su homenaje. Quedó en un esbozo de treinta páginas, utilizado como espina dorsal en este documental.

El filme recrea esos turbulentos años 60 con el texto de Baldwin en off (recitado por Samuel L. Jackson), imágenes y videos de archivo suyas y de los activistas, y noticieros recientes que muestran que la situación de los 'negros' (a él le encantaba esa expresión) apenas ha mejorado en el siglo XXI, incluso con un presidente de su raza. Hay citas antológicas, como Luther King clamando que la igualdad no es un derecho sino un deber, o Baldwin recordando que los blancos, igual que los negros, no viajaron voluntariamente a Norteamérica (refiriéndose a que lo hicieron por hambrunas o guerras en Europa). El ritmo y la profundidad conforman un soberbio documental. Recordatorio, al resto del mundo, de que el racismo sigue siendo una de las mayores lacras del planeta.

I’m not your negro

****1/2

Nacionalidad: Estados Unidos, 93 min.

Director: Raoul Peck

Actores: (Documental)

Cines: Porto Pi

Compartir el artículo

stats