Aunque hay un dicho popular que dice que «la primavera la sangre altera», lo cierto es que la llegada de esta estación no anima a muchos, sino más bien al contrario. La debilidad, la falta de concentración y la falta de vitalidad se hace presente en nuestra actividad diaria por esta época durante algunos días.

Ya han pasado varios días desde que se produjo el cambio de estación y de su mano, ha llegado la famosa astenia primaveral. Este año, además, este decaimiento fruto de la llegada de la primavera se sumará a la «fatiga pandémica» que ya sufrimos muchos.

Pero, ¿la astenia primaveral es algo real o es solo un mito? Pues, a pesar de que los especialistas no la consideran una enfermedad… existir, existe.

¿La astenia primaveral es una enfermedad?

Así lo explica el doctor Santiago Taboada Rivas miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), «la astenia primaveral no es considerada una patología, si bien puede entenderse como un proceso de adaptación al cambio de factores ambientales».

Entre estos factores ambientales encontramos el cambio horario que se produjo el pasado fin de semana, el aumento progresivo de las temperaturas, los cambios de la presión atmosférica y la humedad… A esto se suma, además, que hay más horas de luz y que el florecimiento de plantas y árboles causa muchas alergias.

Te puede interesar: ¿Alergia, catarro, Covid-19? Cómo diferenciarlos

Todos estos cambios ambientales nos provocan fatiga, somnolencia diurna, dificultades de concentración, falta de apetito o aturdimiento.

Pero, tal y como explica el doctor Taboada, no hay que preocuparse: nuestro organismo se adaptará a las novedades primaverales en cuestión de un par de semanas. Así que, si nos sentimos más cansados de lo normal por esta razón, tenemos que saber que no durará eternamente.

En ocasiones se ha apuntado a que los hombres acusan más las variaciones propias del cambio de estación. Algunos estudios realizados al respecto indican que, efectivamente hay una mayor incidencia de la astenia primaveral entre los hombres, un 56% frente a un 44% mujeres. Aunque el especialista en medicina general señala que la cuestión no está clara.

Lo que sí es seguro, es que los niños y los ancianos son los que más acusan los cambios ambientales.

Remedios contra la astenia primaveral

Una vez aclarado que estos síntomas son reales y no nos tenemos que preocupar por ellos. ¿Qué podemos hacer para sobrellevar la astenia primaveral?

Probablemente los profesionales que más acusan la aparición de este fenómeno sean los farmacéuticos, que observan como sus boticas se llenan de personas solicitando vitaminas para afrontar el cansancio típico de estas fechas.

Por ello, desde el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona facilitan algunos consejos:

Saber lo que nos pasa y cómo afrontarlo es el primer paso para superar bien estos días posteriores a la llegada de la ansiada primavera.

Eso sí, si los síntomas persisten más allá de tres o cuatro semanas, lo mejor es acudir a nuestro médico para descartar cualquier patología.