«Hay que seguir entrenando. Creo que es importante este torneo, pero ganarlo no quiere decir que vayas a ser muy bueno. Hay que seguir entrenando». Así respondía Rafa Nadal -con 14 años- a un periodista en el año 2000. Acababa de conseguir uno de sus primeros títulos deportivos, Le Petit As.

Por aquel entonces el tenista ya conocía la clave del éxito: la perseverancia y el trabajo incansable. Y prueba de ello es que, veintidós años después, lo ha vuelto a demostrar sobre el terreno de juego. Su filosofía sigue intacta y le ha llevado a levantar su ‘Grand Slam’ número 21, superando a Novak Djokovic y Roger Federer.

Te puede interesar: El deporte ayuda a prevenir y tratar 26 enfermedades crónicas

Pablo del Río, psicólogo deportivo y especializado en optimización integral del rendimiento, lo define en una frase: «Es un fuera de serie».

Sobre las cualidades mentales que le han llevado a ser el mejor deportista en la historia del tenis -aparte de su resistencia física- lo tiene claro:

“Hace muchos años ya dije que Nadal es mentalmente superior a cualquiera”, señala a Buscando Respuestas.

El balear, que suma 21 títulos, dos de ellos en el Open de Australia, supo reponerse de las adversidades en un partido que ha marcado un antes y un después en su carrera profesional.

«Nadal se abraza a la historia». Así titula El Periódico de España la victoria del tenista, que se convirtió en el séptimo jugador en remontar un marcador desfavorable.

Precisamente, el especialista del Río destaca de Nadal su «aceptación óptima del error».

«Los errores se trabajan desde la infancia. Primero, aceptando el error. Segundo, intentando averiguar cuáles son las causas. Él tiene que saber analizar la situación y tomar decisiones. Luego, una vez hayas aceptado los errores y te hayas puesto manos a la obra trabajando la mente limpia», asegura. “El error no lo puedes arrastrar de un juego a otro”.

Porque, más allá del físico, la fortaleza mental también se entrena y juega un papel fundamental en las competiciones. “Las capacidades mentales se poseen y se entrenan. En el caso de Rafa Nadal, la predisposición y el entorno (como la familia o los entrenadores) le permiten competir en unas condiciones óptimas”.

«La humildad comienza por saber tratar el éxito»

Desde el punto de vista psicológico, manejar las derrotas de forma positiva es esencial, sobre todo, para los deportistas de élite. Una habilidad que también se aprende desde la niñez y que permite asumir las derrotas responsablemente con terapia o con pautas profesionales.

Lo explica Pablo del Río: «Yo creo que Rafa ha sabido en todo momento diferenciar el ganar y el perder. Cuando pierde dice cosas más interesantes que cuando gana, ya que reflexiona y aprende».

El tenista ha demostrado durante toda su trayectoria tres características clave que lo mantienen en la posición cinco del Ránking de la ATP: optimismo, control de la situación y humildad. Sobre esta última cualidad, dice el psicólogo, «comienza por saber tratar el éxito».

La salud mental, que a causa de la pandemia ha comenzado a visibilizarse, es esencial en el mundo del deporte. Los atletas profesionales están sometidos a una presión que les puede afectar incluso en su vida diaria. Para una buena salud emocional, es fundamental aprender a controlar los impulsos, la ansiedad o la autoexigencia, que se puede trabajar desde la psicología deportiva.

«Antes solo se trataba el músculo, el tendón, y ahora se han dado cuenta de que la mente juega un papel importante en el rendimiento«.

¿Podemos llegar a ser como Rafa Nadal?

Para ser capaz de remontar dos sets en contra en una final es casi crucial controlar la mente y las emociones para no tirar la toalla. Por ello, el psicólogo Pablo del Río considera que es trascendental trabajar estas cualidades desde una edad temprana. No obstante, se puede «educar» durante todo el crecimiento e incluso la juventud.

A la pregunta si tenemos deportistas con las mismas cualidades que Rafa Nadal, Pablo del Río no tiene duda: «Carolina Marín». «Yo trabajé con ella y es una ganadora nata. Sabe competir, pero tuvo que aprender a competir y también aprender a ganar».

Los deportistas son «personas que están preparadas para competir con presión, aunque la presión cuando están en la pista pasa a un segundo plano».

¿Cómo se afronta una retirada siendo ‘el mejor’?

El tenista español, que ha firmando una nueva página de la historia del tenis, no tiene fecha de retirada.

Sin embargo, a sus 35 años es ineludible pensar que en unos años dejará el deporte más exigente para centrarse, por ejemplo, en su academia.

Pero, ¿Cómo se puede preparar una estrella para ‘colgar la raqueta’?

«La retirada de un deportista viene en el pack y hay que prepararla en el proceso. Al igual que se enseña a ganar y a perder», explica a Buscando Respuestas el especialista.

«Tienen que estar preparados para esa otra vida porque no todos llegan con la vida resuelta y tienen que buscar una actividad profesional».

«Si el cuerpo y la mente (y las lesiones) te respetan», concluye el psicólogo, «no es momento de retirarse».