La publicación de una madre ha causado furor en las redes sociales y que es que su hija estuvo cuatro horas paralizadas por beber de una copa que le había ofrecido un desconocido. En las fotografías y los vídeos, Millie Tapplin sale con las manos engarrotadas y la boca desencajada, sin ser capaz de moverse. La joven se encontraba en una discoteca por primera vez, durante la noche consumió únicamente las bebidas que ella había pedido, hasta que un hombre le ofreció una copa y aceptó. Al poco tiempo tuvo que ser trasladada al hospital: "Fue aterrador, en mi cabeza estaba allí pero mi cuerpo no".

Según el periódico "Mirror", los médicos que la atendieron descubrieron que la bebida contenía dos drogas: una para paralizarla y otra para que se quedara inconsciente. La reacción que tuvo a los estupefacientes la dejó totalmente congelada durante cuatro horas, con la cara desencajada, incapaz de hablar o de caminar. La madre de Millie, Claire, decidió publicar lo que había ocurrido en sus redes sociales para así poder concienciar a las demás jóvenes: "Esto es lo que supone que te droguen, por favor, tened cuidado cuando salgáis, mi hija tuvo suerte de tener buenos amigos que actuaron como debían. Compartid esta publicación para alertar a la gente."

This is what being spiked looks like please be careful when out , my daughter was lucky she had good friends that acted accordingly. Share this post make people aware x

Posted by Claire Taplin on Sunday, August 1, 2021

Claire Tapplin contó al periódico inglés "Mirror" que su hija era consciente de todo lo que estaba pasando, solo que estaba paralizada: "Aunque sea perturbador, si esto salva a solo una chica, entonces vale la pena compartir esta historia. Nada puede prepararte para ver algo así. Es horroroso, parecía que estaba poseída. La estaba mirando y pensaba "qué diablos le habrán dado" porque nunca había visto algo así en mi vida. Estaba completamente congelada, sus manos parecían garras". Cuando estuve con ella, sabía que ella era consciente y que estaba intentando mirarme a los ojos, pero no podía hablar.

A mum is warning parents and nightclub goers after her daughter was allegedly “spiked” in a Southend venue, causing her...

Posted by Your Southend on Monday, August 2, 2021

"Fue aterrador, en mi cabeza estaba allí pero mi cuerpo no"

Millie se encontraba en un club nocturno de Southend en Essex, Inglaterra, con un grupo de personas cuando un hombre, que estaba con un grupo de personas que ella conocía, le ofreció una bebida de vodka con limonada y le dijo: "Prueba esto".

La joven dijo que era la única bebida que no se había comprado durante la noche y empezó a sentirse mal entre cinco y diez minutos después de probarla: "Di un par de sorbos a la bebida y fui a la zona de fumadores. Volví y sentí que había bebido demasiado por lo que salí a vomitar fuera." Seguidamente fue incapaz de hablar o caminar y perdió el control de sus manos y sus piernas. La joven añadió que sabía que la habían drogado porque no se sentía borracha. Entonces, sus amigos llamaron a su hermana mayor Sadie y juntos la llevaron a un coche para trasladarla a urgencias. La madre afirma que cuando llegó, se encontró con lo que muestra en el vídeo. Antes de compartirlo pensó que de esa manera, podría dar a conocer los efectos de ser drogada, ya que siempre se oye hablar del tema pero no se conocen los efectos.

Tapplin narra lo que sentía: "Fue aterrador, en mi cabeza estaba allí pero mi cuerpo no. Sabía todo lo que estaba pasando, podía responder a la gente en mi cabeza pero no podía sacarlo. Lo doctores intentaron calmarme porque estaba muy asustada cuando llegué". La madre cuenta que le dieron el alta al día siguiente aunque durante todo el día estuvo "completamente fuera de sí" pero que ya se ha recuperado. Millie añadió que probablemente no volvería a salir mucho más de fiesta y que tomaría todas las precauciones si lo hacía.

El incidente fue trasladado a la policía de Essex y a la discoteca que, incluso, ofreció protección adicional a Millie si volvía a pasarse por allí. Un portavoz de la policía de Essex declaró que estaban investigando qué había ocurrido y pedían ayuda a la ciudadanía para que informaran de cualquier dato que supieran sobre lo que había ocurrido.