La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa, progresiva y crónica asociada al envejecimiento que destruye gradualmente la visión central (en la mácula ocular) y el detalle de las imágenes.

La DMAE afecta a la retina en la zona denominada mácula (zona donde existe mayor capacidad de discriminación visual, es decir, permite obtener imágenes enfocadas y tener visión de detalle) por tanto es la que nos permite ver con claridad y realizar tareas diarias tales como leer y conducir.

Te puede interesar: ¿A qué edad debo revisarme la vista?

Esta patología visual afecta a unas 700.000 personas en nuestro país, aunque diversos estudios señalan que más de la mitad de los casos están sin diagnosticar.

Síntomas de la degeneración macular

Entre los síntomas más habituales de la DMAE encontramos:

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de Ómicron? ¿Se puede distinguir de otras variantes?

Factores de riesgo

Aunque la edad es el principal factor de riesgo, hay otras causas que pueden provocar su aparición como:

Tipos de degeneración macular asociada a la edad

Esta patología ocular puede ser de dos tipos, la degeneración macular asociada a la edad neovascular, húmeda o exudativa y la seca o atrófica.

La DMAE neovascular es la forma más avanzada y grave de esta patología. La pérdida de visión central no se produce de forma gradual sino muy rápidamente.

El síntoma más evidente de este tipo de DMAE es que el paciente ve onduladas las líneas rectas. Además, «puede aparecer un punto ciego pequeño».

La forma más común de la degeneración macular es la seca o atrófica. La padecen un 85% de los pacientes y aparece de forma gradual y menos severa que la húmeda.

«Se produce cuando las células sensibles a la luz se van deteriorando poco a poco haciendo que la visión central se nuble gradualmente», explican los farmacéuticos, y suele afectar a ambos ojos. Su síntoma más frecuente es la visión borrosa.

Recomendaciones de los farmacéuticos

El hecho de que hay muchos pacientes sin diagnosticar ha llevado al Consejo General de Colegios Farmacéuticos, a aprovechar el potencial asistencial de las farmacias para promover la prevención, detección precoz y adherencia a los tratamientos de los pacientes diagnosticados.

En esta línea, los farmacéuticos lanzan algunas recomendaciones para prevenir esta patología y detectarla a tiempo: